Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 14 diciembre 2018

VW destinará tres plantas en Alemania a autos eléctricos

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Volkswagen anunció el miércoles que reacondicionará tres plantas en Alemania para producir vehículos eléctricos de emisiones cero, a fin de estar lista para incrementar la fabricación de este tipo de unidades de cara a normativas europeas más estrictas.

La empresa automovilística con oficinas centrales en Wolfsburgo dijo que comenzará la producción de vehículos eléctricos en sus instalaciones en Emden y Hannover en 2022. Una planta en Zwickau fue diseñada previamente para fabricar este tipo de unidades.

El director de personal de Volkswagen, Gunnar Kilian, dijo que la empresa dio a los trabajadores garantías de empleo con vigencia hasta 2028, aunque la compañía precisó que podría reducir puestos “en una forma socialmente responsable” porque los vehículos eléctricos requieren menos pasos de fabricación.

Los analistas afirman que los fabricantes automovilísticos necesitarán agregar vehículos eléctricos a su oferta, en conformidad con las nuevas normativas de la Unión Europea sobre emisiones de gases de efecto invernadero a partir de 2021.

Volkswagen y otras empresas automovilísticas habían apostado fuertemente en los modelos de motor a diésel, que tienen mayor rendimiento que los de gasolina, para ajustarse a los límites de emisiones de dióxido de carbono, que a decir de expertos en gases de efecto invernadero causan calentamiento global. Sin embargo, las ventas de unidades diésel en Europa se han reducido desde que se descubrió que Volkswagen les había instalado un programa informático para que pasaran con trampa las pruebas de emisiones.

Debido a este caso, VW pagó más de 28.000 millones de euros (31.000 millones de dólares) en multas, arreglos extrajudiciales y otras sanciones. En investigaciones posteriores a la tecnología diésel se mostró que los vehículos de otros fabricantes emitían más emisiones de óxido de nitrógeno en condiciones reales de manejo que durante las pruebas. La UE presentó nuevos procedimientos de prueba el 1 de septiembre para medir las emisiones en condiciones reales de conducción.

A medida que disminuyen las ventas de vehículos diésel, los fabricantes han comenzado a virar su producción hacia unidades eléctricas para ajustarse a los nuevos límites de CO2, aun cuando la demanda ha sido lenta por los costos más altos y la falta de lugares convenientes para cargar electricidad. Las unidades eléctricas representaron el año pasado el 0,6% de las ventas de vehículos en la UE.

El consejo de administración decidirá el viernes en una reunión los detalles de la distribución de las plantas.

Minuto a minuto