Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 17 noviembre 2017

Democracias sospechosas

Carlos A. Hernández Rivera
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Donde todos piensan igual,

no todos piensan mucho.

Walter Lippmann

Cuando el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Sr. Zeid Ra´ad Al Hussein, recomendó al gobierno de Peña Nieto establecer un Consejo Internacional contra la Impunidad (tipo la CICIG, Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, que logró destituir y encarcelar al Presidente de la República y a su Vicepresidenta en el país centroamericano), nuestro Presidente, el día de ayer, fue enfático al señalar “SOBRE MI CADÁVER”.

Mire usted amiga lectora amigo lector, desde luego, que habrá quienes digan que “solos podemos”, que los Sistemas Anticorrupción, nacional y estatal respectivamente, son una buena muestra de nuestra genuina intención de terminar con los grandes males sociales de la impunidad y la corrupción.

Únicamente, que hay que recordar, que en nuestro país el 98% de los delitos no se denuncian, en gran medida porque no sirve de nada, y en parte, por un sistema burocrático que sólo sabe “dictar oficios” -cuando no hay mega puentes feriados, que son verdaderas vacaciones no oficiales-, sin contar el irrespeto al usuario que se atreve a denunciar en las fiscalías, ya mejor ni hablemos del sello por triplicado o por cuantas ridiculeces se les ocurra para volver más tortuosa la exigencia de justicia, y, que sólo sirve para engrosar más la burocracia con compadres.

Sin contar, que en las mediciones internacionales, como en las de Transparencia Internacional o la del World Project Justice, se nos ubica como uno de los países más corruptos y con más impunidad, es decir, aquí se puede matar periodistas, torturar a detenidos, secuestrar “a paisanos” por policías municipales (como en Rioverde), entrarle a los “moches” entre particulares y servidores públicos, FINANCIAR CAMPAÑAS ELECTORALES con dinero ilícito o de plano del narcotráfico, y todo mundo sabe que no va a pasar nada.

Yo me pregunto, ¿de qué sirve contar con instituciones de “fachada”, similares a las que Grigori Potemkin cuando le aparentaba a la Zarina Catalina II de Rusia, para hacerle creer que el pueblo estaba bien? ¿A quién queremos engañar? ¿De qué sirve tener leyes e instituciones que incluso cumplen con las sugerencias de la ONU o la OEA, si las cosas siguen exactamente igual? Decía Zepeda Patterson hace 15 días en su columna en el Diario El País de España, “ en México se crean instituciones democráticas para que después el poder político las vuelva inoperantes, sea poniendo a compadres o bien, quitando o no dejando llegar al incomodo”.

No me pondré créditos que no son míos, hace semanas los medios de comunicación potosinos, llámense, mi casa editora Pulso, Astrolabio Digital, la Brecha, o Ciudadanos Observando, etc. han cuestionado ¡qué digo mayorías absolutas! sino lo que estamos presenciando son ¡unanimidades parlamentarias en la designación de Fiscales, Supervisores o Vigías por parte de nuestras Diputadas y Diputados! que lejos de una democracia se parece más a ¡la elección del Papa! ya de plano, la designación se volvió una aclamación ¡son su Señorías ya de facto, santidades incólumes!

No amiga lectora amigo lector, eso no es Democracia sino todo lo contrario, recordemos, que en las democracias más que consensos se implica y se necesita también de los ¡Disensos! como ya se decía, “Donde todos piensan igual, no todos piensan mucho”.

De plano nos toman de estúpidos, como si las electoras o los electores vayamos a pensar “que si salió mal la designación del compadre y la comadre”, la culpa fue de todas y de todos los parlamentarios, algo así como el Fuente Ovejuna de Quevedo, es decir, “quién mató al Comendador, fuimos todos señor”.No amiga lectora amigo lector, lo que estamos presenciando es un pacto de complicidad y de silencio, evidenciado por un diputado que le sacó foto a su voto antes de emitirlo en la urna.

Una genuina democracia, como diría la Corte o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ahora muy en boga con el caso Venezuela, una ¡DEMOCRACIA ES DEBATE Y DELIBERACIÓN PÚBLICA Y TRANSPARENTE! Lamentablemente, en San Luis Potosí, ni se debate ni de delibera en nuestro Congreso Local, ¡ESO NO ES DEMOCRACIA! por más que “formalmente” se haya cumplido con el reglamento del legislativo.

Desde luego, que no fue fácil que Guatemala aceptara la ayuda internacional para acabar con la corrupción e impunidad, sin embargo, nuestro país con el Grupo Internacional de Expertos Independientes (GIEI), propuesto por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ya conoce a lo que esto conlleva, ya sabe que no es lo mismo “la verdad histórica” , del entonces Procurador General de la Republica Murillo Karam a lo que científicamente pudo haber pasado en la noche del 26 al 27 de septiembre con los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

En San Luis Potosí, amiga lectora amigo lector, no podremos solos, sin el auxilio internacional, como diría Mario Patrón (el representante legal del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro)… “mucho me temo que tendremos que esperar mejores momentos”

Las y los espero con el gusto de siempre, el próximo viernes.

carloshernandezyabogados@hotmail.com

Minuto a minuto

Toda la sección