Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 19 noviembre 2018

Thousand Oaks, sin consuelo tras mortal balacera

La ciudad de robles fue el centro del tiroteo en un bar que dejó doce víctimas mortales

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Thousand Oaks, Cal.- Sin consuelo posible ni respuestas lógicas ante la tragedia, la ciudad de Thousand Oaks, en el sur de California, trata de sobreponerse a la masacre que la noche del miércoles dejó doce víctimas mortales, entre ellos un policía, y veinticinco heridos, además del suicidio del atacante, identificado como Ian David Long.

El incidente se produjo en torno a las 23.20 hora local (7.20 GMT) en el Borderline Bar & Grill, donde el presunto autor, encapuchado y vestido completamente de negro, abrió fuego en primera instancia contra el portero, entró en el local y descargó contra más empleados, antes de disparar indiscriminadamente dentro del club, explicó el sheriff del condado de Ventura, Geoff Dean, a los medios.

En el interior del bar se celebraba una fiesta juvenil a la que acudieron centenares de personas. Según testigos, se escucharon varios disparos en el interior del local, lo que provocó el pánico y que muchos de los clientes se abalanzaran a la salida mientras otros buscaban refugio.

Además, varios de los presentes han asegurado que el agresor empleó bombas de humo.

“Tiró granadas de humo por todas partes. Vi cómo apuntaba por la espalda a la chica que estaba en la caja registradora. No paraba de disparar”, dijo John Hedge, residente de Moorpark, a la cadena

local ABC7.

Entre los fallecidos está el “número dos” del sheriff del condado, Ron Helus, que fue alcanzado por varias balas tras acudir al lugar en respuesta a la primera llamada de emergencia.

Poco después, el atacante, que actuó solo, se suicidó tras ser confrontado por la policía, narró Dean, quien, claramente afectado por lo ocurrido, detalló que Long era un exmarine estadounidense que posiblemente sufría de estrés postraumático y que empleó en el ataque una pistola Glock de calibre 45.

Por ahora se desconocen los motivos que llevaron a Long a actuar de esta manera, aunque el sheriff reveló que se está investigando en su casa en busca de pistas.

Numerosos vecinos, que tenían apoyo psicológico a su disposición, buscaban información de sus amigos o familiares entre abrazos dolidos, sonrisas reconfortantes y lamentos desconsolados frente a banderas a media asta.

Pese a que había decenas de personas, periodistas y policías incluidos, en el lugar reinaba un extraño silencio únicamente interrumpido por un fuerte viento.

Minuto a minuto