Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 22 septiembre 2018

Quintana Roo gestiona recursos para contención futura de sargazo

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Con el objetivo de ahorrar costos a partir del 2019 en la renta del equipo externo para contener y desviar el sargazo desde el mar, Quintana Roo gestiona 610 millones de pesos ante el gobierno federal, para la compra de sus propias barreras y embarcaciones.

La suma es independiente de los 240 millones de pesos que el gobierno del estado invierte actualmente, con recursos propios, en la renta de barreras que se instalarán a lo largo de 27 kilómetros de costa del estado, contratadas el 10 de agosto con la empresa Goimar-Goimsa Logística y Servicios.

También es aparte de los 218 millones de pesos que se solicitarán al gobierno federal para completar la estrategia en este año, indicó el titular de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), Alfredo Arellano, quien precisó que los 610 millones son para ahorrar y prevenir a partir de 2019.

“Los 240 y los 218 millones son para esta temporada y consiste en el pago por servicios de limpieza en mar, playas y transporte a empresas. Los 610 millones son para la adquisición de equipos propios que nos permitan mitigar los altos costos para los próximos años”, declaró el funcionario en entrevista con EL UNIVERSAL.

La compra de equipos propios se decidió al comprender que el fenómeno se repetirá a futuro, aunque se desconozca con qué temporalidad y volúmenes.

El funcionario respondió que la millonaria gestión se desarrolla ante la esfera federal, principalmente porque la atención del fenómeno, en términos legales, es competencia de la federación, al ubicarse en el mar y en la zona federal marítimo terrestre.

Actualmente, fueron colocadas las primeras barreras deflectoras a la altura de Punta Nizuc, en Cancún, en un tramo de 30.48 metros de longitud y se espera que en próximos días estén instaladas en su totalidad, abarcando un margen de cuatro kilómetros.

La barrera es no contaminante y resistente al oleaje; está sostenida mediante anclaje no invasivo para el lecho marino y permite el paso de la fauna acuática. Incluye el uso de embarcaciones dinámicas para redireccionar el sargazo recolectado en las áreas de contención.

El sistema está compuesto por tres partes: La superficial, integrada por un sistema de flotación y una barrera de lona de .61 metros, recubierta para resistir los rayos ultravioleta. La parte central, con paneles de poliéster, con lastre de cadena galvanizada y altura de .91 metros.

Y la inferior consiste en un sistema de anclaje tipo “mantarraya” para cada uno de los tramos de los sistemas de contención, de acuerdo con la autoridad ambiental.

Con la presencia de este sistema de barreras se pretende evitar que las masas de sargazo lleguen a la costa y se acumulen en las playas de Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum y Mahahual.

Arellano Guillermo recordó que una mínima parte de sargazo alcanzará a llegar al litoral, pero su volumen será menor y hará más sencilla su recolección, manejo y disposición final en tierra, en los puntos designados para su confinamiento.

Minuto a minuto