Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 23 septiembre 2018

Claves para entender la nueva bolsa de valores

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Algunas economías emergentes como India, Corea y Rusia cuentan con dos bolsas de valores; Alemania y China tienen tres; Reino Unido y España, cuatro, mientras que Japón y Canadá cuentan con cinco. El mercado bursátil más desarrollado es el estadounidense, con 13 bolsas de valores.

El pasado 25 de julio tuvo lugar un hito en el mercado de capitales de México, con el inicio de operaciones de la Bolsa Institucional de Valores (Biva) que rompe con 25 años de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) como única plaza bursátil en México.

Coincidencias y diferencias. La Bolsa Institucional de Valores se llama así porque los inversionistas institucionales como Afore, Fondos de inversión o fondos de administración de activos tienen un papel importante dentro de Biva, como también son importantes en otros países, afirma Rodrigo Velasco, director institucional de Biva. Está regulada, al igual que la BMV, por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Las empresas que cotizan en Biva son las mismas 146 que cotizan en Bolsa Mexicana de Valores. El listado es diferente de la operativa.

La operativa es independiente de en qué bolsa están listadas las empresas, pues al registrarse en alguna de las dos, una compañía comienza a operar en ambas y la información que se puede ver para la misma empresa en cada una, debe ser la misma, tal vez con mínimas diferencias.

¿Qué ventajas ofrece Biva? Velasco señala que una de las principales ventajas es la innovación. Una tecnología más madura que permite realizar listados con sistemas propios que están respaldados por la tecnología de Nasdaq, mientras que la BMV opera con tecnología de Standard & Poor’s.

Biva: ¿más accesible para pequeñas empresas? Según Jorge Gordillo Arias, director de análisis financiero y bursátil de CI Banco, Biva hereda los mismos problemas históricos de la Bolsa Mexicana de Valores: lograr que más empresas se incorporen al mercado. “En México no se consiguen los volúmenes de otros países, las empresas que han cotizado han sido históricamente las misma”.

Desde su inicio, el equipo de Biva ha anunciado que su objetivo es fomentar la competencia en el mercado de valores y hacer posible el acceso al mercado de capitales para más empresas. Pero, ¿qué requisitos debe cumplir una empresa para cotizar en la Bolsa Institucional de Valores?

Según Rodrigo Velasco, el mercado de capitales se ha enfocado hasta ahora en las empresas grandes y medianas, pero no en las pequeñas. “Los requisitos para que una empresa pueda cotizar en Biva los establece la circular pública de emisoras de la CNBV, capital contable mínimo de 72 millones de pesos y en cuanto a deuda no hay un monto mínimo”. No obstante, Velasco recomienda que las empresas que vendan más de 500 millones de pesos se acerquen a las casas de bolsa para explorar esta posibilidad.

El costo por listarse en alguna de las dos bolsas depende del instrumento y del monto, y, la competencia entre ambas bolsas que beneficie a las empresas vía diferenciación en costo y servicio, se dará con las nuevas compañías que busquen una opción para entrar al mercado bursátil.

La contribución más significativa para acercar el mercado bursátil a pymes será una labor de promoción entre éstas para que los conozcan.

Tienen como meta integrar a 50 nuevas empresas en tres años. Se ha anunciado que se busca negociar con las autoridades regulatorias para recortar el impuesto que pagan las compañías por entrar al mercado, que es de 35%, más impuestos por ganancia de capital, con lo cual para muchas el costo para listarse es prohibitivo.

El FTSE-BIVA: índice más representativo del mercado. El índice de Biva será el FTSE-BIVA. En palabras de Velasco, “es una muestra de empresas que representa al mercado ante inversionistas mexicanos y extranjeros” y es un índice “más representativo” que el IPC al estar formado por 51 empresas, a diferencia de las 35 que conforman el IPC, además de que FTSE-BIVA incluye fibras y empresas de baja capitalización.

A diferencia del IPC, el FTSE-BIVA no tiene un número fijo de empresas. Mientras que el IPC se compone por 35, en el FTSE-BIVA no tiene que salir una empresa para que entre otra. Marzo y septiembre son los dos meses en que las compañías puedan entrar a formar parte del FTSE-BIVA o dejar de ser parte del mismo.

El FTSE-BIVA entró en operación el 11 de febrero, algunos meses antes del arranque oficial de BIVA. Hasta el 14 de agosto, justo antes de tres semanas de su operación, cerró en 993.13 puntos, con una ganancia de 0.68%.

Gordillo explica que en parte, el rendimiento ha sido menor que el del IPC porque este último incluye fibras y este no es el mejor momento para dichos instrumentos, puesto que estamos en una época de alza en las tasas de interés.

La operación ha fluido “de manera correcta”. Se ha dicho que la operación de Biva no ha sido la esperada, pues el volumen negociado corresponde a penas a 1% de lo que se opera en el mercado accionario total. Velasco comenta que la operación ha fluido de manera correcta considerando que van comenzando. “Estamos contentos y tranquilos, satisfechos y trabajando muy de cerca para darse a conocer entre los empresarios”.

Agrega que el volumen irá aumentando de manera gradual, pues las dos bolsas están compitiendo con el mismo capital y esto seguirá así hasta que entren a cotizar nuevas empresas, distintas a las que cotizan en la BMV.

Minuto a minuto