Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 21 noviembre 2018

¿Cómo evitar los brotes y contagio de piojos en escuelas?

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Con motivo del próximo regreso a clases, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) sugirió medidas preventivas y de promoción a la salud ante la pediculosis con el propósito de evitar una infestación de parásito en los escolares.

“La pediculosis es una enfermedad causada por el ectoparásito pedículus (piojo). Es una infestación parasitaria de la piel del cuero cabelludo, el tronco o el área púbica”, mencionó Fernando Castillo Saldaña, director de Participación Social de la dependencia.

Señaló que las medidas de prevención tienen que ver básicamente con la revisión periódica del cuero cabelludo de los menores al inicio del ciclo escolar, ya que es el sitio en donde regularmente ocurren los brotes de esta infestación.

Por su parte, la coordinadora estatal de Urgencias Epidemiológicas y Desastres, Ana Gabriela Mena Rodríguez, informó que esta enfermedad se trasmite muy fácilmente por contigüidad aún en las personas muy limpias.

“Aunque es más frecuente en personas con mala higiene y que habitan lugares con hacinamiento o que utilizan o comparten peines, cepillos, gorras, pañoletas, sombreros, entre otros accesorios más”, explicó.

La experta precisó que en los centros de salud de la dependencia se brinda asesoría y un kit para la eliminación correcta de los piojos, así como la difusión de los procedimientos de higiene que se deben realizar en casa.

Existen tres variedades diferentes de pediculosis: pubis, piojo del pubis o ladilla; corporis, piojo del cuerpo; y capitis, piojo de la cabeza.

El ciclo vital consta de tres fases, huevos (liendres), ninfas y adultos. El piojo se desarrolla totalmente en el hospedero (el humano), ya que fuera de él no puede sobrevivir más allá de 24 horas por falta de alimento y la temperatura.

Los piojos usan sus garras para adherirse a la base del cabello durante el cepillado y lavado. Muerden el cuero cabelludo para alimentarse de sangre y su saliva produce una intensa picazón, que es el principal síntoma, la persona se rasca haciéndose heridas que pueden infectarse.

La época de los piojos suele empezar en octubre y sigue hasta la temporada de calor. La concurrencia de los individuos en los planteles escolares es una fuente factible de contagio. Cuando la infestación es grande los piojos y las liendres, pueden observarse a simple vista.

Se presenta una sensación de cosquilleo, de algo que se mueve en el cabello. Granitos en el sitio donde pica el piojo (cabeza y cuerpo). Se irrita el cuero cabelludo, causando ardor, causa comezón y al rascar presenta heridas profundas en el área afectada que pueden infectarse.

El diagnóstico se establece mediante los síntomas y la inspección del cabello de la persona afectada. Cuando inicia la infestación, los insectos adultos pueden confundirse en el cabello oscuro.

La hembra deja pequeños huevos blancos o de un brillo plateado (liendres) que se pegan a la base del cabello aproximadamente a medio centímetro del cuero cabelludo.

Hay que sospechar de la presencia de piojos en aquellos niños que se rascan la cabeza, por lo que se les debe revisar para descartar o confirmar el problema.

Se indicó que para tratar el problema es importante consultar a un médico para seguir las recomendaciones, así como evitar los remedios caseros y la automedicación.

La SSJ recomienda promover el baño diario o lo más frecuente posible; revisar constantemente la cabeza de los niños; mantener el cabello limpio de los escolares, así como de peines y cepillos, y no compartirlos.

Procurar peinarse dos o tres veces al día o mantener el cabello recogido o trenzado; no compartir gorras, ropa, peines, almohadas o adornos para el cabello; asolear y lavar la ropa de cama.

Promover el baño frecuente de los animales domésticos, evitando en la medida de lo posible que éstos se encuentren dentro de la casa habitación.

Minuto a minuto