Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 18 septiembre 2018

“Sólo vi los pies del niño y lo saqué de la corriente”

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

CHIMALHUACÁN.- “¡Ahí va, ahí va, ahí va!”, fue el grito de una mujer que había visto a un niño que era arrastrado por la corriente en la esquina de La Paz y Nezahualcóyotl, en el centro municipal.

José Antonio Buendía, quien trabaja en una farmacia en ese punto, no lo pensó dos veces para ayudar al pequeño. Salió del negocio y cruzó la calle para meterse al flujo de agua, lodo y basura que bajaba de la parte alta del cerro El Chimalhuache.

Encontró al niño y lo cargó para sacarlo del torrente que lo arrastraba hacia la parte baja del primer cuadro de la ciudad. “No sabía desde donde lo arrastró [la corriente], lo único que alcancé a ver fueron los pies del niño en el agua y tuve la oportunidad de poderlo rescatar ya que, literalmente con la barrancada, tuvo un fuerte golpe en la pared de la iglesia”, contó.

La contusión lo hizo perder el conocimiento antes de que fuera sacado por José Antonio del afluente.

La fuerza del agua combinada con lodo y basura que bajaba del cerro generó un remolino en el cruce de La Paz y Nezahualcóyotl, en el que se incrustó el cuerpo del infante, lo que hacía difícil el rescate.

“Cuando lo levanté del agua reaccionó y empezó a gritar que su mamá estaba muerta”, narró.

José Antonio cargó al menor hasta la farmacia, donde lo reanimaron. Más tarde fue trasladado al Hospital General de Chimalhuacán donde fue reportado estable.

Víctimas mortales. El niño iba acompañado de su mamá la tarde del miércoles; los dos caminaban por la calle La Paz cuando el torrente de agua y lodo los arrastró hasta el primer cuadro del municipio.

“La fuerza de la corriente los separó mientras descendían. Otro hombre, al percatarse que madre e hijo estaban en peligro, intentó ayudarlos”, explicó el fiscal general de Justicia del Estado de México, Alejandro Gómez.

“El sujeto, que aún no ha sido identificado, también fue arrastrado por la corriente. En algún momento se golpeó en la cabeza y murió; su cuerpo quedó en la calle Venustiano Carranza, a una cuadra de la presidencia municipal”, señaló el fiscal.

“Alrededor de las siete de la noche, cuando el agua ya había bajado, encontramos un cuerpo”, dijo Brenda Arzate, quien tiene una tienda de abarrotes en ese punto.

“Una de mis compañeras lo vio desde la ventana, también de este lado, y le hablamos a una patrulla; lo recogió y al parecer ya no tenía signos vitales”, recordó la vecina.

A una distancia de 500 metros de donde fue encontrado el cuerpo del hombre, los vecinos hallaron el cuerpo de la madre del pequeño rescatado en La Paz y Nezahualcóyotl. Frente a la puerta de una empresa telefónica, en la calle Aldama, quedó inerte la joven de 31 años.

José Antonio, al enterarse que el niño que rescató está estable, sintió un gran alivio. Dijo que espera verlo pronto. Externó que arriesgar la vida por salvar la del pequeño valió la pena.

Minuto a minuto

Toda la sección