Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 12 diciembre 2018

De DT y acá

Carlos Pérez García
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Pero, bueno, no es tanto eso. O al menos no me lo imagino de esa forma. Un idiota tan importante, por más que sea el presidente de nuestro poderoso vecino del norte, no tiene cómo destruir a un país como el nuestro. Aparte de las fanfarronadas, hay límites y contrapesos que se lo impiden.

Prefiero pensar que las amenazas de Donald Trump y su gobierno nos harán reaccionar con inteligencia y de manera positiva, para esforzarnos y llegar a ser un país más fuerte,… menos vulnerable. O sea, defendernos mejor.

Gracias a que de inmediato circuló gratis en internet por cortesía de WikiLeaks, leí el fin de semana el bestseller ‘Fire and Fury’ de M. Wolff, sobre DT y su complicada presidencia. El libro contiene puntos excelentes y otros pasajes más adornados e imaginativos (supuestos hechos y conversaciones que el autor no pudo presenciar). En mi opinión el saldo es positivo y, sin que pretenda ser historia, es un trabajo periodístico que resulta muy revelador.

Me queda claro que se trata de un meritorio esfuerzo de gran impacto, acerca de una presidencia controvertida. También confirmo que incluye chismes y diálogos fabricados para hacer más atractiva la lectura. Pero, ojo, lo fundamental ahí está y podrá servir para que, en su momento, la mayoría de los estadounidenses (ciudadanos y Congreso) no duden tanto si piensan que se debe destituir al presidente en un juicio político.

Igual, oigan, encuentro semejanzas que asombran y arrojan luz sobre conductas y fallas similares acá en nuestro país. Como un adelanto a la columna de la próxima semana, veamos ahora un poco de todo ello en este esquema del libro.

1. ‘GANAR PERDIENDO’ RESUMÍA LA aspiración real de DT y su equipo de campaña, ya que estaban convencidos de que no iban a ganar. La idea era valerse de la fama acrecentada tras una derrota “digna” (con quejas de que le habían “robado” la elección), para cristalizar nuevos proyectos en medios electrónicos que lo hicieran todavía más rico y famoso.

2. ENORME FUE LA SORPRESA aquel día poco después de las 8PM, hora de Nueva York, cuando se dieron cuenta de que podían ganar… y ¡no estaban preparados para eso!

3. SUS COLABORADORES CERCANOS NO tardaron en empezar a verlo como un mandatario idiota, mentiroso, desequilibrado e ineficaz, aparte de abrumado y enardecido por las investigaciones del FBI y, más adelante, de un Fiscal Especial. Todo iba de mal en peor.

4. FRENTE A JARED KUSHNER son llamativos los puntos buenos y malos de EPN y Luis Videgaray en los primeros intentos de Trump para que México pagara su muro.

5. DE AMOR Y ODIO era la relación de DT con Stephen Bannon, el más listo y repulsivo de los funcionarios de la Casa Blanca. Este poderoso ultraderechista competía contra la hija y el yerno, lo cual distraía y restaba efectividad al gobierno. En un colosal desorden suscitado por el mismo presidente, era una guerra entre inexpertos en la función pública y a la larga prevaleció la familia.

6. UN HOMBRE IGNORANTE, TIRÁNICO e irascible, que además no lee ni escucha ni puede concentrarse, hace más difícil cualquier decisión o conducción, lo que lleva a frustraciones y todo tipo de complicaciones. El presidente centra su interés en los “injustos” medios de comunicación, más que en los hechos y los efectos negativos o positivos de sus acciones.

7. LOS DRAMAS, QUE TRATABAN de esconder con mentiras o simulaciones, tienen paralelismos en nuestro país y algunos estados, tal como veremos la semana próxima.

Allá y aquí muchas cosas van a depender de reacciones ciudadanas.

* ENTRE TANTAS FALSEDADES DE DT, veo la de que el crecimiento de la economía estadounidense muestra que ‘América vuelve a ser grande’ con su llegada, pero “Estados Unidos… es la única economía avanzada que ha mantenido crecimiento ininterrumpido desde 2010” (R. Ramírez de la O, Pulso, 10/I). De hecho, el martes 9 el Washington Post identificó su mentira número 2,000: Que es “un genio muy equilibrado” (ante las dudas sobre su salud mental).

* EN UNOS CUANTOS RENGLONES, The New York Times (Briefing, 8/I/2018) dice: “Es una callada pero reveladora tendencia a lo largo del país: Pueblos y ciudades se están cuidando y gobernando a sí mismos, con la idea de acrecentar su protección contra los cárteles de la droga —y contra el Estado mexicano.

Visitamos tres enclaves que han creado santuarios de relativa seguridad. Pero sus logros son frágiles y se han alcanzado a un costo significativo. Las áreas son excepciones que confirman la regla… La crisis de México se manifiesta como violencia, aunque las raíces están en la corrupción y la debilidad del Estado”.

Sí, estos breves puntos nos dicen mucho desde fuera o dentro del país. Y es útil reproducirlos aquí.

* TAMBIÉN LEÍ EN SAN Luis Hoy (Bitácora, 8/I/) acerca de presuntas candidaturas del PRI a diputados federales, como la del impresentable Óscar Bautista en la Zona Media, un enriquecido gestor que ha sido parte de la infame “ecuación corrupta” en la LXI Legislatura del Congreso del Estado. Se resaltaba: “¿Con esos compañeros, el precandidato del PRI a la Presidencia, José Antonio Meade… quiere ganar en la entidad? Con esos amigos, Meade no necesita enemigos”.

La columna aludía a la visita de JAM a San Luis Potosí ese día, y citaba lo que había declarado en Veracruz: “Nos duele profundamente que Javier Duarte nos haya traicionado con la corrupción, que haya lastimado nuestro prestigio. Vamos a pelear con todo contra la corrupción. Vamos a dedicar a ello experiencia y esfuerzo, con certeza, de manera categórica,… Ni un peso al margen de la ley”.

¿Apuntes iniciales hacia deslindes tan necesarios?

* HACIA LA MITAD DE su gestión, un práctico gobernador recompensa a corruptos, además de que aún no ha fijado un rumbo para el estado, ni ha identificado su obra estratégica, ni ha acreditado trabajo político, ni ha terminado de poner orden en su equipo. Estos son sólo mis metiches parafraseos de oportunas líneas de los columnistas J.J. Rodríguez y M.L. Paulín esta semana.

Todo ello, pues, ante la fea perspectiva estatal y nacional para el PRI en las elecciones de medio año (A. Castillo Torres, Código San Luis, 7/I), cuyos resultados afectarán el cierre de la primera mitad del gobierno de Juan Manuel Carreras. Se requieren acciones a partir de autocríticas, en lugar de equívocos que surjan de autoengaños.

cpgeneral@gmail.com

@cpgarcieral

Minuto a minuto

Toda la sección