Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 17 diciembre 2018

Versión claroscura de “El lago de los cisnes” llega al Cervantino

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El lago de los cisnes, en la versión de Les Ballets de Monte-Carlo, con coreografía de Jean-Christophe Maillot, está alejada de las visiones infantiles y presenta una historia de amor marcada por la tragedia, por la muerte, con un príncipe atormentado, con unas reinas maquiavélicas y crueles, y con unas princesas que pueden ser la pureza o el deseo.

“LAC”, la reinterpretación del clásico El lago de los cisnes, se presenta la noche de este miércoles en la 46 edición del Festival Internacional Cervantino. Su estreno mundial fue en Mónaco, en 2011, desde entonces se ha presentado en algunos de los teatros más importantes del circuito dancístico.

Para la crítica especializada se trata de un Lago que se convirtió en “un punto de inflexión en la historia de la danza”, “una proeza creciente de proporciones casi líricas, con espacio aún para la moderación y matices”. Este proyecto que el coreógrafo trabajó también con el escritor Jean Rouaud, ganador del Prix Goncourt en 1990, también ha sido considerado como una visión misógina y cruda.

“Es un espectáculo que se basa en el Lago de los cisnes, pero a partir de la visión de nuestra compañía, que es la de ligar la creatividad y la originalidad. Mucha gente me dice que esa mezcla no es posible, así que los invito a ir a vernos para que comprueben que sí lo es. Considero que la danza académica necesita renovarse cada tanto tiempo, ahora, en estos momentos, necesita hacerlo para acercarse a las nuevas generaciones, aunque no se puede destrozar la tradición de la danza. Tengo una compañía de 45 bailarines de 22 nacionalidades y para mí es muy importante una obra que esté diseñada especialmente para ellos”, explicó Malliot en conferencia de prensa.

El coreógrafo sostuvo que para “LAC” se ha olvidado de la tradición, pero conserva los códigos académicos y la técnica clásica para empezar, desde cero, otra versión, una más humana, con todos los claroscuros del ser. “Hemos trabajado de manera creativa e histórica, pero también hemos considerado el origen. Es un espectáculo con mucho suspenso que termina muy mal, con muchos muertos”, dijo.

Malliot indicó que siempre ha buscado una libertad total en sus creaciones. “En la música, en las referencias que tengo, en todo busco una libertad. Además, las personas que conocen muy bien El lago de los cisnes van a poder encontrar esas referencias de la tradición, pero también busco a un público amplio, a un público que no haya visto danza”, sostuvo.

El coreógrafo de “LAC”, que se presentará hoy, mañana viernes y el sábado 13, en el Auditorio del Estado, consideró que los bailarines de danza clásica son “cuadrados”, por eso prefiere a intérpretes con libertad de movimiento, con la capacidad de abrazarse y de tocarse con naturalidad. “Van a ver a gente bailando, pero no como lo hacen los clásicos, con esa rigidez, sino como personas normales”, dijo.

Respecto a las opiniones sobre la crítica que, apuntan, puede tener una visión misógina, como lo aseguró el NYT. “A mí me encantan las mujeres, vivo con una mujer estupenda. En el ballet tradicional se presentan mujeres asexuales, sin sexo, un cisne puede ser una versión de la femineidad. Pero para mí una mujer es mucho más que gracia y elegancia; en el primer acto hay cinco mujeres que se presentan con el príncipe, todas son fuertes y distintas entre ellas, lo que no entendió el NYT es que ninguna de ellas quiere casarse, son sus familias las que quieren que se casen con el príncipe porque es rico. El cisne blanco representa la pureza, el amor, es la idea de un amor platónico, mientras que el cisne negro es la parte carnal. De modo que presento a mujeres desde muy distintos ángulos. Si esto es misoginia, entonces lo soy”.

Minuto a minuto