Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 19 junio 2018

Más notas

Con una maravillosa función de títeres y el espectáculo infantil “La torre encantada”, Guillermo Azanza estuvo presente en la Casa de Cultura del Barrio de San Sebastián, para llevar magia a los niños con sus títeres.

Después de la función, inauguró “Títeres: el mundo de la fantasía de Guillermo Azanza”.

Parte de las escenografías y muñecos más importantes que ha logrado el potosino en casi 58 años de carrera, son presentadas en esta exposición temporal la cual estará vigente por el resto del mes de junio.

Algunos de los muñecos, los ha obtenido el artista en sus viajes por México y el extranjero.

Entre palacios majestuosos, princesas, reyes y reinas, con escenografías a pequeña escala y algunas pintadas a mano, son parte de los paisajes que se recrean en esta exposición que tiene como intención entretener a los niños; pocas veces el coleccionista Guillermo Azanza presta sus objetos para exhibición.

Colección

Marionetas de lugares tan lejanos como la Isla de Java en Indonesia, o muñecos de Checoslovaquia, y también mexicanos, son parte de la extensa colección de títeres que el Señor Azanza ha logrado adquirir para mejorar el nivel de sus espectáculos.

Además, las escenografías vienen complementadas con utilería a pequeña escala. Desde las monarquías europeas, hasta lo grandes genios del siglo pasado como Charles Chaplin, el ícono de la industria cinematográfica muda de inicios del Siglo XX, es lo que se puede observar en esta exposición temporal.

Guillermo Azanza, siempre ha tenido el objetivo de compartir esa fantasía con su público.

Muchas de las historias que el potosino representa con sus títeres, tienen relación con las historias de los grandes autores de la literatura universal que el titiritero retoma para que sus espectáculos tengan contenido. Sin embargo, también se ha fijado en los personajes de las caricaturas famosas.

Aniversario

En el mes de agosto, Guillermo Azanza estará festejando el aniversario 58 de su trabajo con los títeres, y esta exposición es una buena manera de entender la pasión de un hombre que solo quiere llevar momentos de ilusión a los niños con sus muñecos.

Magia de los títeres

Querido amigo,

Un punto de referencia en la mancha urbana de Barcelona, lo es sin lugar a dudas el Monumento al descubridor de América el navegante genovés Cristóbal Colón, siendo este un conjunto escultórico que se encuentra enclavado en la plaza del Portal de la Paz, en el distrito de Ciutat Vella, en el punto en que se unen las Ramblas y el Paseo de Colón justo frente al puerto viejo de la ciudad Condal.

Con motivo de la realización de la Exposición Universal de Barcelona en 1888, fue que se llevó a cabo esta obra monumental dentro del programa de mejoras del litoral, ya que se pretendía que toda la ciudad incluido su puerto y playas lucieran de la mejor manera posible ante ese evento internacional tan importante.

La inauguración oficial del monumento fue el 1 de junio de 1888, en plana exposición, siendo desde ese momento tomado como uno de los símbolos representativos de la capital de Cataluña y en plana exposición se formaban largas filas para poder acceder al interior ya que en el interior de la columna hay un ascensor que permite subir hasta la semiesfera situada bajo los pies de la estatua, desde donde se puede observar prácticamente toda la ciudad.

El monumento tiene una altura de 57 metros y está dividido en tres cuerpos; su base circular, con cuatro escaleras de 6 metros de ancho, decorada con 8 estatuas de leones y 8 bajo relieves con los escudos de las provincias españolas y los principales actos llevados a cabo por Colón.

A continuación se levanta la columna de hierro de tipo corintio, con una base con varios grupos de carabelas y 2 grifos que sostienen el escudo de Barcelona, así como Famas aladas, el fuste estriado con un relieve central alusivo a la Marina y la inscripción Barcelona a Colón, su capitel lleva representaciones de Europa, África, Asia y América, una corona condal y una semiesfera que representa la parte recién descubierta del mundo y por último la estatua de Colón.

Monumento a Colón

San Antonio.- Los reyes de España inauguraron ayer en San Antonio, Texas una exposición que reúne unas 40 obras de artistas como Goya, Velázquez, El Greco, Murillo, Sorolla o Picasso, en su mayoría procedentes de museos de Madrid como el Del Prado.

La muestra, titulada “España: 500 años de pintura española de los museos de Madrid”, está organizada por el Museo de Arte de San Antonio con motivo del tricentenario de la ciudad texana, fundada por misioneros franciscanos españoles.

Felipe VI y su esposa Letizia recorrieron durante cerca de media hora las diferentes salas en las que se distribuyen los cuadros, de los que 34 proceden de colecciones como la del Prado, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el Reina Sofía y el Thyssen-Bornemisza. El repertorio incluye algunas de las obras más relevantes de los grandes pintores clásicos españoles.

Autores

Destacan “La Anunciación” de El Greco; “Manuel Godoy como príncipe de la paz”, de Goya; “Santa Isabel de Portugal”, de Zurbarán; “La cocinera”, de Velázquez o “Cristo crucificado”, de Alonso Cano.

La directora del Museo de Arte de San Antonio, Katie Luber, transmitió al Prado el interés por contar también con “Las meninas”, la obra maestra de Velázquez, pero se rechazó la oferta, si bien ofreció el traslado de otros lienzos, algunos de los cuales nunca han sido expuestos en Estados Unidos.

La muestra abarca desde el siglo XV hasta la etapa modernista de comienzos del siglo XX, que también ofrece una destacada selección de lienzos.

Grandes maestros

De esta última fase, sobresalen “Lola la hermana del artista”, de Pablo Picasso, “Torerillos de pueblo”, de Ignacio Zuolaga, “La hora del baño”, de Joaquín Sorolla, y “Muralla verde”, de Santiago Rusiñol.

La idea de organizar este evento surgió en 2015 cuando la embajada de España en Washington participó en San Antonio en la celebración por la designación de las misiones franciscanas como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Joyas de la pintura española dan brillo a San Antonio

El fin de semana la cantante Beyoncé y su pareja Jay Z lanzaron un video donde presentan grandes obras maestras del Museo de Louvre. Planos detalle, tomas generales y coreografías se presentan en clip y los músicos aparecen frente a La Gioconda de Leonardo da Vinci.

El museo escribió a través de Twitter que los músicos mostraron su amor al Louvre, “un lugar de inspiración atemporal”. “Una maravillosa colaboración y un gran recuerdo para el Louvre”, añadió.

La Gioconda (mejor conocida como La Mona Lisa); Las bodas de Caná, de Veronese; Juramento de los Horacios, de Jacques-Louis David; la Venus de Milo; la Pietà de Rosso Fiorentino, y otras obras forman parte de las obras maestras que se presentan en el video.

No es la primera vez que el Louvre se transforma en escenario de una grabación comercial, pues tanto sus salas como su espacio exterior han aparecido en cintas como El código da Vinci, de Ron Howard; e incluso La mujer maravilla, de Patty Jenkins.

De acuerdo con el diario El País, las grabaciones solo se permiten durante el cierre de los martes o en horario nocturno, por lo que tomando en cuenta la intensidad de la luz se considera que fue la segunda opción.

Además, según un documento de 2012 el costo por rodar dentro del museo cuesta hasta 15 mil euros, mientras en el exterior el costo por día es de 8 mil euros.

Louvre aprueba video musical con sus obras maestras

Si el nombre de Salvador Dalí conjura imágenes de relojes derretidos y de su famoso bigote, una visita al “Triángulo Daliniano” en España muestra mucho más sobre la vida y obra del renombrado maestro surrealista.

Tres de las casas de Dalí, todas convertidas en museos, se ubican en la Costa Brava, un tramo de unos 160 kilómetros (100 millas) de litoral en el noreste de Cataluña. Los tres vértices que conforman el trayecto están en Púbol, Figueres y Portlligat. Es un viaje en auto maravilloso para experimentar el arte de Dalí y los deslumbrantes escenarios naturales que ayudaron a moldear e inspirar a unos de los artistas más emblemáticos del mundo.

PÚBOL: CASTILLO GALA DALÍ

Dalí compró un castillo medieval en el poblado de Púbol para su esposa Elena Ivanovna Diakonova, más conocida como Gala. La pareja transformó la estructura, construida sobre los restos de un castillo de piedra del siglo XIV, en una casa donde Gala pudiera tanto reinar como relajarse. Su esposo solo podía asistir por invitación escrita.

Muchas obras de arte, incluyendo pinturas que Dalí le obsequió a su esposa, se exhiben junto con artículos personales que van desde cubiertos de plata con sus iniciales, vistos en un cajón semiabierto en la cocina, hasta el auto Datsun naranja tostado de Gala, estacionado afuera en un camino de piedrecitas. También está este excéntrico artefacto: el adorado caballo blanco de Dalí, disecado, parado cerca de los baños del museo.

En el piso de arriba hay una colección de vestidos de alta costura de Gala. En el sótano está el lugar de su descanso final: sus restos yacen en un mausoleo vigilado por una gran jirafa de juguete, sorpresivamente más conmovedora que trivial.

FIGUERES: TEATRO MUSEO DALÍ Y EXPOSICIÓN “DALÍ JOYAS”

Figueres, nombrada así por sus una vez frondosos árboles de higos (figues en catalán), es un animado pueblo a unos 40 kilómetros (25 millas) al norte de Púbol. Uno sabe que llegó cuando ve un enorme domo transparente geodésico o una colección de grandes huevos sobre un edificio. Ese, por supuesto, es el Teatro Museo Dalí, que el artista diseñó sobre los restos quemados del Teatro Municipal.

Si no fuera por el flujo constante de visitantes que te empujan a avanzar por las galerías del museo, uno podría pasar horas y días observando y analizando las alrededor de 1.500 obras de Dalí, entre pinturas, dibujos, esculturas, grabados, instalaciones, hologramas, imágenes estereoscópicas y fotografías.

Algunas piezas te harán sonreír, como el sofá rojo brillante “Labios” inspirado en la actriz Mae West o el “Taxi lluvioso”, que cuando le metes una moneda llueve en su interior, empapando a sus pasajeros maniquíes.

Otras obras son discretamente hermosas, como el retrato al óleo de la hermana de Dalí, Anna María, asomada por una ventana mirando el mar y el acantilado en Cadaqués. Pero algunas pinturas son tan violentas, macabras, intensas y complejas que no sería mala idea colgar una señal que diga “Entre bajo su propio riesgo”. Los dibujos de Dalí muestran su gran maestría. Y fue bueno ver varias pinturas con el reloj, uno de sus temas más famosos.

Tras recorrer todo el museo y quizás rendir respetos en la tumba de Dalí _ exhumada en el 2017 para resolver una demanda de paternidad (desmentida) _ uno ha visto tanto que podría sentirse abrumado. ¡Pero no debe perderse el adyacente museo de joyas de Dalí! Visitar esta galería con forma de cueva que alberga 39 creaciones es como entrar a ver el tesoro de un barco pirata.

Si pudiera elegir una pieza para mi colección personal, me llevaría “Labios de rubí”, en oro de 18 quilates con más de 100 rubíes y 13 perlas blancas como sientes, o “Pendientes telefónicos”, hechos en oro con diamantes, rubíes y esmeraldas. Son joyas sublimes y juguetonas, pero no absurdas.

“Me complace cuando mi joya de los pendientes telefónicos produce una sonrisa”, dijo Dalí. “La sonrisa es algo agradable. Pero los pendientes, al igual que todas mis joyas, son objetos serios. Los pendientes significan la oreja, símbolo de la armonía y unidad. Connotan la velocidad de los medios de comunicación modernos; la esperanza y el peligro de los intercambios de pensamientos repentinos”.

CADAQUÉS: CASA SALVADOR DALÍ – PORTLLIGAT

Al este de Figueres quedan los vecinos pueblos playeros montañosos de Cadaqués y Portlligat. Dalí vacacionaba ahí de niño con su familia y más tarde convirtió una cabaña de pesca en un extenso hogar.

Al entrar a la casa, ahora museo, hay un oso polar disecado. Tras pasar por unos pasillos angostos y serpenteantes que imitan las calles que llevan a la casa, uno emerge en espacios encalados bañados por el sol que están llenos de sorpresas: corredores sin salida y cuartos con cortinas rosadas en los que hay eco si se está parado en el lugar correcto. Gruesas alfombras de sisal, manojos de flores secas, más peluches, conchas y estrellas de mar, muebles antiguos y fotos de Dalí en su apogeo llenan el lugar.

Las ventanas desniveladas crean el marco perfecto para los paisajes a los que Dalí a menudo hizo referencia en sus obras. Estantes llenos de materiales para pintar pueden verse al bajar una escalera adyacente al estudio. Afuera hay una terraza amurallada, una piscina, un jardín floreciente, un olivar y esculturas e instalaciones.

Este tercer punto del Triángulo Daliniano está repleto de arte, adentro y afuera.

Más que relojes derretidos: Triángulo Daliniano en España (FOTOS)

El antiguo velo que atestigua el cruel martirio de una de las santas más queridas de la antigüedad cristiana, es uno de los numerosos raros tesoros que dejaron por primera vez en la historia el Vaticano para ser llevados a México.

La preciosa reliquia de Santa Cecilia es parte de una selección de piezas pocas veces vistas en público y que están incluidas en la muestra “Las grandes colecciones vaticanas. De Pedro a Francisco, dos mil años de arte e historia”, que se abrirá esta semana en la capital mexicana.

La exposición, montada en las galerías del Museo del Colegio de San Ildefonso, abrirá sus puertas el próximo 21 de junio y permanecerá abierta al público hasta el próximo 28 de octubre.

Ese velo, que data originalmente del siglo IX, representa la historia de fe y el resurgimiento del papado a las puertas del año 1600, cuando el Papa buscaba recuperar décadas de autoridad socavada y poder menguado.

Fue el 20 de octubre de 1599 cuando el poderoso cardenal Paolo Emilio Sfondrati, sobrino de Gregorio XIV, hizo exhumar el cuerpo de Cecilia que, según la tradición, se encontraba bajo el altar mayor de una basílica dedicada a su memoria en el corazón del barrio romano de Trastevere.

Tanta importancia daba el purpurado a la operación que, según relatan las crónicas de la época, él mismo se puso a excavar la tierra junto con los obreros hasta que salió a la luz el cuerpo de la joven mártir.

“El descubrimiento tuvo un eco fuertísimo entre la población, parece que de boca a boca fue tal que poco tiempo después la basílica y toda la zona de Trastevere se llenó de gente emocionada por la noticia”, contó Alessandra Rodolfo, curadora de la muestra mexicana, en entrevista con Notimex.

De noble y pagana familia romana, santa Cecilia vivió entre los siglos II y III. Cuando su marido Valeriano y su hermano Tiburcio se convirtieron al cristianismo, fueron denunciados y decapitados. Ella fue condenada a la muerte.

“Fue martirizada dos veces: primero se le intentó sofocar con los vapores del baño, pero como no murió fue decapitada, pero como la decapitación no terminó bien se necesitaron tres días para que muriese”, dijo Rodolfo.

“El velo fue encontrado en torno al rostro de la santa, como dice la tradición, y el cardenal lo quiso revestir con un refinadísimo bordado que tiene hilos de oro, una serie de piedras y perlas. El velo fue después colocado dentro de un especial relicario y nunca salió de los Museos Vaticanos”, apuntó.

Esta reliquia se suma a una selección amplia de piezas de diverso origen, tipo e importancia, que busca llevar a los mexicanos un ejemplo significativo de dos mil años de historia eclesiástica.

“En el conjunto hemos querido recrear un poco la historia de la Iglesia, iniciando en la figura de Pedro hasta llegar hasta nuestros días, con el Papa Francisco. Para mostrar la continuación del ministerio papal, desde los orígenes hasta hoy”, añadió Rodolfo.

Precisó que la exposición tiene muchas obras que salen por primera vez de los Museos Vaticanos, como algunos cuadros en forma de cartones que sirvieron de muestra para los mosaicos que actualmente decoran imponentes capillas dentro de la Basílica de San Pedro.

Entre estos destaca un gran cuadro de san Felipe que bautiza el eunuco etíope. A este se suman varias obras del Tiziano, un retrato de Clemente IX Rospigliosi realizado por Carlo Maratta en 1669 o una Virgen con el niño de Giovanni Battista Salvi, conocido como Sassoferrato, de 1650.

Así, los visitantes podrán admirar -por ejemplo- el combate entre cristianos y fieras en el Coliseo Romano gracias a una pintura de Frans Floris (1563), una Virgen que amamanta de Lorenzo di Credi (1495) y el milagro de Santo Toribio de Mogrovejo de Sebastiano Conca (1735).

“Para preparar la muestra pensamos que México es un pueblo religioso y apreciará las mismas reliquias, la representación de la sangre de los mártires, todo aquellos testimonios antiguas de la religión cristiana”, sostuvo Alessandra Rodolfo.

“Pensamos en llevar también obras que el gran público mexicano no conoce tanto o no conoce para nada, para hacer ver cómo es el arte italiano. Se trata de un gran empeño grupal del museo para preparar una expedición más allá del océano”, puntualizó.

Exhibirán en México velo de Santa Cecilia y los raros tesoros vaticanos

La compañía de Europa del este Budapest Dance Theater, cerró su gira 2018 por México con una gran función de danza contemporánea en el Centro Cultural Universitario Bicentenario. Con un repertorio integrado por las coreografías “Cien años de Soledad” (fragmento), “Bolero” y “Doze”.

Mención especial merecen las dos últimas coreografías de la función, “Bolero” inspirada en la música de Maurice Ravel y coreografía de Raza Hammadi, es una obra intensa y pasional, donde los bailarines visten con los colores negro y rojo resaltando la dualidad del hombre, o también se puede descifrar como una obra que resalta los contrastes entre hombre y mujer.

“Doze”, del coreógrafo checo Jiri Pokorny, fue un gran cierre para la función. Una obra que tiene mucha influencia del Teatro Físico, pero que también reúne elementos de la danza contemporánea. Budapest Dance Theater, es una compañía que esta acorde a las tendencias europeas, y sus bailarines no sólo usan los recursos de la técnica Graham.

Los bailarines de Budapest Dance Theater, saben asimilar el ritmo de la música y el movimiento del cuerpo, sus bailarines tienen la suficiente preparación para saber hasta dónde arriesgar con su movimiento. Su presencia se debe al bailarín y coreógrafo potosino Fernando Domínguez.

Además, la dirección de la compañía brindó la oportunidad de hacer audiciones a jóvenes mexicanos para un programa de intercambio por diez meses en la capital de Hungría. Los resultados se darán a conocer los próximos días, y el plan de estudios es integrado por una residencia de septiembre a junio del 2019.

En la capital, la audición se realizó el pasado sábado por la mañana en el área de danza del Centro de las Artes de San Luis Potosí Centenario, con la participación de más de doscientos bailarines de diversos estados de la República Mexicana.

Fernando Domínguez Rincón, mediante su compañía “FDR dance”, ha tenido como objetivo que no sólo se presenten estas compañías en México, sino que también los bailarines se puedan formar en con los métodos de enseñanza de éstas compañías internacionales.

Ovacionan a Budapest Dance Theatre

Los anhelos del escocés Edward James, mecenas del movimiento surrealista, son algunos de los rasgos de la novela “Seclusia”, del escritor mexicano Bernabé Alatorre, que volverá a presentar en la capital potosina este martes 19 de junio.

Las sedes son ahora el Museo Leonora Carrington y Museo Francisco Cossío.

Mañana, a las 12:00 horas en la Sala Francisco de la Maza del Museo Francisco Cossío, posteriormente se presentará a las 18:00 horas, en el Museo Leonora Carrington del Centro de las Artes de San Luis Potosí, evocando esa relación de amistad entre ambos personajes.

El protagonista de la historia, es sólo mencionado con el simple nombre de “James”.

En entrevista con Pulso Diario de San Luis, el autor destaca que la palabra “Seclusia” proviene de un diccionario británico y significa “un lugar apartado de la sociedad”. Ese lugar apartado, bien puede referirse al Jardín Escultórico de Xilitla.

LUGAR “IMAGINARIO”

En la vida de Edward James, cuando era un niño, él llamó así a ese lugar “imaginario” en su mente con la palabra que da título a la novela. La idea de la obra, surgió de una visita que el escritor Bernabé Alatorre realizó hace algunos años al Jardín Escultórico, ubicado en la huasteca potosina.

“Seclusia” es una novela que se nutre la ficción, pero también, de los ecos de la corriente surrealista a la que eran aficionados Edward James y su amiga Leonora Carrington.

Incluso la artista plástica generó un mural en la Casa de Plutarco Gastélum –dentro del jardín escultórico- en el año de 1964.

Las relaciones más importantes que entablo en nuestro país Edward James, son otro de los grandes elementos de la obra literaria. Como la que sostuvo con el sonorense Plutarco Gastélum, quien es el culpable de que Edward James se adentre en el paraíso natural de Xilitla.

“Seclusia”, de Bernabé Alatorre

Ciudad de México.- El primer estudio individual e integral del Chilam Balam Tekax, un texto anónimo que data de 1833 redactado en lengua maya yucateca con caracteres latinos, fue publicado por la investigadora adscrita a la Dirección de Etnohistoria del INAH, María de Guadalupe Suárez Castro.

De acuerdo con la historiografía, los denominados como Chilam Balam son textos de tipo profético escritos en distintas comunidades de Yucatán desde la época prehispánica hasta el siglo XIX, resguardados en la colección de códices de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia.

Aunque siempre se había trabajado a la par del Chilam Balam Nah o Na, escrito posteriormente, la investigadora recuperó la historia y de este documento. Mismo que contiene un santoral, un calendario solar y lunar, predicciones astrológicas conforme a los signos del zodiaco y los planetas, así como remedios herbolarios.

Su redacción estuvo a cargo de escribanos mayas que tenían acceso a textos de procedencia europea que se localizan en las iglesias, en las bibliotecas de los conventos franciscanos e incluso en el Hospital de San Juan de Dios, en Mérida.

“Los autores eran individuos que formaban parte del sistema de cargos religiosos de la comunidad, y probablemente se desempeñaron como maestros de doctrina, sacristanes, cantores o notarios”, expuso Suárez Castro.

Analizan texto maya Chilam Balam Tekax

Ciudad de México.- Darío Villalba fue, sin ningún género de dudas, uno de los artistas más intensos y radicales del arte español contemporáneo.

Desde muy joven sometió a revisión el legado de las vanguardias y planteó un uso singular de la fotografía como pintura. Consiguió en 1973 el premio internacional de Pintura en la Bienal de Sao Paulo y a finales de esa misma década el premio internacional de la Bienal de Arte Gráfico de Lublijana, detalló ABC

En 1983, con todo merecimiento, fue distinguido con el Premio Nacional de Artes Plásticas y en el 2003 la Medalla al Mérito en las Bellas Artes.

Realizó imponentes exposiciones en instituciones como el Instituto Valenciano de Arte Moderno y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Trabajó con galerías como la mítica Vijande o, más recientemente, con Luis Adelantado y Angus Freijo.

Desde los imponentes “encapsulados” hasta su “autobiografía de la imagen”, desde las apropiaciones de pinturas como “La caída de los condenados” de Rubens o algunos detalles de El Greco, de las visiones de cuerpos adolescentes a puntualizaciones de gestos anodinos que, gracias a su mirada, se convertían en algo enigmático, Darío Villalba no cejó en su empeño de mostrar la turbulencia de la pasión.

Falleció Darío Villalba

Lo más visto

Minuto a minuto