Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 20 noviembre 2018

ITESM desarrolla parche a base de sábila para sanar heridas leves

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Estudiantes del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Puebla, desarrollaron un prototipo de parche a base de sábila para apoyar en la curación de heridas leves como raspones, cortaduras o quemaduras leves por el sol.

Ramón Iván Puón y María José Morales Escalante cursan el octavo semestre de ingeniería en biotecnología en el ITESM y juntos desarrollaron Vera Patch, como parte de los proyectos para la asignatura de Desarrollo de Alimentos y Bioproductos.

“Hicimos un parche utilizando la sábila como elemento principal, específicamente el Aloe vera, con el objetivo de ayudar en la curación de heridas leves en la piel, como quemaduras por el sol, cortaduras o raspones. Esta idea surge porque este tipo de lesiones son muy comunes entre la población universitaria y queríamos desarrollar una alternativa a las técnicas que se utilizan actualmente”, declaró en entrevista para Conacyt, Ramón Puón.

Ramón Puón explicó que, adicional a este fármaco, a la fórmula le añadieron dos tipos de polímero como agentes gelificantes para darle textura, un fungicida para evitar la generación de bacterias u hongos y extracto de lavanda para otorgar un aroma agradable. En cuanto al diseño, se eligió la forma circular con una dimensión aproximada de seis centímetros de diámetro, aunque el tamaño se puede expandir, dependiendo del molde que se utilice para su fabricación.

“Decidimos tomar aloe vera y presentarlo como un parche. Específicamente el producto es un hidrogel, ya que tiene textura gelatinosa y se adhiere a la piel debido a su contenido de agua”, añadió Ramón Puón.

El desarrollo de este prototipo se llevó a cabo en el Laboratorio de Biotecnología del campus, y sus primeras pruebas arrojan una permanencia del parche de al menos ocho horas y mejoras registradas en heridas leves en un promedio de uno a dos días. Tanto Ramón como María José aún trabajan en mejorar su prototipo, pues no descartan que puedan comercializarlo en un futuro.

Minuto a minuto