Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 16 noviembre 2018

Sugieren cambios en Iglesia católica en Chile para evitar abuso sexual

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

n Chile no basta con sancionar a los culpables de abusos sexuales en la Iglesia católica, es necesario reformar las estructuras para que los ataques no se repitan, advirtió aquí Silvia Retamales, joven participante en una cumbre episcopal en el Vaticano.

Abogada y colaboradora con la Arquidiócesis de Santiago, ella fue elegida como oyente en la asamblea general del Sínodo de los Obispos, que reúne a 267 clérigos de los cinco continentes para abordar los desafíos de los jóvenes en la actualidad.

En declaraciones a Notimex, reconoció que la Iglesia chilena está afrontando una “crisis de confianza” por la explosión de la crisis, que llevó a la renuncia en bloque de todos los obispos del país y la separación del sacerdocio de emblemáticos eclesiásticos.

“La sociedad y los jóvenes chilenos están creciendo en ser una masa crítica, por lo tanto le exigen mucho a todas las instituciones y la Iglesia no es una excepción, en un país donde la mayoría de la gente es católica”, señaló.

“Ha sido una crisis de confianza en la Iglesia y en sus representantes, no podemos negar que los hechos ocurridos son graves, que atentan contra el evangelio de Jesús y la dignidad de algunos hermanos, por lo tanto ha habido una crisis de institucionalidad”, continuó.

Al mismo tiempo, precisó que muchos jóvenes católicos, si bien reconocen la crisis, creen que es una oportunidad para que la Iglesia pueda repensar estructuras y asegurar que en ellas se prevengan esta clase de delitos.

Consideró que es importante la sanción judicial contra las personas culpables, pero subrayó la importancia de pensar en la prevención, en cómo evitar que los abusos se repitan.

“Si nos quedamos en sólo sancionar van a pasar años y vamos a seguir teniendo víctimas. Por lo tanto es muy importante y el Sínodo es una oportunidad para ello, el pensar qué estructuras eclesiales debemos cambiar y mejorar, para que no ocurran abusos de ningún tipo”, estableció.

Precisó que un grupo grande de jóvenes chilenos, a pesar de todo lo sucedido, decidió seguir trabajando en la Iglesia porque creen que existen cambios por hacer y han visto que se están abriendo las puertas para lograrlo.

Asimismo reconoció la acción del Papa Francisco, quien -dijo- ha mostrado confianza en el pueblo chileno y ponderó que si se toman las medidas necesarias, “la Iglesia chilena va a poder recuperar esa confianza perdida”.

El tema de los abusos sexuales ha estado presente en varios momentos durante el Sínodo, que inició el 3 de octubre y concluirá el día 28, bajo el lema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Otro de los aspectos que ha salido a relucir es, según Retamales, la necesidad de plasmar una Iglesia “en salida”, que reciba a todos y no discrimine a nadie.

Al respecto, la joven de 29 años, consideró que en la Iglesia se discrimina a los homosexuales cuando no se les considera como otro con igual dignidad y derechos, no se les recibe ni se les da espacio para que puedan desarrollar su fe.

“Cuando, en lugar de indicarle las posibilidades para que se sienta acogido, se hace más hincapié en un problema, como si tuviese un problema y no abrirle los brazos y poderlo acompañar”, siguió.

Consideró que esto es importante porque las personas con tendencia homosexual, en países como Chile, ya afrontan mucha discriminación en la sociedad civil.

“Que la Iglesia, cuyo mandato fundamental es el amor y el respeto a la dignidad de los otros, no busque formas de acogerlos, a mi me parece que es una falla en el reconocer a los demás como hermanos, que necesitan de nuestra compañía”, dijo.

“Sí he escuchado a padres sinodales hablar de este problema de cómo podemos ser una Iglesia más inclusiva y cómo podemos tenderle una mano a quienes aún teniendo una opción sexual distinta quisieran formar parte de la Iglesia como todos”, estableció.

Minuto a minuto

Toda la sección