Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 14 diciembre 2018

Molesta al PRD “auditoría” de la administración capitalina sobre trienio gallardista

“Cayeron en el exceso de prejuzgar sobre hechos no comprobados”, dice Barajas Ábrego

Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ernesto Barajas Ábrego/ Foto: Archivo

“El secretario general del Ayuntamiento, Sebastián Pérez y el contralor José Mejía Lira confundieron el proceso de entrega-recepción con una auditoría, además de haber sido omisos en la notificación de los ex funcionarios de las supuestas mil 800 observaciones”, afirmó el dirigente municipal del PRD, Ernesto Barajas Ábrego.

Señaló que el proceso de entrega-recepción es muy clara, “se refiere a la recepción y verificación de inventarios de equipo, mobiliario, documentación, expedientes, sellos, entre otros aspectos similares, pero dieron a conocer en una conferencia de prensa lo que parece ser una auditoría, un proceso de fiscalización, que derivó solo en suposiciones sin fundamento”.

Barajas Ábrego enfatizó que es evidente que tanto el secretario general como el contralor interno no se pusieron a leer con detenimiento la Ley de Entrega-Recepción, se fueron por otro lado incurriendo así en una eventual responsabilidad ‘al hacer imputaciones sin ton ni son, por lo que también se advierte que no revisaron el Manual de la Auditoría Superior del Estado’.

“Se equivocaron de camino, una cosa es la entrega-recepción y otra una auditoría, y lo que anunciaron en la conferencia de prensa solo genera confusión en la opinión pública; otro punto preocupante de su proceder es que no se notificó como lo marca la ley a los ex funcionarios municipales para que atendieran las observaciones, al parecer solo fue notificado el ex delegado de Villa de Pozos por el tema de unos sellos”.

La distorsión de lo que debieron hacer con apego a la normatividad, queda reflejada al señalar el número de las tantas observaciones, se enfocaron a revisar pagos pendientes a proveedores, a señalar empresas no localizadas, “y lo más grave es no haber procedido a la notificación respectiva a los ex funcionarios para que respondieran sobre las inconsistencias”.

Para la entrega-recepción se contó con 88 formatos que sirven para conducir el procedimiento que está debidamente reglamentado, “pero se fueron por otro lado, cayeron en el exceso de prejuzgar sobre hechos no comprobados, a quien compete fiscalizar y emitir resoluciones es a la ASE, no a quienes solo debieron ocuparse de cumplir cabalmente con la entrega-recepción”, concluyó.

Minuto a minuto