Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 20 noviembre 2017

Designación política de fiscales y auditores

Alfredo Lujambio R.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Como cualquier ciudadano mexicano consciente, mantengo mi repudio total a la actitud ofensiva y hostil que Donald Trump viene mostrando hacia Mèxico y hacia todo lo mexicano. Parece que sufre una compulsión enfermiza o complejo como para el diván del psiquiatra, hacia todo lo que es o representa nuestro país. Su ignorancia o su torpeza, o ambas, le impiden ver que si algún país se ha beneficiado no solo con el TLC, sino desde mucho antes, desde mediados del siglo XIX, en su relación comercial y política con Mèxico, ha sido el suyo, que ya hoy en dìa es dueño o poco le falta, de todas las principales actividades económicas, como el comercio, la minería, la banca y la industria, que le vienen generando altas utilidades desde hace muchas décadas, y ahora se apresta para reformar el TLC o cancelarlo a pesar de que las mas importantes empresas de su país le piden a Trump que lo continúe, pero sin dañar al nuestro, que sigue siendo para ellos como en la fàbula infantil, una gallina que les da huevos de oro e invocan el refrán sabio de que la codicia rompe el saco.

Sin embargo, no dejo de sentir admiración por la organización y espíritu democrático como se practica la vida pública a nivel de lo local, de lo municipal y en especial, la elección por los ciudadanos de los jueces de los distritos y de los condados. Mire usted, por motivos familiares fuimos a visitar un familiar cercano a una población de la frontera Sur de EUA, en el estado de Texas, en la que por cierto había una campaña política por estos días, para elegir jueces de lo civil en esa población, en la que los aspirantes hacían una campaña modesta, con unos cuantos, muy pocos, espectaculares callejeros colocados a nivel del piso en terrenos baldìos, cuyo tamaño (el de los anuncios, no el de los baldìos), no pasaba de tres o cuatro metros cuadrados, suficientes para que los ciudadanos se enteraran de quiènes son los aspirantes y puedan averiguar, si les interesa, los mèritos o deméritos de cada uno de ellos, para tomar su decisión de voto.

De esta manera se realiza la independencia judicial para que un país que se diga democrático y liberal, pueda garantizar un Estado de Derecho digno de tal nombre. Cuando los cargos judiciales principales son designados por políticos, las presiones sobre los jueces y los tribunales son mucho mayores y en consecuencia la corrupción política termina contaminando a jueces y magistrados.

Lo confieso. No dejè de sentir admiración hacia los ciudadanos de esa población que tienen el derecho de elegir mediante el voto secreto y directo a sus jueces, con tiempo suficiente para pensar y recabar datos antes de su decisión, por una parte, y por otra, porque no hay dispendio de recursos del erario en las campañas que son sufragadas por los propios candidatos y sus amigos. Se confía en la inteligencia y buen juicio de los ciudadanos, que no necesitan ni admiten ese dispendio ofensivo como el que vemos en las campañas políticas en este país nuestro tan golpeado por la corrupción y por el abuso de los que tienen el poder político y controlan las instituciones del estado para su propio y exclusivo beneficio.

Los ciudadanos tejanos votan en elecciones judiciales a aquellos profesionales del Derecho que consideran con mayor experiencia y capacidad para dictar sentencias en juzgados y tribunales con el objetivo de proteger eficientemente su vida, su libertad y sus propiedades. Se ve muy claro que las autoridades e instituciones de los Estados Unidos confían mas en la libertad de elegir de sus propios ciudadanos, que en la de cualquier político o funcionario local o federal. Es por eso que en ese país la confianza en los indivìduos y en su capacidad de elegir, pudo arraigar una democracia sòlida, estable y con instituciones fuertes.

Durante mi breve estancia de una semana en esa pequeña ciudad que una vez fue parte del nuestro territorio pero en donde se practica la democracia y los ciudadanos toman las decisiones, comprobè una vez màs, también con admiración, la calidad de los servicios públicos de que disfrutan sus ciudadanos, a pesar de que estamos hablando de una poblaciòn lejana de los grandes centros de poblaciòn. Calles perfectamente pavimentadas, banquetas en magnìfico estado, alumbrado público suficiente, servicio de seguridad pública, es decir, de policía municipal confiable, calles limpias, áreas deportivas y canchas con muy buen mantenimiento para que asistan familias, niños, jóvenes y adultos a ejercitarse en condiciones de seguridad y con buen alumbrado para el deporte nocturno.

Es una làstima que el gobernador Carreras y su pequeño grupo político, no hayan aprovechado la oportunidad para hacer participar activamente a los ciudadanos, fuera de los intereses partidistas, para designar a las personas que ocuparàn las tres fiscalìas, que pudieron haber sido el parteaguas històrico de nuevas instituciones verdaderamente ciudadanas. Por su parte, el Frente Ciudadano Anticorrupciòn hizo su mejor esfuerzo para participar en la selección de aspirantes, que fue bloqueado por los intereses políticos de un gobierno lejano a las aspiraciones democráticas de los potosinos.

lujambio06@hotmail.com

Minuto a minuto

Toda la sección