Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 23 septiembre 2018

Simpatizantes de Guzmán Michel invaden La Laguna

El dirigente social traiciona así, el acuerdo mediante el cual obtuvo su libertad el viernes pasado

Miguel Barragán / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ciudad Valles.- El pasado viernes 17 de agosto, salió de la cárcel Miguel Ángel Guzmán Michel, tras negociar que, si sacaba a su gente del rancho La Laguna, recobraría la libertad, pero dos días después de su liberación, volvió a mandar a sus seguidores a invadir el sitio, afectando 400 empleos directos de la empresa Sociedad de Producción Rural, Rancho Los Otates, dijo el representante legal, Miguel Ángel Arteaga Salazar.

La cosa estuvo así: la empresa Rancho Los Otates y sus propietarios en la Ciudad de México otorgaron una especie de perdón bajo un acuerdo con Guzmán Michel que está especificado en el punto dos del documento de liberación del líder social en el que se lee que no debe de volver a pararse en el rancho La Laguna, pero ayer, la gente de Nuevo País, que niega serlo, volvió a meterse entre el bosque de eucaliptos y melinas en el que trabajan cientos de personas.

El abogado Arteaga Salazar mencionó que durante el sábado y domingo nadie ocupó el predio, pero este lunes, 15 personas fueron a ocupar espacios en ese sitio, incumpliendo con el acuerdo al que habían llegado. “El problema es que la empresa se siente traicionada y decepcionada y, si esta situación sigue, probablemente se retiren de la Huasteca y del predio La Laguna, donde le dan trabajo a 400 personas”.

Lo peor de todo, según el litigante, es que ya se le hizo de conocimiento a la Subprocuraduría de Justicia de la Huasteca Norte y hasta el cierre de esta edición no habían respondido con ninguna acción legal.

“Ahora lo que estamos haciendo es calmar los ánimos, porque están llegando como unos setenta trabajadores que tienen miedo de perder su empleo y que están dispuestos a sacar a la gente con sus propias manos”, refirió el abogado.

Agregó que nadie está de acuerdo con que suceda nada físico ni violento, pero los obreros creen que se quedarán sin trabajo y eso los motiva a querer tomar acciones por propia mano.

Minuto a minuto