Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 10 diciembre 2018

Estado abdicó en su deber para regular las drogas, señala Zedillo

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ernesto Zedillo, expresidente de México / Foto: EFE

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- El expresidente Ernesto Zedillo cuestionó que el Estado abdicó de su responsabilidad de regular las drogas y ha dejado que los criminales se encarguen de hacerlo.

En la presentación del libro “La Política de drogas en México: causa de una inmensa tragedia nacional, Una propuesta radical pero indispensable para remediarla”, en el Club de Industriales de la Ciudad de México, el ex mandatario indicó que “el Estado regula muchas cosas, la velocidad en autopistas, las emisiones de los automóviles, todos los artículos que consumimos, porque entrañan riesgos si no están bien hechos. Entonces, ¿por qué el Estado abdica de su responsabilidad de regular algo que entraña riesgos para las personas y entrega a criminales para que, con la violación de la ley y el crimen, se encarguen de hacer lo que no hace?”.

En ese encuentro en el que el ex presidente y los investigadores del CIDE, Catalina Pérez Correa y Alejandro Madrazo, así como Fernanda Alonso, de la Escuela de Salud Pública de Johns Hopkins Bloomberg, analizaron la prohibición en México, las consecuencias negativas que ha tenido para la salud pública y la propuesta para despenalizar y regular distintas sustancias hoy consideradas ilícitas.

En la presentación libro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), Zedillo Ponce de León alertó que el problema que tiene el país en la materia es “muy dramático”, porque las medidas de prohibición, a sabiendas de que aún así habrá demanda, genera un mercado negro que está relacionado con diversos crímenes y la violencia.

Pérez Correa, colaboradora de EL UNIVERSAL, afirmó que pese a la prohibición, “el uso de drogas ilícitas ha aumentado en la última década”, y añadió que la narcoguerra que inició en 2006 repercutió en la expectativa de vida de los mexicanos, ya que desde 2007 se registró una disminución provocada por los altos índices de homicidios.

Refirió que los datos oficiales del reparto del presupuesto en política de drogas, detallan que hay “una desproporción” entre lo que se gasta en términos de la aplicación penal de la política de drogas y los tratamientos y la prevención.

“Alrededor de 97% va hacia el gasto en cárceles, policías, detenciones, ministerios públicos y menos de 3% se va a protección a la salud. La desproporción en el gasto que tenemos no puede dar un resultado distinto al obtenido. Tenemos una política de drogas que dice poner a la salud en el centro, y lo que tiene ésta al centro es al aparato penal, al aparato punitivo”, enfatizó.

Madrazo Lajous destacó que el modelo prohibicionista ha causado la violencia que se ha registrado en el país en el último siglo, lo que ha llevado a justificar la implementación de leyes e instituciones más autoritarias.

Resaltó que México cuenta con un régimen constitucional lo suficientemente robusto para exigir la regulación de las drogas, puesto que los mismos argumentos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para considerar inconstitucional la prohibición de la cannabis, sobre el derecho al libre desarrollo de la personalidad, aplican para el resto de los estupefacientes.

Minuto a minuto

Toda la sección