Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 14 noviembre 2018

Un litigante acusa a jueces de corrupción

Señala el abogado Johan Balderas Dávalos que piden dinero para “agilizar asuntos”

Carmen Hernández / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Rioverde.- Acusan a los jueces del Tercer Distrito Judicial de pedir cantidades que llegan hasta los diez mil pesos para agilizar los asuntos; piden la intervención del presidente del Supremo Tribunal de Justicia y que los destituyan.

El abogado Johan Balderas Dávalos dio a conocer que existe mucha inconformidad entre los litigantes porque los jueces tanto de los civil como de los familiar del tercer Distrito Judicial, están pidiendo dinero para agilizar los asuntos. “Es lamentable que las personas que no tengan dinero no van a obtener justicia”, señaló el profesionista.

El actuar de los jueces está dando “mucho que desear”, porque ¿cómo es posible que

sólo a las personas que sí tienen dinero se les va a impartir la justicia?”, cuestionó.

Reiteró que es importante que el Consejo de la Judicatura tome cartas en el asunto y que a todas las personas se les trate por igual. “No porque tengan dinero van a administrar justicia y si no tienes recursos simplemente que tu asunto se queda rezagado”.

Para juicios testamentarios, asegura que piden 100 mil pesos, para juicios familiares 10 mil pesos aunque los jueces argumentan que el dinero no es para ellos, sino que lo tienen que repartir entre diversos funcionarios.

Añadió el abogado que el que “tenga 10 mil pesos y tenga un asunto familiar que venga y si no que mejor se quede en su casa”.

Asegura que la corrupción sigue, sigue el pago de las dádivas.

“Espero que el presidente del Supremo Tribunal tome cartas en el asunto y tome la determinación de cambiar a los jueces y sancionarlos”.

Añadió que dichos funcionarios están esperando que la gente les entregue dinero para solucionar los asuntos, cuando los jueces reciben un sueldo, deben de realizar su trabajo y si no les gusta el trabajo que renuncien.

Minuto a minuto