Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 13 noviembre 2018

Alma Guillermoprieto pide un periodismo bien financiado y respetado

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Al defender el ejercicio de un periodismo poderoso, bien financiado, respetado por los gobiernos y el mundo moderno, la mexicana Alma Guillermoprieto recibió hoy en esta ciudad asturiana el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

En el emblemático Teatro Campoamor de Oviedo, a donde llegó acompañada por la música de gaitas, la también escritora mexicana aseguró que no quiere cargar sola con un galardón tan gigante, ya que se me otorga “como reportera que soy, una entre muchos”.

Expresó su alegría infinita por este reconocimiento a un oficio al que sólo se entra con grandes sueños e ilusiones: ver el mundo, cambiar la historia, ser heroicos.

“La realidad es más estrecha: se gana poco; en estos tiempos en que el mundo ha entrado en revolución tecnológica, cibernética, científica, no tenemos certezas en que apoyarnos y el mundo nos quiere mal”, enumeró Guillermoprieto al hablar de la profesión.

“Se trabaja de sol a sol, aunque eso nos gusta, en realidad, hay una gran confusión en cuanto a cuál debe de ser nuestro papel, y en todo esto, somos el fiel reflejo de la sociedad en general. Y sin embargo, y por lo mismo que existe tanta confusión, hacemos falta”, enfatizó.

Al hablar de los problemas globales, citó a un mundo en el que las grandes potencias se involucran en las decisiones de países más pequeños, se trafica con niños, sumado a que a los migrantes que llegan desesperados a nuestras fronteras se les vuelve a “lanzar de una patada al mar o al desierto”.

Por ello, enfatizó que los periodistas “hacemos falta” en este mundo para que quede constancia de estos horrores.

Añadió que también se trata de un mundo en el que urge preparase para tomar decisiones éticas, terribles, como el hecho de la vida generada en un laboratorio y cuestionarse si ¿es vida?, o si ¿se deben regular las investigaciones que llevarán a la creación de una inteligencia artificial superior a la humana?

Guillermoprieto cuestionó “¿cómo se enterarían ustedes de estos y todos los demás hechos y retos que ocurren fuera de su entorno inmediato sin nosotros, los reporteros?”.

Puntualizó que sin los medios de información, el mundo viviría en una especie de siglo XI, aislado cada quien en su villorrio o su castillo, igual de ignorantes los dos, convencidos de que son tan reales las sirenas, como los rinocerontes.

“Sin un periodismo poderoso, bien financiado, respetado por los gobiernos, el mundo moderno, el mundo entrelazado, sería imposible”, subrayó.

La periodista mexicana también se refirió a los problemas que enfrenta la profesión actualmente, en la que cuesta trabajo no sólo vivir, sino sobrevivir.

Además, dijo, este año en México han sido asesinados 45 reporteros, porque a alguien no le gustó lo que dijeron de él e hizo un homenaje a su inclaudicable y valiente amigo, Javier Valdez, a quien mataron a tiros en Culiacán, Sinaloa.

La periodista aseguró que si antes intentaba disuadir a los jóvenes que le decían que querían ser periodistas, porque el peligro es mucho, porque los cambios tecnológicos, porque se gana poco, hoy los anima a abrazar el oficio “porque contamos la historia del mundo todos los días”.

Esto, añadió, “porque dejamos constancia de lo que otros quieren tapar, porque somos el antídoto de las redes sociales con su inmediatez y su potenciación de la rabia y porque hacemos falta”.

Al nombrar varios de los temas que el periodismo puede abarcar, aseveró que “ningún otro oficio como este les va a regalar un mundo, un universo, la realidad entera: trágica, abochornante, terca, chistosísima, horrenda, mágica. El regalo de la realidad real, inmensa y maravillosa”.

Agradeció los 40 años de vida vivida tan esforzadamente, a los reporteros de a pie, y en particular a sus atribulados colegas en Venezuela, Nicaragua, México, a quienes admira tanto.

Alma Guillermoprieto, quien nació en la Ciudad de México en 1949, fue reportera de América Central para el periódico The Guardian, y después para The Washington Post, donde fue redactora de plantilla en la década de 1980.

Desde 1989 ha escrito sobre América Latina para The New Yorker y The New York Review of Books y varias publicaciones en español, y en 1995 Gabriel García Márquez la invitó al taller inaugural de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).

Fue profesora visitante en las universidades de Harvard, Chicago, California en Berkeley y Princeton; forma parte del cuerpo de profesores de la FNPI y del consejo asesor del Programa Latinoamericano de la Open Society Foundations, fundado por el magnate George Soros.

De su paso por América Central destaca su trabajo en Nicaragua, el haber revelado la masacre de civiles en El Mozote (El Salvador) por parte del Ejército salvadoreño.

Asimismo, ha escrito sobre Sendero Luminoso en Perú; el terrorismo de Estado en Argentina; el conflicto civil y el narcotráfico en Colombia y las guerras contra la droga en México.

A su trayectoria se suman los libros “Samba” (1990); “Al pie del volcán te escribo” (1995); “Los años en que no fuimos felices” (1998); “Las Guerras en Colombia: tres ensayos” (2000); “Desde el país de nunca jamás” (2011).

Otros de sus títulos son “Historia escrita” (2001); “La Habana en un espejo” (2005); “72 migrantes” (2011) y “Los placeres y los días” (2015).

Guillermoprieto es miembro honoraria de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias y doctora honoris causa por el Baruch College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

Entre los premios que ha recibido están el Maria Moors Cabot (Estados Unidos 1990); el de la Asociación de Estudios Lationamericanos a Medios (Estados Unidos 1992); el MacArthur Fellow (Estados Unidos 1995).

Además, el George Polk (Estados Unidos 2000); dos del Overseas Press Club of America en 2008 y 2010 (compartido con Shaul Schwarz); el Lifetime Achievement de la International Women’s Media Foundation (2010) y el Premio Ortega y Gasset a la Trayectoria Profesional del diario El País (España, 2017).

Minuto a minuto