Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 22 octubre 2018

Pocas víctimas reportan agresión sexual por varios motivos

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Remordimiento. Culpa. Vergüenza. Negación. Asco. Y temor; a perder el empleo, amigos, colegas, privacidad, seguridad e incluso la vida.

Hay una amplia variedad de razones por las cuales las víctimas de agresión sexual se tardan años en hablar, si es que lo llegan a hacer. De hecho, alrededor de 7 de cada 10 personas que han experimentado agresión sexual nunca lo reportan, según las estadísticas del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Por ellos muchas víctimas respondieron con indignación a los comentarios del presidente Donald Trump con relación a la veracidad de Christine Blasey Ford, quien acusó al juez Brett Kavanaugh. El presidente dijo que ella sin duda lo habría reportado a la policía “inmediatamente” si el ataque hubiera sido “tan malo como dice”.

En Twitter, el hashtag “WhyIDidn’tReport” (Por qué no lo reporté) se convirtió en tendencia, y las víctimas explicaban sus propios motivos.

“Porque era un miembro de nuestra familia”, escribió una usuaria. “Porque amenazó con matarme”, escribió otra. “Se suponía que era mi amigo, pero me golpeó cuando dije que no”, escribió otra más.

Uno de los más fuertes llegó de Ashley Judd, una de las primeras actrices en acusar a Harvey Weinstein.

“La primera vez que me pasó tenía 7 años”, escribió. “Le conté a los primeros adultos que me encontré. Dijeron, ‘Ah, es un hombre bueno, seguro no era su intención’. Así que cuando me violaron a los 15, sólo le conté a mi diario. Cuando una adulta lo leyó, me acusó de tener sexo con un hombre adulto”.

Scott Berkowitz, presidente de la organización contra la violencia sexual RAINN, dijo que entre las razones para no reportar las agresiones está el temor a represalias, temor a que el agresor ataque otra vez, presión social de homólogos y simplemente vergüenza.

“El presidente está desinformado en cuanto al comportamiento estándar después de un ataque sexual”, dijo Berkowitz del tuit de Trump.

También está el factor culpa, agregó Berkowitz: “La gente con frecuencia se culpa, incluso cuando es claro que no es culpa suya”.

Los mismos motivos sólo se agravan cuando las víctimas son adolescentes, dijo, y agregó que 54% de aquellos menores a 18 años que llaman a la Línea Directa Nacional de Agresión Sexual dicen que no le han contado a nadie más.

Ford y Kavanaugh eran estudiantes de secundaria, ella de 15 años y el de 17, cuando ella dice que ocurrió el ataque. Y eso, señaló Berkowitz, fue hace décadas, cuando el ambiente era incluso menos benevolente de lo que es ahora cuando alguien reporta una agresión.

Katie Cogan, una psicoterapeuta especialista en traumas del área de Washington, D.C., dijo que los adolescentes “casi nunca le cuentan a nadie y, si lo hacen, suele ser años después”.

Cogan dijo que recibió una serie de llamadas el viernes por la mañana, después del tuit de Trump, de pacientes que expresaban aflicción por los comentarios y sintiendo otra vez “que nunca les creerían”.

Minuto a minuto