Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 16 octubre 2018

Aburto de ficción en la fotografía de un potosino

“Mente Revólver”, la película en la que el potosino Víctor Dávila es el director de fotografía, será presentada hoy en Ciencias de la Comunicación UASLP

Martín Rodríguez / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El Mario Aburto Martínez prisionero de la condena del estado por el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio Murrieta, se encuentra en la pantalla grande y el director de fotografía nacido en la capital potosina, presenta este jueves su ópera prima “Mente revólver”, el producto del rodaje fílmico en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Víctor Dávila, egresado de la misma institución educativa, generación 1996-2000, es el director de fotografía de la película “Mente revólver”, caso hipotético de la liberación de Mario Aburto Martínez y la vida que se desenvuelve alrededor de él, en el municipio fronterizo de Tijuana, Baja California.

La película, cuyo guión fue elaborado por el director de cine Alejandro Ramírez Corona, se encuentra en vías de ser exhibida en un Festival Internacional de Fotografía Cinematográfica, en tanto el director general de la obra así como el director de fotografía explicarán los motivos del proceso de elaboración, la recopilación histórica de datos y la captura de escenarios naturales que dan fuerza a la narrativa, y a los personajes que recrean el escenario de la hipotética liberación del hombre señalado como asesino material del candidato presidencial por el Partido Revolucionario Institucional.

Víctor Dávila explica que la historia narrada por Alejandro Ramírez Corona se relaciona directamente con su estancia en Tijuana durante cuatro años, en los que se quedó cautivo con el personaje de Mario Aburto.

En el guión, Alejandro concibe al personaje como un chivo expiatorio del asesinato de Colosio y en ese trayecto, descubre otros personajes tales como un personaje llamado Homeleff, que vive en la calle del municipio de Tijuana, porque no logra sobrevivir con su pensión en los Estados Unidos.

De ese personaje, se desprende que a partir de ese periodo violento que tuvo México, en el que reclutaban a muchos jóvenes como sicarios y esos personajes eran fáciles de hallar en Tijuana, a partir de ahí fue escrita la película, en la cual estos personajes se entrelazan.

Así surge el planteamiento de la liberación de Mario Aburto, en un caso hipotético y en el entendido de que para 2018, ya debió quedar en libertad, porque fue condenado a cuarenta años de prisión, pero el buen comportamiento permite la reducción de la condena.

EL CHIVO EXPIATORIO

Aclara que ellos se concentraron en el Mario Aburto considerado el chivo expiatorio, es decir, el que está encarcelado y a Alejandro le interesó, porque se trata de un personaje famoso por no haber hecho nada, y su vida es trascendente como personaje, simplemente porque lo acusan de algo que no hizo

Así, se concentraron en ese personaje que está en la cárcel, que salió y que hipotéticamente ya hubiera salido y por lo tanto, ponen énfasis en lo que hubiera pasado si estuviera libre, a dónde iría, qué buscaría, qué pensaría de sí mismo, qué pensaría de su vida al no haber hecho nada y haber perdido la libertad durante veinte años y cómo este personaje es un chivo expiatorio.

LA FRONTERA COMO ESCENARIO

Desde la etapa de planeación hasta la elaboración del guión, Alejandro tardó en escribirlo un aproximado de 2 años y medio, y el proyecto fue financiado por medio del proyecto de óperas primas del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la que ambos son egresados, con el apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía, que ayuda en este tipo de óperas primas.

Un año después comenzó el rodaje en febrero de 2016, con un periodo de cinco semanas en Tijuana, una semana en la Ciudad de México y diez días en Los Ángeles, California. Fue necesario un año para la postproducción y los efectos especiales, es decir se trata de un proyecto que nada más al director le ha tomado un periodo de 7 años.

Explica que escogieron ese escenario fronterizo, porque tiene muchos paisajes y ambientes ya dados, es decir, no es necesario construir una atmósfera cinematográfica y no solamente capturarla por sí mismo, y únicamente incorporar personajes y circunstancias.

Pero hacerla realidad requirió un largo proceso de trabajo en el que incluso era necesario inventar algunos instrumentos para hacer realidad algunas tomas específicas, o muy largas horas en el proceso de la corrección de color, y pruebas de snorricam/bodymount, que fabricaron especialmente para la película “Mente revólver”.

Sin embargo, se desarrolla en inglés y en español y en diversos escenarios, porque uno de los personajes, Homeleff, es señora norteamericana a quien le ocurre una serie de peripecias en las que descubre que México es una opción más favorable para vivir por su condición de vagabunda, traficando con droga. Se le descubre en Estados Unidos y se le “acompaña”, en su camino de allá hacia México.

EN PANTALLA

Una vez terminado el producto, la película fue exhibida por medio de la Cineteca Nacional como encargada de distribuir y exhibir la película, y estuvo en cartelera agosto y septiembre, en la Cineteca Nacional y en distintas entidades federativas, y de hecho en algunas aún se encuentra en exhibición.

La película fue seleccionada para el festival “Camerimage”, considerado el festival concentrado en el arte del cine fotografía, y se especializa solamente en directores de fotografía, cita solamente a los directores de fotografía y para el caso de 2018, fue invitada “Mente revólver” al festival que se desarrollará en noviembre.

Se trata de un festival de primera línea, similar al Festival de Cannes, pero especializado en fotografía y son invitados tanto directores como fotógrafos. Oliver Stone y por ejemplo los hermanos Cohen son algunos de los invitados y hay grandes homenajes.

Al festival se le menciona como debut de directores y debut de directores de fotografía, es decir, fueron invitados él y Alejandro Ramírez Corona.

La última participación que tuvo una cinta cinematográfica mexicana en esa categoría fue el año 2015, y antes fue Aproximadamente en 2011, es decir, es una selección mundial de películas, únicamente por la calidad de la imagen.

EL POTOSINO VÍCTOR…

Víctor Dávila cursó la carrera de Ciencias de la Comunicación y posteriormente entró al Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, en el período del año 2002 al año 2009 y a partir de ahí comenzó a trabajar como director de fotografía, hasta que consiguió participar en el proyecto ya hecho realidad de la película “Mente revólver”.

Ha participado haciendo documentales en producciones para el Canal 11 del Instituto Politécnico Nacional y el Canal 22, y ha hecho cortometrajes de ficción y trabajo para Televisa y para Lemon Films.

Minuto a minuto

Toda la sección