Fundador:
Miguel R. Valladares García

Jueves 27 Julio 2017

Desarrollo de tecnología biomédica nacional

Colaboradores
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Desde su concepción original por el maestro Ignacio Chávez, el Instituto Nacional de Cardiología ha sido mucho más que un hospital para enfermos del corazón. Es una fuente de recursos humanos para la salud, que en mucho ha contribuido al desarrollo del sector en México y Latinoamérica. Es también un gran centro de investigación, con producción científica de alto nivel e impacto internacional. De manera destacada, es también un hospital de alta especialidad en donde se brinda atención médica avanzada en un ambiente de calidez y humanismo. Los tres pilares básicos del actuar cotidiano de una institución moderna desde su creación: Asistencia, investigación y enseñanza.

Es momento de reflexionar ahora sobre un cuarto pilar en el trabajo de los Institutos Nacionales de Salud, que cobra enorme relevancia en el contexto nacional y que se convierte en una promisoria señal de tiempos por venir. Se trata del desarrollo de tecnología original desde nuestros centros académicos. Producir, con base en la experiencia generada en siete décadas al servicio, estudio y cuidado del corazón, herramientas, prótesis, materiales e instrumentos que faciliten el trabajo en Medicina Cardiovascular. Creaciones originales, con diseño y producción nacional, que permiten ofrecer lo mejor de la tecnología al menor costo. Una historia de éxito en este camino ha sido la producción de la prótesis de válvula cardiaca INC, que con más de 30 años de experiencia en su diseño y fabricación dentro de nuestras instalaciones, es hoy una opción confiable para el tratamiento de patologías valvulares, tan frecuentes en nuestro medio. Esta experiencia favorable nos llevó a producir parches de pericardio bovino para el cierre de defectos de las paredes cardiacas. Estos insumos han sido elaborados dentro de nuestras instalaciones, con diseño y fabricación propia, en un ambiente científico y artesanal. Tanto las válvulas INC como los parches de pericardio son herramientas de uso cotidiano en nuestro Instituto y han servido para atender a miles de pacientes durante estas últimas tres décadas.

El avance tecnológico internacional ha permitido desarrollar diversos dispositivos biomédicos que hoy nos ofrecen la posibilidad de lograr mejores resultados en cardiopatías que anteriormente tenían pronósticos ominosos. Sin embargo, estos recursos tecnológicos, en su inmensa mayoría importados, son de alto costo y difícil acceso. Representan gran parte de las erogaciones presupuestales en nuestras instituciones. Es por ello que resulta estratégico el poder desarrollar dispositivos biomédicos de diseño y fabricación local, que cubran las necesidades de atención con los estándares de calidad, seguridad y desempeño más altos a nivel internacional.

El Instituto trabaja arduamente por cumplir esta meta y para ello busca consolidar el área de Desarrollo Tecnológico Institucional. En este momento esta área está encargada de la modernización de nuestra producción de válvulas biológicas y materiales bioprotésicos. Asimismo, se encuentra terminando las últimas etapas del desarrollo del stent coronario INC. Un stent coronario de diseño propio, elaborado en colaboración con diversas instituciones académicas nacionales. Este stent se encuentra en las fases finales de investigación, con resultados muy alentadores en las pruebas preclínicas. Tras la retroalimentación de los primeros implantes y con los resultados obtenidos, este recurso tecnológico podrá estar disponible a bajo costo para el sector salud nacional en el corto plazo.

La constitución del Departamento de Desarrollo Tecnológico del Instituto es un paso prioritario en la modernización de nuestros objetivos. Acorde a las necesidades del país, el Instituto Nacional de Cardiología se moderniza para poder cumplir la misión de ofrecer atención médica de alto nivel, formar recursos humanos de excelencia, generar conocimiento original, producir insumos de salud de alta tecnología accesibles para la población menos beneficiada en el país e influir en el desarrollo de políticas públicas con enfoque en salud cardiovascular.

Es tiempo de pensar en más y mejores formas de servir y cumplir la misión para la cual fue fundado este

Instituto hace casi 75 años, particularmente en

momentos de retos y oportunidades como los que se nos presentan actualmente.

(Director general del Instituto Nacional de Cardiología)

Minuto a minuto

Toda la sección