Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 17 agosto 2018

Más notas

El Café Literario Musical del Departamento de Difusión Cultural de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, festeja tres años de este proyecto enfocado a divulgar la obra de los escritores y formar lectores, este jueves 30 de agosto se realizará la sesión número 35 en el Centro Cultural Caja Real en punto de las 18:00 horas.

La invitada a esta sesión de aniversario es Ana Luz Sabines, hija del poeta chiapaneco Jaime Sabines. Margarita Díaz de León y Lucia Delgado, quienes han estado al frente de la organización del evento desde su origen; afirman que han asistido a este proyecto un aproximado de diez mil personas.

De la primera edición del Café Literario cuando asistieron 90 personas, a las últimas ediciones, la organización ha contabilizado un promedio de 300 o hasta 350 personas, como lo ocurrió cuando participó el nieto de Juan Rulfo, o el nieto de Juan José Arreola. La Caja real ha sido la sede de la mayoría de los eventos.

“El propósito de inicio era la literatura, porque los eventos literarios son bien difíciles para formar público, puesto que se necesita mucha atención. (…) En el inicio la lectura, pero se complementaba con un pequeñísimo programa musical que cerraba ese evento, y luego brota esa idea de seguir integrando más música”, dijo en entrevista Margarita Díaz de León.

Para Lucía Delgado, en la primera emisión esperaban un total de 60 personas asistentes, pero la sorpresa fue la llegada de 90. El primer Café Literario Musical estuvo dedicado a leer la obra de Federico García Lorca. No obstante, se ha ido cambiando el formato para que el proyecto tenga evolución.

En Café Literario surgió un mes de agosto del 2015, por eso fue seleccionado este mes para realizar el aniversario. En el transcurso se han sumado grupos corales, músicos, escritores, actores, promotores culturales y de lectura para leer en voz alta los poemas, cuentos, o fragmentos de novelas de los escritores homenajeados.

Juan Pablo Rulfo, fue invitado el año pasado con motivo del Centenario del Natalicio de su abuelo Juan Rulfo. José María Arreola estuvo hace algunos meses con pretexto del Centenario del Natalicio de su abuelo José María Arreola. También ha sido invitado el actor potosino Manuel Conde, con una sesión de lectura dedicada al vino.

Un día antes, se proyectará la película “Sin Dios y sin Diablo”, donde se aborda la importancia de la vida y obra del poeta Jaime Sabines para la poesía mexicana, la cita es el 29 de agosto en el Auditorio Rafael Nieto de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí a las 19:00 horas; también con acceso gratuito.

Para Lucia Delgado, el Café Literario ha tenido extensión a municipios como Rio Verde y Ciudad Valles, y también se han realizado sesiones en otras facultades de la universidad como la del Hábitat o la de Medicina, actualmente los asistentes a las lecturas son muy variados; desde jóvenes universitarios hasta adultos.

En honor a Sabines

Zoila Padrón Cantú

 

 

RECUERDO

A punto de arrancar

lluvia de lágrimas

navegantes gotas

surcan el rostro

al recuerdo

de un barco en altamar.

Cuento tus pasos

de araña tejedora

a veces el reflejo

provoca mirar a hurtadillas.

Un par de agujas

se ejercitan

cortando cartucho

entre las horas.

Hoy he visto

pasar la moria

muy de cerca

de pie en una esquina

como guardia

a la espera de un incauto.

Los romanos le advierten

movimiento de sus tropas,

detractores de un vistazo

han dictado su sentencia.

Confesiones

La escritora mexicana Valeria Luiselli ganó el American Book Award por su novela “Los niños perdidos”, anunció la Before Columbus Foundation a través de un comunicado.

La fundación indicó que la mexicana era la ganadora por “Tell Me How it Ends: An Essay in Forty Questions”, que edita Coffee House. En redes sociales la editorial Sexto Piso, sello que edita en español la obra de Luiselli con prólogo de Jon Lee Anderson, felicitó a la autora por el reconocimiento.

En “Los niños perdidos” la autora narra su experiencia como traductora en la Corte migratoria de Nueva York para la defensa de los niños inmigrantes, y además relata el proceso legal del que depende el futuro de los miles de menores centroamericanos que llegan a Estados Unidos.

El libro lleva ese nombre debido a las 40 preguntas que deben contestar los niños en un cuestionario que para que el tribunal determine si son susceptibles de pedir asilo.

Valeria Luiselli nació el 16 de agosto de 1983 en la Ciudad de México. Es Licenciada en Filosofía por la UNAM y desde 2008 vive en Nueva York.

Entre sus libros destacan “Los ingrávidos” (2011) y “La historia de mis dientes” (2013). Ha sido finalista en los premios del Círculo Nacional de Críticos de Libros en EU en dos ocasiones, 2016 y 2018.

Valeria Luiselli gana el American Book Award por “Los niños perdidos”

El investigador de la Universidad de Oxford, Bijan Rouhani denunció a través de su cuenta de Twitter como es que se utiliza la histórica ciudad iraní de Esfahak para jugar gotcha.

El especialista en arqueología en peligro en Medio Oriente y África del Norte, publicó un video que demuestra la actividad recreativa que se realiza en la zona: “Todos los días descubrimos un nuevo tipo de amenaza para el patrimonio cultural. Damas y caballeros, ¡gotcha en los restos de la histórica ciudad de Esfahak, al oriente de Irán!”, publicó.

Acompañó su mensaje con las imágenes en donde puede verse a un grupo de hombres recorriendo las añejas construcciones y utilizando las pistolas que disparan proyectiles de pintura, propias del gotcha o paintball.

El clip dura alrededor de 50 segundos y en él se aprecia cómo varios sujetos se cubren con las ruinas para evitar los disparos de sus contrincantes.video)

Denuncian práctica de gotcha en restos arqueológicos de Irán (VIDEO)

Además de la anunciada cinta “Roma” de Alfonso Cuarón, el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) anunció hoy los títulos de otras cinco producciones o coproducciones mexicanas, como el estreno mundial de la película “Las niñas bien”, de Alejandra Márquez Abella.

El aclamado director de “Gravity” regresa a las pantallas de Toronto con “Roma”, una historia “semiautobiográfica” ubicada en una familia de clase media en el México de la década de 1970.

El estreno mundial de “Las niñas bien”, de la directora potosina Alejandra Márquez, que trata sobre el impacto económico de la crisis de 1982 en México y cómo las niñas “bien” de Las Lomas tratan de mantener su estilo de vida, se hará bajo el programa Plataforma.

En la cinta actúan Ilse Salas, Cassandra Ciangherotti, Paulina Gaitán, Johanna Murillo y Flavio Medina.

También se estrenará para Norteamérica la cinta “Museo”, de Alonso Ruizpalacios, protagonizada por Gael García Bernal dentro del Programa Cine Contemporáneo Mundial, que trata sobre dos pasantes de veterinaria que deciden hacer el robo cultural de su vida en el Museo de Antropología.

El filme, inspirado en hechos reales, es el segundo de Ruizpalacios después del galardonado “Güeros”. El reparto lo completan Leonardo Ortizgris, Alfredo Castro, Simon Russell Beale y Lisa Owen.

Dentro del programa Wavelengths se hará el estreno para Norteamérica de “Fausto”, de la canadiense Andrea Bussmann, quien coproduce junto con el director mexicano Nicolás Pereda esta cinta, de leyendas y colonización, ubicada en la costa de Oaxaca.

México también aparece en las coproducciones “Belmonte”, de Federico Veiroj, que tendrá aquí su estreno mundial. “Pájaros de verano”, de Cristina Gallego y Ciro Guerra, es una coproducción Colombia/Dinamarca/México/Francia.

La edición 43 del TIFF se llevará a cabo en diferentes cines de Toronto del 6 al 16 de septiembre próximo, y abrirá con el estreno mundial de “Outlaw King”, de David Mackenzie, sobre el héroe escocés del siglo XIV, Robert the Bruce, protagonizado por Chris Pine.

Los 11 días de festival y alfombra roja terminarán con la proyección de “Jeremiah Terminator LeRoy”, del director Justin Kelly, una adaptación de las memorias de “Girl Boy Girl: Cómo me convertí en JT LeRoy”, de Savannah Knoop.

Festival de Cine de Toronto estrenará más cintas mexicanas

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).- Varias universidades anunciaron hoy que conmemorarán los 50 años del movimiento estudiantil de 1968 en México mediante una colección digital pública con documentos de los movimientos sociales, políticos y culturales más representativos acontecidos en el país desde entonces.

Los rectores de las distintos centros académicos anunciaron en conferencia de prensa que el archivo “M68: Ciudadanías en movimiento” estará disponible a partir de octubre e incluirá documentos, imágenes y grabaciones con el fin de revivir el espíritu de cambio social que se respiraba aquellos días.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) encabezó esta propuesta a la que se unieron el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh), la Universidad Iberoamericana (Ibero) y el Colegio de México (Colmex), conformando así el Comité Interuniversitario, órgano inaugurado hoy y que honrará al citado movimiento estudiantil.

Según expresó en conferencia de prensa el escritor y coordinador de difusión cultural de la UNAM, Jorge Volpi, este acerbo digital busca “mantener viva la memoria del movimiento y propiciar las distintas interpretaciones que tuvo”, así como generar una réplica en las generaciones posteriores, las cuales ahora toman el testigo.

En aquel distante 1968, los estudiantes y distintos sectores de la sociedad civil alzaron la voz de manera pacífica contra la supremacía militar en busca de “un anhelo de democracia que buscaba ensanchar la ciudadanía”.

Para el escritor, ese anhelo se ha mantenido vivo hasta día de hoy “ya que todos los movimientos sociales posteriores que han ocurrido a lo largo de estos 50 años encuentran su hito simbólico precisamente en esos momentos de 1968”.

“El espíritu plural, democratizador y crítico de ese momento sigue siendo igualmente importante ahora. Ese espíritu crítico frente al poder, frente a cualquier poder”, aseveró.

Lamentablemente, aquella efervescencia universitaria acabó manchada de sangre el 2 de octubre de ese año, luego de que el Ejército Mexicano impusiera la violencia en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, en la capital del país.

Aquel acontecimiento sacudió a la sociedad mexicana, pues dejó estudiantes muertos y heridos, los cuales se manifestaban pacíficamente en busca de la participación social en las cuestiones públicas, un Estado menos autoritario y la caída del entonces hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En referencia a esto, el director del IPN, Mario Alberto Rodríguez, agregó que “el movimiento estudiantil del 68 impulsó también una forma diferente de organización y manifestación social en la que, a través de las voces de distintos sectores, se destacó la importancia de lo valores sociales”.

También fue anunciado hoy que durante septiembre se celebrará el “Coloquio Internacional M68: Ciudadanías en movimiento”.

El encuentro será un diálogo abierto al que acudirán más de 100 conferenciantes y se celebrará en más de 50 sedes distintas.

Los ejes temáticos serán, además del movimiento estudiantil, el feminismo y las luchas por la igualdad y la diversidad, democracia y derechos humanos, el arte como acto de resistencia, la educación superior a 50 años del movimiento, y, finalmente, la ecología y el medioambiente.

Al término de la conferencia de prensa, la Ibero entregó a la UNAM la obra “Patria desgarrada”, una intervención textil realizada por sus estudiantes a lo largo de diez meses y que sirve para conmemorar de una forma más la lucha por los derechos sociales y humanos, cuya mecha empezó a arder hace 50 años.

Archivo digital conmemorará 50 años de movimiento estudiantil del 68

Las tareas de excavación, registro fotográfico digital y limpieza de los más de 11 mil materiales orgánicos y 800 artefactos encontrados en la ofrenda 174 en el Templo Mayor concluyeron poco después de un año de su hallazgo, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En abril de 2017, los especialistas del Proyecto Templo Mayor del INAH hallaron la caja de sillares de tezontle, de 74X72 centímetros, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La riqueza de los objetos depositados por los sacerdotes mexicas es consistente con el lugar donde se localizó: el Cuauhxicalco, estructura donde eran sepultados los restos cremados de los gobernantes tenochcas, destacó el INAH mediante un comunicado.

La ofrenda fue detectada tras percatarse de la ausencia de algunas lajas en el piso de este templo; lo cual era indicio de la existencia de un depósito de carácter ritual, señaló Antonio Marín Calvo, uno de los arqueólogos responsables de este frente de exploración.

La Ofrenda 174 se salvó providencialmente cuando se instaló encima de ella un tubo que conectaba con el colector de aguas negras construido a inicios del siglo XX, durante el gobierno de Porfirio Díaz.

Lo primero en detectarse del contexto prehispánico fueron fragmentos de copal y de coral, capa bajo la cual se encontraba el esqueleto completo de un lobo mexicano acompañado de cuchillos de pedernal y un espadarte de pez sierra.

Más abajo estaban colocadas 23 insignias de lámina de oro que aluden a la guerra librada entre el Dios Huitzilopochtli y su hermana la Diosa Coyolxauhqui, el Sol y la Luna: manos, representaciones de corazones, un par de orejeras (símbolo de la deidad lunar), una mandíbula humana, entre otras.

La siguiente capa estaba conformada por conchas y caracoles que en su mayoría provienen del Caribe y que fueron trasladados vivos a la gran Tenochtitlan y debajo había una figurilla antropomorfa de copal, posible representación del Dios de la lluvia, Tláloc; además de orejeras de madera con pigmentos azul y negro, cuatro cetros serpentiformes de madera y la misma cantidad de cuchillos de pedernal.

Mientras que, en el fondo de la caja de piedra, yacía el espadarte de un pez sierra de un metro de longitud, equivalente a una cuarta parte del largo total animal, que debió medir más de cuatro metros.

El INAH dio a conocer que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó el registro oficial a la colección científica de fauna silvestre del Proyecto Templo Mayor, adscrito al museo.

Explicó que el registro permitirá obtener esqueletos de animales muertos recientemente, que pertenecen a especies amenazadas de extinción, y facilitará identificar los restos arqueológicos de muy diversas especies que se recuperan cotidianamente de las antiguas ofrendas mexicas.

 

Concluye excavación de la ofrenda 174 del Templo Mayor

La obra de Frida Kahlo (1907-1954) y Diego Rivera (1888-1957), la pareja más importante en el terreno del arte en México, llegará a Moscú, Rusia, en diciembre próximo, reveló Adriana Jaramillo, directora de comunicación del Museo Dolores Olmedo (MDO).

En entrevista, la también promotora cultural comentó que la colección completa de la artista plástica, 26 obras, así como 40 cuadros del muralista guanajuatense, se exhibirán en el Nuevo Salón de Exposiciones “Manege”, de dicha ciudad.

De acuerdo con Jaramillo, la colección de Frida, que en estos momentos se presenta en la Galería Nacional de Budapest, en Hungría, será llevada posteriormente a Moscú, donde se conjuntará con las obras de Rivera en una instalación que se extenderá hasta abril de 2019.“En Rusia hablaremos de la pareja en sí; es la ideología que ambos tuvieron, sus posiciones políticas, ideológicas, la obra tan social que presenta Diego, sus viajes realizados a Rusia. Como se sabe, dentro de nuestra colección tenemos una serie de niños rusos, pues él estuvo allá para recibir un tratamiento médico.

“Frida, por su parte, siempre quiso ir a la tierra de José Stalin y de León Trotski, y obviamente ahí viene un poco la parte del chisme, por decirlo de alguna manera; mientras que Rivera, en mucha de su obra se observa este apoyo social e ideológico tanto a la gente obrera como rural rusa”, comentó Jaramillo.

La vocera del recinto que resguarda la mayor colección de quien fuera considerada una de las mejores autorretratistas mexicanas, dijo que Diego y Frida son, sin lugar a dudas, “la pareja mexicana que más viaja y una de las más conocidas.

“De tal suerte que lo que procuramos como Museo Dolores Olmedo es fomentar que se presenten ambos artistas dialogando y que se vea que cada uno dentro de su arte, se mostraba de una manera diferente”, indicó.

En el caso de Frida, la recordó como la única pintora a quien se le habla de tú, “pues se le reconoce su nombre más allá de su apellido, no es Rivera, Picasso, Orozco, la Carrington, es Frida y la gente se relaciona con ella de una manera personal que su obra apela tanto a quienes padecen de alguna discapacidad o que han sufrido de una vida amorosa, hay una conexión personal y emotiva”.

Bajo el título “Frida Kahlo. Obras maestras del Museo Dolores Olmedo”, la exhibición de la pintora en Hungría se presenta en el marco del 111 aniversario del natalicio de la artista plástica mexicana.

 

Obra plástica de Diego Rivera y Frida Kahlo se exhibirá en Moscú

Puebla.-En la tierra de los indígenas mixtecos, una familia de artesanos mexicanos que amasan el barro como la vida misma, ha trascendido el tiempo y traspasado con su arte las fronteras.

La creación artesanal del “Árbol de la Vida”, su máxima escultura de barro esculpida y pintada a mano con una tradición ancestral, fue el inicio para que la familia Castillo Orta evolucionara en cráneos de fuego, catrinas, ángeles, demonios y una legión de personajes mundanos, de ultratumba y mitológicos apreciados en el extranjero.

Con la tierra misma mixteca del central estado mexicano de Puebla, las obras de barro policromado de Alfonso (el patriarca fallecido), Martha y sus hijos Verónica, Poncho, Paty, Marco y Martha Angélica llegaron al Museo de Louvre en París y han sido exhibidas en exposiciones de Alemania, Japón, España, Dinamarca, Brasil, Estados Unidos y, por supuesto, México.

“Cada pieza lleva una parte de nosotros, llevan una parte de la historia, una parte de nuestro corazón”, afirma Soledad Martha Hernández de Castillo, el motor de esta familia que lleva en la sangre y el alma el barro de una nación.

Reconocimientos

Suman más de 200 reconocimientos en su taller del municipio de Izúcar de Matamoros, una región de calores infernales hasta donde llegó el Premio Unesco de las Artesanías La Habana Cuba (1995), el Premio Nacional de Ciencias y Artes de México (1996) y el Nea National Endowment For The Arts (2013), entre muchos más.

Las seis generaciones, en mesas ubicadas en el patio de la casa, aprendieron de manera autodidacta a amasar el barro cargado del pasado prehispánico, formar figurillas con una perfección única y dar vida con colores brillantes para ser colocados en árboles con hojas con esqueleto de barro cocido a fuego de milenios.

“Árbol de la vida”

Su máxima obra, el “Árbol de la Vida”, en cuyos orígenes se representaban ciertos pasajes bíblicos, como la historia de Adán y Eva para evangelizar a los pueblos autóctonos, hoy son tan complejos como las tradiciones y la vida misma.

“Es una cultura de hace muchos años. El colorido, las grecas, todo me parece una cosa increíble. La tradición de mi esposo viene de más de 200 años de parte de su familia”, afirma Soledad Martha, la matriarca.

La mujer alentó a sus hijos y ahora a sus nueras, yernos y nietos a mantener el taller familiar, pero siempre en constante evolución para transformar esos árboles en ofrendas indígenas y religiosas, festividades nacionales como el Día de Muertos y hasta pasajes históricos, además de jarrones multicolores.

Y en Izúcar de Matamoros se adjudican la creación de los “árboles bíblicos” que se extendieron a diversas regiones del país, mientras que en Metepec, en el Estado de México, se disputan los orígenes prehispánicos de las piezas.

“Hay una fusión de cuestiones españolas pero también prehispánicas. Nuestros antepasados los Olmecas, Toltecas, Mixtecos hicimos una fusión”, afirma Marco Antonio Castillo Hernández, heredero de la tradición.

Cada pieza que forman en los hornos, tiene una historia, un pasado y un presente, como el Guerrero Águila, un personaje de alta importancia para los aztecas que con la llegada de los españoles se transformó en Arcángel y la gente lo aceptó como parte de la religión católica.

“En nuestras obras esta la Vida y Muerte, hay gente, hay niños, la vida con la naturaleza y el amor al trabajo que se hace con el corazón”, relata Marco Antonio.

Legado

El trabajo minucioso y paciente que enseñó Don Alfonso Castillo Orta ahora lo realizan hasta los niños y jóvenes del clan, entre ellos Alfonso Castillo Medina, un muchacho de 22 años quien estudió artes plásticas y ahora no para de crear.

“De niño siempre vi como hacían las piezas y siempre me dio interés por el trabajo familiar pero en especial el barro policromado”, cuenta el muchacho que ya tiene obras en colecciones privadas y en breve se van 22 a un museo en San Francisco, Estados Unidos.

El arte prehispánico y las máscaras olmecas son sus máximas expresiones, porque cuando las realiza sólo el cuerpo le dicta “lo tengo que hacer”.

La sangre artesanal viene desde hace 200 años, pero hace 52 los Castillo Orta decidieron abrir en forma su taller, un espacio donde la imaginación vuela y los colores se amalgaman en uno solo.

Ahora, esta región florece como los árboles de la vida, suman once talleres de barro policromado, cada uno con su propio estilo y su propio corazón, aunque inspirados en el vientre de barro de la familia Castillo.

Artesanos mexicanos transforman el barro en diversas obras

Querido amigo,

Más tardamos en llegar al hotel y establecernos como es debido, que en salir a devorar calles de esta gigantesca ciudad, tan llena de misterios y bellezas, una de las razones más importantes de nuestro viaje al Imperio del Sol Naciente.

Como te había comentado en una de mis misivas anteriores, Japón es un archipiélago compuesto de muchas islas. Pues bien, la capital de este país está ubicada en la porción centro-este de la isla de Honshu, para ser precisos en la región de Kanto, formando parte de una de las 47 prefecturas que constituyen este país. Esta inmensa ciudad es el centro neurálgico del Japón, pues aquí se manejan la política, la educación, la economía, la comunicación y la cultura popular. En esta urbe se concentran mayoritariamente las sedes corporativas, universidades, instituciones financieras, colegios, museos, teatros, establecimientos comerciales y esto no es por el simple hecho de ser la ciudad más poblada ni más grande, sino porque aquí reside su Majestad Imperial Akihito.

En Japón, la división geopolítica es un poco compleja y aun y cuando me la han explicado varias veces, sigo un poco confundido, pero lo he resumir de la siguiente manera: la ciudad capital se compone de 23 barrios especiales, 26 ciudades, 1 distrito y 4 subprefecturas, con una población de 13,784,212 habitantes solo en Tokio, pero que en toda su zona metropolitana alcanza el total de 35,682,460; así es que, como te has de imaginar, aquí es fácil perderse y no como en la película de Sofía Coppola y actuada magistralmente por Bill Murray y Scarlett Johansson.

La fundación de la hoy capital del imperio se remonta al 1457, cuando un vasallo del clan Uesugi, Ota Dokan, construyó el Castillo Edo, por lo cual el área que rodea el castillo se comenzó a llamar Edo, lo que significa estuario. En el año 1590, el castillo fue tomado por el shogunato Tokugawa, quien tenía el control absoluto del Japón, estableciendo así su sede de gobierno y consecuentemente dando inicio al Período Edo, pero en ese tiempo el emperador siguió viviendo con su familia en Kioto que siguió siendo de forma protocolar la capital del imperio.

Perdidos en Tokio

Lo más visto

Minuto a minuto