Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 15 agosto 2018

Día para amar

Sergio Sarmiento
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

“Vení a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.”

Julio Cortázar, Salvo el crepúsculo

Como otras festividades populares, la de san Valentín es una fusión de tradiciones religiosas, populares y literarias transformadas al final en una oportunidad comercial.

El origen del festejo se ha atribuido a un sacerdote llamado Valentín, quien supuestamente insistía en casar a soldados a pesar de que el emperador Claudio II lo había prohibido. Valentín fue detenido y martirizado por su desobediencia. Otra versión señala que la celebración es la adaptación cristiana de la vieja fiesta romana de la fertilidad conocida como las lupercales.

Estas teorías, sin embargo, caen por tierra cuando nos percatamos que no hay registros de alguna celebración del amor en el día de san Valentín sino hasta el siglo XIV, cuando Geoffrey Chaucer escribió en el Parlamento de las aves: “Porque esto fue en el día de san Valentín, cuando todo pájaro llega a escoger a su pareja.” En el siglo XV ya hay registros en Inglaterra y Francia de un festejo del amor el 14 de febrero en el que los enamorados, o los seductores, mandaban pequeñas cartas llamadas “valentines”.

El festejo actual, sin embargo, tiene poco o nada que ver con lo que sucedía en el siglo XV. El 14 de febrero es una fiesta del consumo en la que se regalan chocolates, rosas, osos de peluche. y a veces diamantes. También es el día en que la ocupación en moteles y hoteles de paso alcanza sus mayores niveles. Es la ocasión por excelencia para los amores clandestinos, los cuales se hacen cada vez más comunes.

Las relaciones amorosas han cambiado mucho en los últimos tiempos. Para empezar, el divorcio se vuelve cada vez más común. Según el INEGI, en 1993 se registraban 4.9 divorcios por cada 100 matrimonios, pero para el 2015 la cifra era ya de 22.3. El número de divorcios aumentó 136.4 por ciento mientras que el de matrimonios cayó 21.4 por ciento en este período.

No solamente tenemos más divorcios, sino también más parejas que viven en unión libre. Éstas pasaron de 8.3 a 16.4 por ciento de la población de 15 años o más entre 1990 y 2014, mientras que los matrimonios disminuyeron de 51.5 a 42.3 por ciento. También la población separada ha aumentado: de 2.2 a 5.4 por ciento.

Al parecer se han multiplicado también las relaciones incidentales, las que están fuera de una unión matrimonial o libre. Basta con echar un vistazo a las colas fuera de los moteles el 13 o el 14 de febrero para darse cuenta. Un poco en broma, y un poco en serio, se ha creado el día internacional del amante, el 13 de febrero, ya que el 14 hombres y mujeres tienen que ver a sus cónyuges oficiales.

Hay quien dice que los hombres son más infieles que las mujeres; pero, si un número aproximadamente similar de mujeres no es igualmente infiel que los hombres, ¿con quién están siendo infieles los hombres? En las encuestas, es cierto, los hombres de todos los países dicen que son más infieles que las mujeres, pero quizás esto sea reflejo de que las mujeres son más discretas, aunque no más fieles que los hombres.

Son constantes las lamentaciones acerca del deterioro de la familia. Se entiende. Preocupa en particular que ante el debilitamiento de la familia tradicional pueda haber una menor protección a los niños. Sin embargo, también es cierto que muchos de los matrimonios de antaño eran verdaderas cárceles para las mujeres.

Al final, nadie puede dar órdenes al corazón. Quienes hacen cola para entrar a un motel podrán ser mal vistos, pero gozar de un momento de amor vale para ellos más que una vida de soledad.

Espiar candidatos

Un supuesto agente del CISEN, José Juan Gaeta, seguía ayer al candidato presidencial Ricardo Anaya para que “no pase ningún problema con usted”. Comenta Anaya: “En lugar de perseguir delincuentes, espían opositores.”

Twitter: @SergioSarmiento

Minuto a minuto

Toda la sección