Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 12 diciembre 2018

¿Quién es Miguel Ángel Félix y quién fue “Kiki” Camarena, protagonistas de la serie “Narcos”?

Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Miguel Ángel Félix Gallardo, “El Jefe de Jefes”, marcó un antes y un después en la historia del narcotráfico en México. Fue conocido como el “zar de la cocaína” al ser el primero en traficarla a Estados Unidos; inauguró los contactos con los narcos colombianos; diseñó y controló las principales rutas de trasiego de droga en el país. Inclusive los policías que le detuvieron y que lo custodiaron se referían a él como un “caballero”, por su trato.

Nacido en 1946 en Culiacán, Sinaloa, el también apodado como “El Padrino” estuvo en la extinta Policía Judicial Federal cuando era joven, y después se desempeñó como escolta de los hijos del ex gobernador de Sinaloa, Rodolfo Sánchez Celis, quien gobernó la entidad de 1963 a 1968.

Fue heredero del imperio que a sangre y fuego construyera el temido narcotraficante Pedro Avilés. En la década de los 70 y 80 alcanzó la cima como el capo más poderoso de México, cambiando la operación del narcotráfico, ya que antes de que irrumpiera en la escena criminal sólo se transportaba marihuana y amapola al vecino país del norte.

Logró tejer alianzas con el violento líder del cártel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria, y con el rico y afamado criminal hondureño, Ramón Matta Ballesteros. Es tío de Sandra Ávila Beltrán, conocida como la “Reina del Pacífico”, además se le vincula familiarmente con los hermanos Arellano Félix, fundadores del cártel de Tijuana, pero hasta el momento no reconoce parentesco con ellos. Mientras la marihuana la controlaba Rafael Caro Quintero en una de las puntas del Triángulo Dorado (Chihuahua), el otro vértice le correspondía a los herederos de Jaime Herrera Nevares; es decir, a sus siete hermanos y cuatro hermanas; así como a todos sus nietos, hoy encargados de la goma de opio y heroína, en Durango.

El tercer punto del triángulo lo detentaba Miguel Ángel Félix quien en ese entonces ya era socio de Pablo Escobar. El acercamiento entre ambos fue por el narcotraficante hondureño Ramón Matta Ballesteros. La alianza se suscribió en 1984. Eran los tiempos de Ronald Reagan en Estados Unidos y también la efervescencia guerrillera en Centroamérica. Los inicios de la expansión de la cocaína en México. El tiempo pasó, por años el negocio se fue a las nubes, hasta el 8 de abril de 1989 cuando es detenido Félix Gallardo en una de sus residencias en Guadalajara.

Con todo el poder en sus manos por ser “el zar de la cocaína” en México dirigía desde prisión, pero al entrar en funciones el primer penal de máxima seguridad en Almoloya de Juárez, Estado de México, se acabó su reinado.

Tras la caída de Miguel Ángel Félix Gallardo, Rafael Caro Quintero “El Narco de Narcos” y Ernesto Fonseca Carrillo “Don Neto” asumieron el liderazgo del cártel de Guadalajara. Todos bajo la misma escuela de Pedro Avilés Pérez el pionero de la droga en el país.

Ahí también estaba Héctor “El Güero” Palma, uno de los más cercanos a Félix Gallardo, y Joaquín “El Chapo” Guzmán que comenzaba a tomar notoriedad en los años de 1980. Félix Gallardo se sintió traicionado al enterarse que “El Güero” Palma buscaba hacer su propio negocio de las drogas; ese fue el detonante del primer rompimiento que dio origen a dos cárteles entre 1989 y 1990, el de Tijuana de los Arellano Félix y el de Sinaloa encabezado por Héctor Palma, Joaquín Guzmán Loera y al que se sumarían Ismael “El Mayo” Zambada, Juan José Esparragoza “El Azul” e Ignacio “Nacho” Coronel, que dejó el cártel de Juárez de Amado Carrillo Fuentes “El Señor de los Cielos”.

Caro Quintero, Fonseca Carrillo y Félix Gallardo fueron a prisión por el secuestro y homicidio de agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena Salazar y el piloto, Alfredo Zavala Avelar. Entonces el camino quedó libre para el recién conformado cártel de Sinaloa.

¿Quién fue “Kiki” Camarena?

Si bien el personaje interpretado por Diego Luna, el narcotraficante Miguel Ángel Félix, es el que más llama la atención en la cuarta temporada de “Narcos”, en realidad es Enrique “Kikí” Camarena el que lleva el hilo conductor de la historia ambientada en el México de los años 80. El agente de la DEA, Enrique Camarena, abre y cierra la serie de diez capítulos ya disponibles desde el pasado viernes en la plataforma de Netflix.

El personaje es encarnado por el actor estadounidense Michael Peña, quien fuera protagonista en el reciente thriller de ciencia ficción “Extinction”, además de haber participado en más de 40 películas y más de una docena de programas de televisión.

El apodado “Kikí” era un agente encubierto de la DEA que fue asesinado por orden del narcotraficante Rafael Caro Quintero, personaje interpretado en la ficción por el actor mexicano y ganador del Ariel, Tenoch Huerta.

Enrique Camarena fue un agente encubierto de la DEA nacido en Mexicali, Baja California, el 26 de julio de 1947, pero radicado en Calexico, California, por lo que obtuvo la nacionalidad estadounidense. En 1968 se incorporó a las filas castrenses estadounidenses y posteriormente al Departamento de Narcóticos que lo trasladó a una misión en México en 1981, específicamente para infiltrarse en el Cártel de Guadalajara, comandado por Félix Gallardo, y donde logró reportar los pasos de otros famosos integrantes del grupo criminal como Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo, alias “Don Neto”.

Camarena logró documentar muchas operaciones de trasiego de drogas de dicho cártel, lo que derivó en golpes de las autoridades como el ocurrido en el rancho El Búfalo, en Chihuahua, donde se aseguró uno de los más grandes sembradíos de marihuana en la época, lo que sin embargo generó sospechas hacia su persona por parte de los líderes criminales.

El 7 de febrero de 1985, Camarena fue secuestrado en pleno centro de Guadalajara por un comando. Según la DEA, el agente fue brutalmente torturado y asesinado dos días después del plagio, pero su cuerpo fue hallado hasta el 5 de marzo de ese mismo año. Este hecho generó mucha presión del gobierno de Estados Unidos hacia México.

El narcotraficante Rafael Caro Quintero fue acusado del asesinato del agente y del piloto mexicano Alfredo Avelar. Caro Quintero fue detenido el 4 de abril de 1985 en Costa Rica junto con Sara Cristina Cosío Vidaurri Martínez, hija del ex secretario de educación de Jalisco, César Cosío Vidaurri, y sobrina del ex gobernador Guillermo Cosío Vidaurri.

En diciembre de 1989, Caro Quintero fue sentenciado a 40 años de cárcel por el plagio y homicidio del agente antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) Enrique Camarena Salazar y del piloto Alfredo Zavala Avelar.

De esos años, pasó los primeros años en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) del Altiplano, antes conocido como Almoloya, en el Estado de México. En el 2007, fue trasladado a Puente Grande, hasta que en el 2010 un juez federal le concedió un amparo para que fuera trasladado al Reclusorio Preventivo de Guadalajara. Sin embargo, el jueves 8 de agosto de 2013 un tribunal colegiado decretó la libertad de Caro Quintero por supuestas irregularidades en el proceso por el homicidio del agente de la DEA, Enrique Camarena. No obstante, el capo contaba con una orden de reaprehensión.

Minuto a minuto