Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 16 octubre 2018

Sayulita, un destino para todos los gustos (FOTOS)

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

México tiene entre sus entrañas un sinfín de lugares para visitar, los escenarios que ofrece son para todos los gustos y bolsillos, desde parajes gratuitos disfrutables hasta destinos de gran turismo.

Sayulita, en la Riviera Nayarita, es un destino que cumple con todos los requisitos para disfrutar como José Alfredo, para que con dinero o sin dinero se disfrute como se quiera; así, cuenta con hoteles que van desde los mil pesos por noche o más, hasta aquellos hostales que por menos de 300 pesos ofrecen una cama limpia y un locker para guardar cosas.

En el centro del pueblo se reúnen todas estas ofertas de hospedaje, por lo que solo basta con caminar para encontrar la opción adecuada, existen hostales como La Bola, que lleva en el pueblo desde hace muchos años y en el que por 280 pesos ofrece hasta desayunos, o bien aquellos como de reciente apertura como el Hostal Tortuga que por el mismo precio ofrece instalaciones con alberca y áreas de convivencia.

Se puede llegar vía terrestre o en avión hasta Puerto Vallarta, de ahí, por menos de 50 pesos hay una ruta que en alrededor de una hora y media arriba a Sayulita, un pueblo mágico lleno de color y misticismo, siendo tierra wirrarika, en una buena parte de los murales, tiendas y otros espacios, se plasma la imagen de venados y otras deidades de esa comunidad.

Entre sus calles, los emblemáticos banderines de colores vuelan sobre las cabezas de las personas y existe una buena diversidad de galerías de arte y opciones para comer; contrario a lo que se piensa, Sayulita es un lugar que ofrece para todos los bolsillos y no sólo para quienes tienen mayores recursos.

Así, en la calle principal se cuenta con restaurantes que ofrecen alimentos gourmet, pero que a la vez conviven con burritos de menos de cien pesos y esquineros taquitos al pastor, bebidas de sabores y helados, de lo que se trata es de buscar opciones; en ese sentido, Luis Cervantes, que vive en el lugar desde hace 10 años refirió que existen al menos unas 200 variedades de oferta gastronómica.

En entrevista con Notimex, Cervantes, que es parte del Campamento Tortuguero Sayulita, explicó que se cree que el nombre de este pueblo mágico se le debe a un ex hacendado que extrañaba Sayula, en Jalisco, la hacienda, dijo, era tan grande que venía desde Santiago de Compostela, hasta Nayarit y el hacendado extrañaba tanto su tierra que le llamó al pueblo Sayulita.

Cervantes colabora en el campamento tortuguero desde hace varios años, al lugar llegan tortugas golfinas y tan solo el año pasado se rescataron más de 400 nidos con un promedio de 80 huevos por nido, con lo que se liberaron alrededor de 35 mil tortugas en la temporada que es de junio a diciembre.

Para este año, precisó, ya se han rescatado 170 nidos, por lo que estimó que el rescate de tortugas sea mayor a la temporada pasada la liberación de tortugas, se hace en el ala norte de la playa de Sayulita al atardecer, y a diferencia de otras playas en las que se cobra hasta por pasar; ahí solo se pide una aportación voluntaria para continuar rescatando tortugas..

Explicó que el pueblo es famoso por ser un lugar para personas que practican el surf y aún cuando las olas no son altas, si son muy largas y permiten un mejor deslizamiento de las tablas, con lo que el lugar es famoso por esta actividad y al año celebra al menos unos cuatro torneos nacionales e internacionales.

Sayulita, dijo, es un destino que ofrece espacio para todos los gustos, y es que no solo se trata de la playa principal de Sayulita; sino que cerca del pueblo hay un sinfín de actividades para realizar; así, existen zonas arqueológicas, el archipiélago de las Islas Marietas y el cerro del Mono que ofrece una vista inigualable.

A hora y media del lugar además hay una zona de aguas termales y el pueblo minero de San Sebastián del Oeste, así como el lago de Santa María del Oro, que es un cuerpo de agua formado en un cráter, por lo que en recorridos de menos de dos horas se puede acceder a diferentes panoramas, concluyó Cervantes.

Para quienes disfrutan solo del sonido del mar y huyen del bullicioso jolgorio de los turistas, el ala norte de la playa principal de Sayulita es la opción, mientras que si se es aventurero, solo basta con emprender una pequeña caminata por la selva para llegar a la playa virgen de Malpaso.

También, muy cerca de ahí, está la playa de los Muertos, que tiene la particularidad de que para acceder es necesario atravesar un colorido panteón, si se tiene suerte es posible ver funerales a la antigua con el muerto paseando por todo el pueblo acompañado de música en vivo, si se tienen un poco de ganas y muchas fuerzas se puede conocer la playa de Carricito, que también es virgen y es propicia para disfrutar del atardecer.

Con un poco más de tiempo se puede emprender un camino a la playa de Guayabitos, que está a unos 40 minutos de Sayulita en un camión que cobra unos 50 pesos, el lugar es un poco más turístico por lo que la oferta gastronómica es variada.

Cerca de Sayulita también está la playa de San Pancho, socorrida por escapistas del gran turismo, o bien, acudir a la soledad de la playa de Lo de Marcos, en donde el único sonido que hay es el del mar y un algunos pescadores.

Minuto a minuto