Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 19 septiembre 2018

Las cinco frases para recordar a Federico García Lorca en el aniversario de su ejecución

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- El 18 de Agosto de 1936, en los albores de la Guerra Civil Española, el gobernador Civil de Granada dio la orden de detener y ejecutar a Federico García Lorca, y así, la madrugada del día 19 se privó a todas las generaciones posteriores de poder disfrutar de la evolución de uno de los artistas más completos, en el más amplio sentido de la palabra, que ha dado este país.

Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros (Granda) un 5 de junio de 1898, hijo de un hacendado y una maestra de escuela que fomentó en el poeta el amor por las artes en general, Federico llegó a ser alumno de Manuel de Falla y no hay que olvidar su gusto por la pintura.

Como muchos escritores, Federico tuvo una infancia enfermiza y sedentaria que le acercó a grandes autores como Miguel de Cervantes o Victor Hugo.

Tras acabar sus estudios de bachillerato se matriculó, sin demasiado interés, en la Facultad de Derecho de Granda, pero una necesidad de ampliar horizontes le llevó hasta la Residencia de Estudiantes de Madrid en la que pasaría diez años en donde se nutrió de todo aquello que le rodeaba, de la vida bohemia y de las creaciones de sus compañeros de residencia entre los que destacan, por la amistad que llegaron a trabar, Buñuel, Dalí y Alberti.

Junto a un grupo de intelectuales granadinos funda en 1928 la revista Gallo, de la que sólo salen 2 ejemplares. En 1929 viaja a Nueva York y a Cuba. Dos años después funda el grupo teatral universitario La Barraca, para acercar el teatro al pueblo, y en 1936 vuelve a Granada donde es detenido y fusilado por sus ideas liberales.

Escribe tanto poesía como teatro, si bien en los últimos años se volcó más en este último, participando no sólo en su creación sino también en la escenificación y el montaje. En sus primeros libros de poesía se muestra más bien modernista, siguiendo la estela de Antonio Machado, Rubén Darío y Salvador Rueda. En una segunda etapa aúna el Modernismo con la Vanguardia, partiendo de una base tradicional.

En cuanto a su labor teatral, Lorca emplea rasgos líricos, míticos y simbólicos, y recurre tanto a la canción popular como a la desmesura calderoniana o al teatro de títeres. En su teatro lo visual es tan importante como lo lingüístico, y predomina siempre el dramatismo.

Hoy a 82 años de su fusilamiento lo recordamos con cinco de sus frases más memorables.

1. “No soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja, sino un pulso herido que presiente el más allá”.

2. “Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio”.

3. “Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir”.

4. “Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio”.

5. “Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan sólo ahora la hemos de gozar”.

Minuto a minuto