Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 11 diciembre 2018

Familiares de desaparecidos ingresan a fosa de Arbolillo, donde se han localizado 174 cráneos

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: Especial

Familiares de colectivos de personas desaparecidas lograron ingresar a un cementerio clandestino ubicado en Veracruz, donde autoridades han localizado 174 cráneos de personas.

En la comunidad de Arbolillo del puerto de Alvarado, madres de familia pudieron ingresar a la segunda fosa clandestina más grande de Veracruz, una entidad sumida en violencia relacionada con el narcotráfico.

Gracias a las gestiones de funcionarios de las comisiones Estatal y Nacional de Derechos Humanos, la Fiscalía General del Estado (FGE) permitió a los familiares ingresar para verificar los trabajos de exhumación de cuerpos.

Sin embargo, no se les permitió conocer el método que es utilizado por elementos de la FGE para el procesamiento de los restos, ya que solo accedieron al sitio donde se encuentran delimitadas las fosas.

La visita, no obstante, sirvió para que el personal que trabaja en el sitio les confirmara que se trata del mismo hallazgo que el pasado 6 de septiembre el fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz, anunció y que hasta ahora mantenía en secrecía.

Para poder acceder al sitio, ubicado a unos 12 kilómetros de la cabecera municipal de Alvarado, fue necesario que se presentaran miembros de diez agrupaciones integradas por familiares de las víctimas en el perímetro de seguridad instalado alrededor del sitio.

Rosalía Castro Toss, del Colectivo Solecito de Veracruz, fue recibida por el director de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado, Mario Valencia, quien pidió que el ingreso se hiciera en grupos de diez, para no “entorpecer” las investigaciones.

Contrario a lo solicitado por los familiares de las víctimas, no se permitió el ingreso a representantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y a la presidenta del mismo organismo en el ámbito estatal, Namiko Matzumoto Benítez, quienes acudían en calidad de testigos.

“Pudimos ver la delimitación de las fosas pero el procesamiento no, quedamos satisfechos por haber entrado, fueron las cosas tan sencillas si nos dejan entrar, pero a nosotros nos gustaría ver cuál es el procesamiento”, declaró Rosalía Castro Toss al salir del predio.

La activista, quien desde el 24 de diciembre del 2011 busca a su hijo Roberto Carlos Castro, describió el terreno como una extensión amplía rodeada de maleza y cercana a un cuerpo de agua.

Dijo que el mismo personal de la Dirección de Servicios Periciales les confirmó que tuvieron que ampliar el perímetro para continuar con la búsqueda en otros puntos de la misma zona.

Por ello, señaló que seguirán exigiendo que se dé a conocer el método que es utilizado para el procesamiento de los restos y su identificación, ya que la información sigue siendo resguardada, incumpliendo con la Ley en materia de desapariciones forzadas.

Asimismo, exigió que se contemple a los colectivos de búsqueda para realizar las labores de exhumación, como se viene haciendo en otros puntos como las fosas aledañas al fraccionamiento Colinas de Santa Fe, al norte de la ciudad de Veracruz.

“Que si ellos están haciendo su trabajo que bueno, pero la presencia de las familias, de cualquier colectivo que venga de observadores, porque nosotros ya tenemos experiencia de dos años, un mes y días en Colinas de Santa Fe y sabemos”, declaró.

Desde 2011 a la fecha, en Veracruz se han contabilizado de manera oficial al menos 601 fosas clandestinas durante los mandatos del priísta Javier Duarte (2010-2016) y del panista Miguel Ángel Yunes Linares, de acuerdo con información de la Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE).

En estos lugares se han encontrado enterrados o semienterrados mil 178 víctimas (518 cuerpos y 660 cráneos) en alrededor de 85 municipios, además de 53 mil 606 fragmentos de cuerpos de personas, entre los que están hombres, mujeres y niños.

Minuto a minuto