Fundador:
Miguel R. Valladares García

Martes 23 Mayo 2017

Del 16, la última

Carlos Pérez García

Esta noche es Noche Buena y mañana Navidad, proclamaban día tras día los chavos del coro. Pero sucede que hoy “sí aplica”. En fin: Pásala bien, amable lector, lectora.

Bueno, oye, se acaba el año de Trump; de Fidel; del Chapo; de Juanga; de los Duarte; de Hillary; del Colegio Electoral en Estados Unidos; del Brexit; de Dilma Rousseff; de la crisis del populismo chavista en Venezuela; de Borge y Padrés; del No colombiano; de Videgaray; de la devaluación del peso; de Carstens; de Yunes; de Meade; de Lozoya; de Cuauhtémoc Blanco; de los escándalos de corrupción; de los derrumbes políticos; de la visita del Papa Francisco a México; de Mancera; de Alepo y Siria; de tantos Lords y Ladies; de Putin; del Nobel a Bob Dylan; de los 400 años de Cervantes y Shakespeare; de Lubezki e Iñárritu; de AMLO y Morena; de Brad y Angelina; de Usain Bolt; del 7-0 en el futbol ante Chile; del centenario del América; de Phelps; de la violencia e inseguridad; de la delincuencia organizada; de las desapariciones y las fosas clandestinas; de las descontroladas presiones sobre las fuerzas del orden; de Enrique Galindo; de los tekmoles y desfassieuxes; de los XV años de Rubí; de Teodoro González de León; de Mohamed Ali y Shimon Peres; de Tultepec.

¿Sabes qué? De unos 50 referentes, creo que 5 o más van a continuar vigentes en el año 17: Trump, Videgaray, Meade, Putin, AMLO, la inseguridad… junto con otros que habrán de aparecer. Ya veremos, pues. ¿Acaso cuajará un eficaz esfuerzo anticorrupción en nuestro país?

Mira, buena parte de lo que venga el 2017 se derivará de lo que sucedió en 2016 y años anteriores (la guerra de Calderón hace 10 años o el Fobaproa de Zedillo hace unos 20), a la vez que el 17 quizá nos traiga las debacles terminales de varios presidentes y gobernadores… a no ser que las cosas cambien en forma tan radical como improbable.

Tú podrás pensar que nada es fácil, pero tampoco podemos asegurar que todo sea tan difícil o hasta imposible. Veamos ahora unas joyas que tal vez puedan servirte de referencias en cuanto a algún presidente o gobernador, según Maquiavelo en su obra El Príncipe.

1. Para valuar la inteligencia de un príncipe, hay que mirar al equipo del que está rodeado.

2. La calidad de los consejeros depende del príncipe que los dirige.

3. La inteligencia hace posible reconocer los buenos consejeros y mantenerlos fieles.

4. El primer error que puede cometer un líder, es elegir mal su equipo.

5. La relación entre la inteligencia del líder y la calidad de sus colaboradores, se ve en la capacidad no sólo para elegirlos sino también para librarse de ellos cuando le sean perjudiciales.

6. Si el líder no tiene la inteligencia por sí mismo, debe discernir quién la tiene.

7. En la elección de individuos es crucial hallar a quien piense más en su líder que en él mismo.

8. Nunca se deberá confundir fidelidad con adulación.

9. El líder tiene que escuchar y, una vez hechas las consultas, debe pensar y decidir por sí mismo.

10. Ama que te hablen con la verdad, preocúpate si no osan hablarte

con confianza.

11. El buen consejo depende de la inteligencia del líder, y no ésta del buen consejo.

¿Se te vienen a la mente los casos de EPN o Juan Manuel Carreras? Puede ser, fíjate, y de muchos otros. Cada quién tendrá su opinión.

Claro, tú y yo podremos asumir que, para armar un Gabinete, parece ineludible tomar también en cuenta las cuotas, los compromisos, las presiones políticas, las afinidades, las cautelas, los equilibrios, las amistades o las prisas. Pero, ojo, estos factores no deben predominar ni tienen por qué ser eternos cuando las cosas no funcionan.

Igual, créeme, en ocasiones no es cuestión “de güevos” sino de astucia… sinónimo de cautela.

En fin, ojalá que los poderosos le piensen un poco más y que, con toda tranquilidad, hagan que nos equivoquemos de cabo a rabo. Importantes son aquí los líderes, no nuestras opiniones. Ya nos veremos beneficiados si ellos afinan la puntería y toman mejores decisiones. ¿Cómo la ves?

El sábado 31 encontrarás aquí los resultados de mi Quiniela del 2016, y el 7 de enero la nueva Quiniela para el 2017.

* EN ESTE SIGLO XXI observamos que, en apariencia, algunos se aferran al XIX… Decimonónicos se les llamaba desde el XX, y sus duras posiciones en contra del progreso o las actualizaciones nos recuerdan las condenas de la Iglesia Católica a Galileo por blasfemar con aquello de que la tierra era redonda. ¡Nomás faltaba!

A estas alturas del nuevo milenio, hay por acá quienes se oponen con ferocidad al aborto legal y el matrimonio igualitario; a la competencia de Uber en beneficio de los usuarios de transporte público, o al libre comercio y la búsqueda de mercados e inversiones. ¿Pretenderán que sea ésta una pequeña isla a la que no puedan llegar diversos avances que ya predominan en el mundo? ¿Es en serio?

* ACERCA DE LAS CRÍTICAS a políticos relevantes como el Gobernador Carreras, vale la pena precisar que cuando contienen insultos personales se tiende a desviar la atención con esas formas agresivas que, inclusive, dan al aludido justificaciones para desentenderse del fondo en esa opinión e invalidarla en su conjunto.

Digamos, una amiga me puede decir “pinche panzón” y “oyes, no todos los gorditos son simpáticos ¿eh?”, aunque con eso difícilmente conseguirá que me ponga a dieta o haga ejercicio. Esto sería más factible si me dice “oye, cómo has engordado, te caería bien adelgazar un poco ¿no?”.

¿Me explico?

También se suele considerar que “algo busca” quien critica a un poderoso, y es muy probable que así sea. Este escribano, por ejemplo, aspira a que el gobernante y su equipo de colaboradores se desempeñen lo mejor posible en beneficio de todos (incluso de ellos mismos). Tal vez resulte ingenuo, claro, pero ¿qué perdemos con mencionarlo?

* COMO SEÑALABA ABE LINCOLN y ahora nos lo recalca Johnny Walker (en su publicidad): “La mejor manera de predecir el futuro… es crearlo”. Esto va, en especial, para los que tienen el poder de hacerlo.

cpgeneral@gmail.com

@cpgarcieral

Minuto a minuto

Toda la sección