Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 21 noviembre 2018

La “bomba” diplomática que Santos dejó a Duque en Colombia

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El gobierno colombiano busca una salida “salomónica” frente a la decisión del expresidente Juan Manuel Santos de reconocer a Palestina como Estado “Libre e Independiente”, cuatro días antes de dejar el poder el pasado 7 de agosto.

La decisión de Santos y su canciller María Ángela Holguín sorprendieron al nuevo gobierno de Iván Duque, a la comunidad internacional y en particular a dos aliados importantes de Colombia en materia militar y comercial: Estados Unidos e Israel.

Colombia era, hasta ese momento, el único país de Sudamérica que faltaba para tomar la decisión de reconocer el Estado de Palestina, y el cuarto del continente después de Estados Unidos, Canadá y México.

La decisión del gobierno de Santos se conoció un día antes de la toma de posesión de Duque, gracias a una comunicación que divulgó la embajada de Palestina en Bogotá, lo que generó una reacción inmediata de Israel, que exigió a Colombia dar marcha atrás a la medida.

Lo primero que hizo el nuevo canciller Carlos Holmes Trujillo fue descalificar la forma como el anterior gobierno tomó la decisión y anunció una revisión a fondo de acuerdo a los parámetros internacionales.

Ahora el nuevo gobierno tendrá que decidir entre mantener la decisión, como pidió la embajada de Palestina en Bogotá y los sectores políticos de izquierda e independientes en el Congreso, o retirar la resolución, que ya se encuentra en las Naciones Unidas.

Consultado por Notimex, el politólogo de la Universidad el Rosario de Bogotá, Enrique Serrano, recordó que los gobiernos de Colombia han “sido muy cautelosos” con el tema entre Palestina y Israel, por lo que no deja de sorprender la posición de última hora del entonces presidente Santos y su canciller.

A juicio de Serrano, Colombia tendrá que valorar con mucho tacto la relación estratégica en lo militar y comercial con Israel, que a su vez tiene un firme respaldo de Estados Unidos, por lo que anticipó que el gobierno de Duque debe estar haciendo consultas con estos dos países.

Lo militar y lo comercial serán las dos principales variables que debe tener en cuenta el gobierno de Duque, para tomar una posición que no lesione intereses estratégicos dentro de su nueva política exterior, que está enfocada a priorizar la relación con Washington .

“Israel y Estados Unidos no vieron con buenos ojos el reconocimiento al Estado de Palestina y menos en la forma como se hizo. El gobierno de Duque hará todo lo posible para desagraviar tanto a Israel como a Estados Unidos”, subrayó Serrano.

El académico consideró que el gobierno de Bogotá se “tomará un buen tiempo para fijar una nueva posición, analizando las posibles represalias que se puedan presentar” por parte de Israel en materia de cooperación, especialmente la militar.

 

El especialista consideró que Colombia tiene que analizar a profundidad y con certeza cómo afectará esta decisión en la relación bilateral con Israel y si esa nación y sus autoridades son capaces de diferenciar los asuntos “comercial y estratégico, del asunto político”.

No obstante, Serrano consideró que si el gobierno de Colombia llega a la conclusión de que la medida no le conviene, “echará hacia atrás la resolución de apoyar el Estado de Palestina”.

Minuto a minuto