Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 18 septiembre 2018

El “Lado B” del cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El nombre de Alejandro González Iñárritu ya es conocido en el mundo entero gracias a los cinco premios Oscar que ha ganado, cuatro de ellos, por su trabajo en las cintas “The Revenant” y “Birdman”. Este mexicano, junto a Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón, puso a México en el mapa de la cinematografía.

“El Negro” como se le conoce, nació el 15 de agosto de 1963 en la colonia Narvarte, de la Ciudad de México, en una familia de clase media; es hijo de Luz María González Iñárritu y Héctor Gama. Pero aunque hoy es un cineasta respetado y aclamado, el mundo del cine no es el único en el que ha incursionado.

Alejandro tenía apenas 17 años de edad cuando decidió cruzar el Atlántico. Lo hizo en 1980, a bordo de “El Toluca”, un carguero de la compañía de Transportación Marítima Mexicana. Iñárritu tenía un objetivo en mente; poner un océano entre su pasado y su presente.

Unos meses antes del viaje, se había escapado de casa con una mujer (mayor que él), pero todo terminó en desastre. El padre de ella amenazó al padre de él; la chica se sumió en una profunda depresión y aquel joven soñador perdió el hilo de todo.

La aventura a bordo del carguero duró dos años y lo llevó a países de Europa y África, lugares que ejercieron una gran influencia en él durante su desarrollo como cineasta.

-Sus estudios en Comunicación

A su regreso de este largo viaje, Iñárritu decidió estudiar Comunicación en la Universidad Iberoamericana, al mismo tiempo que iniciaba su carrera como locutor de radio en WFM, una estación que en 1984 transmitía rock. (Sí, en esta época fue cuando estaba relacionado con Mariana Yazbek).

Alejandro Iñárritu no era un estudiante de excelencia, pero vivía una especie de existencialismo intenso que alimentaba con lecturas de autores como Herman Hesse. Además era un apasionado de los gigantes del rock progresivo, como The Who y Pink Floyd.

En su trabajo desde la cabina de WFM, Iñárritu le dio un nuevo aire a la radio en nuestro país, además de que ayudó a que México se convirtiera en una plaza privilegiada para los conciertos masivos de rock.

-Carne y Arena

La instalación “Carne y Arena” fue estrenada en la edición #70 del Festival de Cine de Cannes, se presentó en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles y en la Fundación Prada, en Milán.

Con “Carne y Arena” (Virtualmente presente, físicamente invisible), Alejandro González Iñárritu se dio a la tarea de enfrentar al espectador con las vivencias de los migrantes que cruzan el desierto mexicano en busca del sueño americano.

Esta instalación llegó a México en el contexto de la era de Donald Trump, cuyas políticas anti-inmigratorias y xenofóbicas han puesto en jaque a cientos de miles de migrantes indocumentados de origen mexicano y centroamericano que viven en Estados Unidos.

Aunque el proyecto no fue inspirado por la política de Estados Unidos: “nació mucho antes de la realidad que vivimos ahora. Quería una obra que hablara de una crisis humana a nivel mundial, no solo nacionalista”, explicó Iñárritu.

Este proyecto experimental se basa en las historias reales de quienes intentan cruzar la frontera México-Estados Unidos, colocando a los usuarios en medio de una escena de confrontación entre inmigrantes y agentes fronterizos. Es un proyecto que busca producir algo más allá de las emociones: empatía.

-Write The Future

Se trata de una pieza de futbol dirigida por Alejandro y fotografiada por Emmanuel “El Chivo” Lubezki. El video dura unos 3 minutos y fue reconocido con el Grand Prix en el Cannes Lions Film Festival of Creativity, el premio más grande de publicidad.

El anuncio refleja la pasión y el impacto social que tiene el futbol. Se pueden ver a figuras de la talla de Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney, Fabio Cannavaro y Ronaldinho. Hasta Homero Simpson y Gael García Bernal aparecen aquí.

“Write the Future” nos lleva a un viaje donde se captura el momento en el que un simple pase, o un strike, pueden llevar a una nación a la felicidad eterna mientras a otros los pone de rodillas. Fue filmado en 2010 en locaciones como Manchester, Londres, Madrid, Turín, Kenya y Los Ángeles.

-Noche de Cine

Se trató de un programa de música de la Ciudad de México, presentado por la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles en el Walt Disney Concert Hall. En octubre del año pasado se exhibió una curaduría fílmica musical creada en conjunto por Alejandro González Iñárritu y Daniela Michel, fundadora y directora general del Festival Internacional de Cine de Morelia.

La selección abarcó desde canciones clásicas de Jorge Negrete y Pedro Infante, hasta favoritos de culto contemporáneos, como la música de “El laberinto del fauno”, de Guillermo del Toro.

En este programa también participó Antonio Sánchez, quien musicalizó en vivo la cinta “Birdman”, de Iñárritu.

Como ves, Iñárritu no solo está inmiscuido en el mundo del cine…

Con información de “El Universal”, “El País”, “Morelia Film Festival”, “Carne y Arena”, y “Global Voices”.

Minuto a minuto

Toda la sección