Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 17 octubre 2018

En el 68, se nos impidió salir del Centro Olímpico: Enriqueta Basilio

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Enriqueta Basilio/ Foto: UNAM

Enriqueta Basilio Sotelo, quien en los Juegos Olímpicos de México 68 se convirtió en la primera mujer en encender la llama olímpica, aseguró que los días previos al inicio de los Juegos se les impidió salir de las concentraciones en el Centro Olímpico para no observar las manifestaciones y protestas estudiantiles que se desarrollaban en las calles de la Ciudad de México.

En una entrevista que este jueves aparece en la Gaceta UNAM, a un día de cumplirse los 50 años de la inauguración de los XIX Juegos Olímpicos, Basilio Sotelo detalló que para distraerlos, a los deportistas se les ofrecían actividades de recreación como ver películas o les organizaban bailes para evitar que se informaran del movimiento estudiantil de ese año.

“Estábamos en el Comité Olímpico y no nos dejaban salir. No había televisión ni teléfonos. No nos enteramos, estábamos entre la Defensa Nacional y el Campo Militar número 1. Era difícil informarnos de lo que pasaba en la calle. Supimos hasta después, porque no teníamos forma. Nos pusieron películas y nos llevaban música para que bailáramos en algún rato de recreación. La instrucción era que no íbamos a salir del Centro Olímpico o de la casa, los que vivían en el Distrito Federal. Después supimos por qué”, señaló.

Diez días antes de la inauguración, el movimiento estudiantil había sido reprimido en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, Enriqueta Basilio Sotelo, en ese entonces una universitaria más del país, considera que hizo lo que debía, puesto que tenía otra responsabilidad.

“Yo era estudiante en Mexicali, aquí vine a entrenar, pero somos parte de esos jóvenes. Nuestra misión y responsabilidad era representar a México como atletas”, dijo.

Al recordar la forma en que encendió el fuego en el Estadio Olímpico México 68, señala que ascendió los 90 escalones, saludó al mundo por los cuatro puntos cardinales y realizó el acto ritual.

“No sólo prendí el fuego olímpico, encendí el corazón de las mujeres. Me tocó ese privilegio como mujer, como representante de la mujer mexicana, como la mujer del mundo”.

En su recorrido para encender el fuego indica que llegó un momento en el que no escuchaba el estruendo del público, sólo se concentró en subir las escaleras y encender la llama.

“Mis padres estaban en la entrada. Mi mamá, muy nerviosa, yo creo que no me vio porque estaba rezando el rosario. Mi hermana tomaba fotos. Mi responsabilidad más grande era subir la escalera. Recuerdo a los compañeros, el saludo del Presidente, la curva de los 200 metros donde me bloquearon los deportistas que tomaban fotografías. Los niños scouts me abrieron el paso unos metros antes de subir la escalera y cumplí”.

Leyendas recuerdan los Olímpicos

La conmemoración de los 50 años de los Juegos Olímpicos de 1968 contará con varios de sus participantes, quienes ya arribaron a la capital de nuestro país para formar parte de la celebración.

“Es un día muy especial por llegar a los 50 años de la justa olímpica que marcó historia en nuestro país”, dijo el dirigente de Indeporte, Horacio de la Vega, quien aseguró que tener a tantas leyendas tan importantes “es un honor para nosotros, son más de 37 medallas aquí reunidas”.

De la Vega señaló que a lo largo de este año se han llevado acabo 40 eventos conmemorativos de la justa y que “la idea es llegar a los 50.”

Debbie Meyer (natación) , Michael Burton (natación) , Klaus Dibiasi (clavados) , Felipe Muñoz (natación) , Keino Kipchoge (atletismo), Ricardo Delgado (boxeo) , entre otros, son parte del grupo de medallistas que estarán desfilando mañana en el Estadio Olímpico Universitario.

También se anunció que George Foreman, campeón de los pesos pesados en 1968 visitará la Ciudad de México el 23 de octubre. Foreman indicó alguna vez que México 1968 fue el lugar donde conoció la sensación de ser campeón del mundo, algo que le ayudó para seguir así el resto de su carrera.

“Por fin llegó el día icónico”, manifestó el titular de Indeporte, que invitó a la gente a seguir el recorrido de la antorcha que saldrá a las 9:00 desde el Comité Olímpico Mexicano hasta el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, donde Enriqueta Basilio, igual que hace 50 años, encenderá el pebetero.

El campeón Olímpico de los 200 metros pecho, Felipe Muñoz, dijo que estos 50 años vuelven a sentirnos orgullosos. “Antes se pensaba que México podían organizar unos juegos regulares. Sin embargo, organizamos los mejores en ese tiempo.”

“Fuimos los primeros en presentar muchas innovaciones en el deporte y ahora tenemos la oportunidad que la juventud recuerde todo el esfuerzo que se hizo hace 50 años”, dijo Muñoz, que a los 17 años de edad se consagró en el certamen como el único mexicano en ganar una medalla olímpica en natación.

Finalmente, Debbie Meyer, tricampeona en el 68, al conquistar las pruebas de 200, 400 y 800 metros libres, agradeció la invitación para celebrar unos Juegos históricos. “Tenía 16 años, era de las más jóvenes en participar. Trabajamos mucho como atletas y le pusimos muchas horas a la dedicación para dar un gran esfuerzo”.

Los atletas visitarán el sábado la Sala de Armas y el Palillo Gómez, en donde se llevaron a cabo las pruebas de esgrima y Pentatlón Moderno. El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, presentó las tarjetas conmemorativas del Sistema de Transporte Metrobús y boletos del Metro por el 50 aniversario de los Juegos Olímpicos de México 1968.

Minuto a minuto

Toda la sección