Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 19 noviembre 2018

“No podemos volver, nos van a matar”, dicen migrantes hondureños

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

TAPACHULA, Chis. (EL UNIVERSAL).- Con los pies llenos de ampollas por la caminata de más de 10 horas desde la frontera de México con Guatemala, Eskarlet, una madre de 16 años, llega a esta ciudad con su bebé de cuatro meses de nacida en brazos, padeciendo temperatura.

“Ya no daremos un paso más, estamos matando de cansancio a nuestros hijos”, señala mientras la amamanta.

La joven es una de las decenas de madres que viajan con sus hijos en la caravana que partió hace nueve días de San Pedro Sula, con la intención de llegar a Estados Unidos.

Eskarlet viaja con 13 integrantes de su familia, entre ellos seis menores de entre cuatro meses y 15 años de edad, quienes tuvieron que huir de su natal Tegucigalpa, tras la advertencia de pandilleros de que matarían a los adultos por negarse a vender droga.

Dos meses antes, uno de los integrantes de esa familia fue asesinado por los delincuentes y, días después, el esposo de Eskarlet fue sacado de su casa por pandilleros que lo atacaron con armas de fuego. Logró sobrevivir al ataque.

“No podemos regresar, nos van a matar, por eso decidimos unirnos a esta caravana, pero no pensamos que fuera tan difícil”, explica.

Refiere que en un principio sus planes eran llegar a Estados Unidos, pero ahora buscarán solicitar refugio en esta ciudad.

Enrique, otro de los integrantes de esta familia, dice que entre la delincuencia y la falta de empleo tanto para jóvenes y adultos, no les dejan otra opción que buscar mejores condiciones de vida para sus hijos.

Esta familia, junto con más de 7 mil integrantes de la caravana, inició la caminata desde las 6:00 horas desde el poblado de Ciudad Hidalgo, localidad fronteriza con Guatemala, luego de cruzar de forma irregular por el río Suchiate.

Bajó los intensos rayos del sol, la familia caminó 35 kilómetros hasta esta localidad, bajo la amenaza de la Policía Federal de detenerlos.

Rudis Esperanza, una madre soltera, viaja con su hija Alis de 11 meses de nacida. La joven mujer se encontraba desempleada y eso la orilló a emprender el largo viaja a Estados Unidos para reencontrarse con un familiar. Dice que seguirá caminando con su hija, ya que es la única manera de brindarle una vida mejor.

Desde las la tarde la plaza empezó a ser abarrotada por los migrantes que se veían agotados. Mientras que paramédicos de la Cruz Roja Mexicana brindaron atención médica y curaron las llagas que hombres, mujeres y niños presentaban por la caminata, además de deshidratación.

Minuto a minuto

Toda la sección