Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 13 diciembre 2018

CRÓNICA: Historias de fugas y asesinatos en 4 horas

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Un gran cartón negro y 11 fotografías fueron suficientes para que Jesús Zambada García creara el esquema de cómo era el “Cártel de Sinaloa” en 1992, y colocar arriba de todo a los cinco grandes nombres de “La Federación”: Ismael “El Mayo” Zambada; Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”; Juan José Esparragoza, “El Azul”; Ignacio Nacho Coronel, y Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

El organigrama presidió el tercer día de juicio contra Guzmán Loera, segundo consecutivo en el que “El Rey” testificaba contra quien fuera su “compa” y líder de cártel: alrededor de cuatro horas plagadas de historias de sobornos, fugas, asesinatos, narcotráfico y complots que durante décadas catapultaron a su organización criminal.

El menor de los Zambada también relató la “felicidad” del cártel tras la primera fuga exitosa de “El Chapo” y las ganas de “empezar a trabajar en el negocio” de la importación de cocaína colombiana.

O el bautizo de uno de los hijos de Barbarino, “uno de los pistoleros más temidos y famosos que tuvo ‘El Chapo’, en el que el padre que ofició la ceremonia estaba “un poco nervioso” por la presencia de Guzmán, quien tras su fuga estaba ‘en las noticias todo el tiempo'”.

Zambada García, vestido con uniforme azul de presidiario, confesó tener un acuerdo de cooperación con el gobierno, con el que consiguió llevar a su familia a Estados Unidos “por su seguridad” y que “no vayan a sufrir un atentado”. Afirmó haber preparado con el gobierno de EU su presencia en la corte para testificar contra “El Chapo”.

A media jornada, con Nueva York en plena nevada, “El Rey” tuvo frío y se le proporcionó un abrigo. A escasos metros, flanqueado por sus abogados, “El Chapo”, vestido de traje y corbata azul con camisa blanca, no despegó la mirada de “El Rey”, escrutando cada palabra. Cuando Zambada fue retirado para devolverlo a la cárcel, el intercambio de miradas fue breve, pero eléctrico.

En la segunda fila del público, Emma Coronel —traje negro, blusa blanca, gafas de montura gruesa— siguió la sesión distraída, sin ningún gesto especial ni cuando se citó a Ignacio “Nacho” Coronel, su tío y ex líder del “Cártel de Sinaloa”. Es más, en momentos, como si estuviera aburrida, se dedicó a jugar con su cabello y las manos.

Mientras, desde el estrado, “El Rey” seguía relatando detalles de sus días como miembro del cártel. Por ejemplo, cómo buscó las coordenadas donde debía aterrizar el helicóptero que puso a salvo a “El Chapo” de operaciones militares.

Un “rescate” al que fue con su mujer Patty, que durante la jornada pareció inseparable a su marido en cualquier operación.

En la audiencia explicó el origen de su alias: “Me lo gané cuando nací. Mi padre me puso de nombre Jesús, y dijo que había nacido ‘El Rey’. Y ya siempre me llamaron así”.

Un “problema técnico” en la corte federal hizo suspender su testimonio una hora antes de lo previsto. Como despedida, hasta el próximo lunes, “El Chapo” mandó un pequeño saludo a Emma Coronel, quien, sola en el banco de la familia, esbozó una pequeña sonrisa y un ligero movimiento con la mano.

Minuto a minuto

Toda la sección