Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 23 septiembre 2018

“No hubo incendio en Sala Ollin Yoliztli”: Secretaría de Cultura CDMX

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Después de que se reportó este jueves por la mañana que había habido un incendio en la Sala Ollin Yoliztli, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México informó que no hubo tal y que se trató sólo del humo que se desprendió tras el encendido de una planta de luz adyacente al Centro Cultural Ollin Yoliztli.

El Centro Ollin Yoliztli está ubicado en Periférico Sur, a la altura de Insurgentes, y a un lado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. En la mañana, varios medios de comunicación y en redes sociales informaron de un conato de incendio en el recinto.

El texto de la tarjeta informativa es el siguiente: “Esta mañana durante el encendido de una planta de luz ubicada de manera adyacente al Centro Cultural Ollin Yoliztli se desprendió una gran cantidad de humo debido a que funciona con diésel, ante lo cual se realizaron los protocolos de emergencia por parte del cuerpo de bomberos de la Ciudad de México. Al respecto la Secretaría de Cultura ratifica que no ocurrió ningún incendio, como algunos medios han registrado, y que las actividades académicas y artísticas continúan de manera normal”.

Incluso el secretario de Cultura, Eduardo Vázquez Marín, lo enfatizó en su cuenta de Twitter: “Las actividades artísticas y académicas se desarrollan con toda normalidad en el Centro Cultural @ollinyoliztli”.

El pasado 31 de agosto, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México informó que el sistema de red pluvial y de drenaje se vio rebasado por la cantidad de agua y granizo, que sobrepasó los cuarenta centímetros de altura con respecto del nivel de las rejillas y coladeras pluviales, en los estacionamientos y azoteas del Centro Cultural Ollin Yoliztli.

Se vieron afectados los estacionamientos, plazas, azoteas y cubiertas, debido a que la cantidad de granizo logró obstruir las bajadas de agua, las rejillas y los drenajes, impidiendo el flujo de agua y generando encharcamientos, lo que provocó que parte del líquido ingresara a salones y otras áreas del inmueble por la parte baja de puertas y canceles.

Aunado al bloqueo que generó la gruesa capa de hielo, las hojas y ramas de plantas aledañas que se desprendieron por motivo de la fuerza del granizo y la lluvia, obstruyeron las rejillas y drenajes en diferentes puntos, provocando una disminución de hasta el 60% de la capacidad de evacuación pluvial total, de modo que el agua contenida comenzó a filtrar por puntos como juntas constructivas y pretiles hacia el interior del inmueble por plafones o puertas de servicio en azoteas.

Minuto a minuto