Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 12 diciembre 2018

Desarticulan red de cárteles mexicanos que operaba en 11 países

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: Archivo

Una red criminal que operó en el centro y en el nororiente de Colombia en asocio con los cárteles mexicanos de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación para el contrabando de drogas de Venezuela a México, Estados Unidos, Brasil, Europa, Centroamérica y el Caribe, fue desmantelada por la policía colombiana tras la incautación de 20 toneladas de cocaína y de ocho aeronaves y la captura de 25 personas, anunciaron hoy fuentes oficiales.

Luego de un año de indagaciones en la “Operación Élite”, la Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia desarticuló el pasado fin de semana una organización criminal transnacional que traficó cocaína con la utilización de aviones que se dirigían a Honduras y Guatemala a entregar las mercancías ilícitas a enlaces de ambos cárteles mexicanos, reportaron hoy las autoridades colombianas.

“Este es un duro golpe contra las organizaciones asociadas a los carteles mexicanos”, dijo el general Fabián Cárdenas, director de Antinarcóticos. “Durante el desarrollo de la operación, incautamos cerca de 20 toneladas de cocaína, inmovilizamos ocho aeronaves y fueron detenidas 25 personas”, todas colombianas, explicó.

En un despliegue de narcotráfico en 11 países, la organización operó en Colombia, Venezuela, Brasil, Honduras, Guatemala, México, Estados Unidos, Curazao, Puerto Rico, Holanda y Alemania, precisó un informe de la Dirección enviado a EL UNIVERSAL.

De acuerdo con los datos oficiales, la estructura criminal fue dirigida por un colombiano identificado como “Olinto”, ex integrante de las ya desaparecidas guerrillas comunistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se alzó en armas en 1964.

Numerosos disidentes de las FARC se negaron a plegarse al acuerdo de paz que el gobierno colombiano y la guerrilla firmaron en noviembre de 2016 para poner fin a más de 52 años de guerra y siguieron involucrados en el narcotráfico internacional, como Grupos Armados Organizados Residuales (GAOR).

“Olinto” y su hermano “coordinaban el traslado de los cargamentos de cocaína desde la región del Catatumbo”, en el nororiental departamento (estado) colombiano de Norte de Santander, limítrofe con Venezuela, “hacia pistas clandestinas del estado de Zulia”, en el occidente de territorio venezolano y fronterizo con Colombia, indicó la información. Ambos fueron capturados, añadió el informe.

Enlaces. La Dirección reveló que “una vez preparadas y listas, las aeronaves despegaban rumbo hacia Honduras y Guatemala, donde el cargamento era recibido por ciudadanos de esos países, quienes servían como enlace con los carteles mexicanos de ‘Sinaloa’ y ‘Nueva Generación’. Posteriormente, se hacían los envíos a Norteamérica y Europa”.

No se dieron detalles del método de contrabando a esos destinos finales después que los cargamentos arribaron a los dos países centroamericanos. Tampoco se aportaron referencias al mecanismo aplicado por los dos cárteles, que están entre los más poderosos y peligrosos de México, para recoger los estupefacientes ni si lo recibieron directamente en suelo mexicano.

Una fuente policial colombiana narró que una de las vías para traficar a Europa fue “contaminar” con droga los contenedores de exportaciones de diversos productos en estaciones de carga específicamente en el puerto de Cartagena de Indias, en el litoral de Colombia sobre el mar Caribe.

Aeronaves procedentes de Brasil y acondicionadas para evitar ser detectadas por las autoridades colombianas cumplieron las misiones de recoger los cargamentos del alcaloide en Zulia, puntualizó la Dirección, al recordar que uno de los aviones se accidentó en mayo pasado en aguas limítrofes entre Venezuela y Brasil y pereció el piloto, de nacionalidad brasileña.

“La organización lavaba el dinero a través de empresas legalmente constituidas y casas de cambio en la ciudad de Cúcuta”, capital de Norte de Santander, aseguró el reporte.

Registros de Migración Colombia confirmaron que uno de los colombianos detenidos, identificado por la Dirección solo con el alias de “Jinier”, reportó 10 viajes al exterior a EU, Alemania, Honduras, Guatemala, España y México y se encargo “de verificar la calidad y pureza de la cocaína con los inversionistas del negocio criminal”, relató.

Los socios mayoritarios colombianos “de la compra de las sustancias químicas” para procesar la cocaína fueron identificados por Antinarcóticos con los apellidos Ramírez y Portillo. Un hombre, también colombiano y conocido como “Vicencio”, se responsabilizó del almacenamiento de las sustancias sólidas y líquidas en grandes bodegas y de coordinar el transporte y el envío a laboratorios en la zona del Catatumbo.

Otro individuo, alias “Freddy” y primo de “Olinto”, asumió las tareas de construir los complejos cocaleros y de entregar las fórmulas químicas para producir cocaína, aseveró el comunicado policial.

Los corredores aéreos y terrestres del sur al norte de América, y los marítimos, ya sea sobre el Caribe o el Océano Pacífico, son utilizados por los cárteles mexicanos del narcotráfico internacional para transportar grandes cantidades de cocaína desde bases, puertos y pistas clandestinas de Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú hacia Centroamérica, México y EU.

Los gobiernos de Colombia y Ecuador alertaron a inicios de 2108 que los cárteles mexicanos acrecentaron su presencia en puntos marítimos y terrestres de las zonas fronterizas entre ambos países, para el tráfico de gran cantidad de cocaína en ruta a Centroamérica, México y EU.

Los cárteles mexicanos fueron clientes compradores de cocaína de las FARC, que tras la suscripción del pacto de paz con el gobierno colombiano en 2016 prometió retirarse de la narcoactividad, y en el segundo semestre de 2017 pasó a ser partido político legal.

Por la desaparición o la debilidad de sus tradicionales vendedores colombianos de cocaína, como la ahora ex guerrilla de las FARC, los cárteles del narcotráfico internacional de México desplegaron un mayor número de mexicanos en suelo colombiano para comprar drogas, porque enfrentaron líos para garantizar el suministro de sustancias ilícitas a EU, según investigaciones independientes.

Minuto a minuto