Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 15 diciembre 2018

Llega Amazon, tiemblan los demás

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

NUEVA YORK (AP) — Cuando una empresa tecnológica grande como Amazon se expande, otras compañías se exponen no solo a perder clientes, sino también empleados.

Algunas de las firmas que son un símbolo de Nueva York o de Washington encontrarán mayor competencia cuando Amazon abra nuevas oficinas en su territorio. En uno de los mercados laborales más saturados en décadas, Amazon planea contratar 50 mil empleados nuevos.

La expansión se produce en momentos en que hay una fuerte demanda de programadores de computadoras, desarrolladores de aplicaciones para aparatos móviles, analistas de datos y expertos en ciberseguridad. Los sueldos siguen subiendo por la necesidad que tienen desde bancos hasta negocios ávidos de profesionales de la tecnología que les permitan expandir su presencia online y automatizar sus operaciones. Algunos creadores de software cambian de trabajo todos los años al surgir mejores oportunidades.

“El de Nueva York es un mercado muy competitivo”, afirmó William Lynch, presidente de la fabricante de aparatos para ejercicios Peloton.

En Estados Unidos se han creado 200 mil empleos nuevos todos los años en el sector tecnológico desde el 2010 y se espera que esa tendencia se mantenga por al menos una década, según un informe de Computing Technology Industry Association (CompTIA), que analiza información del Departamento del Trabajo y de otras fuentes.

En Nueva York, los grandes bancos son algunos de los que más profesionales de la tecnología contratan. J.P. Morgan Chase, por ejemplo tiene 50 mil empleados de ese campo. Goldman Sachs afirma que una cuarta parte de su personal trabaja en ese sector. Los rivales tradicionales de Amazon se afanan por ampliar sus ventas online y por desarrollar tecnologías que les permitan operar con mayor eficiencia.

Los profesionales jóvenes buscan trabajar con empresas tecnológicas, atraídos por la idea de cambiar la forma en que la gente hace de todo, desde comprar casas hasta ejercicios.

“En el pasado, uno tendía a ir al sector de servicios financieros, inversiones y consultorías. Ahora vemos un gran interés en las empresas tecnológicas”, manifestó Dan Wang, profesor de la Facultad de Negocios y Sociología de la Universidad de Columbia.

Amazon empezará a reclutar gente en unos pocos meses para sus nuevas sedes de Long Island City, en Nueva York, y de Arlington, Washington. Espera contratar unas 25.000 personas en cada una de esas sedes en los próximos años.

Estas dos sedes son un nuevo ejemplo de una tendencia en la que las empresas tecnológicas buscan aumentar su presencia en la costa atlántica de Estados Unidos. Instagram abrió una nueva oficina en Nueva York hace poco y planea contratar cientos de ingenieros. Google se propone contratar 12.000 empleados en Nueva York.

Amazon tendrá que hacerle frente a pujantes startups llenas de capital que ofrecen buenas oportunidades a los jóvenes profesionales.

“Google está aquí desde hace tiempo. Llevamos mucho tiempo reclutando gente a pesar de Google”, comentó Lynch, el presidente de Peloton.

Las empresas enfocadas en la tecnología contratan además numeroso personal de apoyo. Hay más de 3,7 millones de personas trabajando en márketing y en asuntos financieros, de acuerdo con CompTIA.

Esto es lo que interesa a gente como Dimple Bansal, estudiante de post-grado de administración de empresas en Columbia que se concentra en las estrategias de las firmas tecnológicas. Ha hecho pasantías en Airbnb y en Google.

“El de la tecnología es un sector que sigue creciendo”, manifestó. “Es lindo llevar una mentalidad empresarial a firmas tecnológicas que afectan tantas vidas”.

A medida que las empresas tecnológicas se diseminan, los jóvenes profesionales tienen más oportunidades de elegir dónde viven, lo que constituye otro incentivo para que firmas como Amazon se instalen en centros urbanos deseables.

Linkedin calculó que el 13% de los trabajadores especializados en software cambian de trabajo todos los años.

Mathew Calkins, de 25 años, especialista en programas de enseñanza a la distancia, trabaja para la consultora Booz Allen Hamilton de Washington y planea mudarse a Nueva York para trabajar con Google en los próximos meses. Dice que Nueva York es un centro tecnológico importante, con más diversidad que los de la costa del Pacífico.

“No quería irme a San Francisco y codearme exclusivamente con otros ingenieros que ganan de 100 mil dólares para arriba”, sostuvo.

Minuto a minuto