Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 16 diciembre 2018

EL PRI Y SU CIRCUNSTANCIA

Juan José Rodríguez
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Descarga (PDF, 843KB)

Ya sin un jefe supremo instalado en la Presidencia de la República, con finanzas en crisis y con un número cada vez más reducido de gobernadores y dentro de estos varios preocupados únicamente por quedar bien con López Obrador, el Partido Revolucionario Institucional inicia una nueva etapa políticamente débil, empobrecido y en virtual orfandad. Frente a sí tiene varios destinos, unos menos desventurados que otros pero ninguno que, por lo menos en algunos lustros, le devuelva glorias pasadas.

El PRI de estos días está en una posición muy peculiar, a partir de la cual puede ir camino de una rápida extinción o de una recuperación que lo mantenga decorosamente en la arena política nacional. En ambos casos, pueden hacerse presentes factores poderosos tanto externos como internos.

Por principio de cuentas, lo primero que debe quedar claro en un plazo relativamente corto es qué tan apresurada, desgastante y sangrienta puede ser la batalla entre los grupos interesados en levantarse con lo que queda del tricolor.

Una opción deseable es que por ahora se deje que la actual dirigencia de Claudia Ruiz Massieu complete su mandato, que concluye en agosto próximo. En el inter, podrían buscarse acercamientos entre los diversos grupos que desean alcanzar el liderazgo nacional, e incluso explorar posibles alianzas que impidan una lucha fratricida. No es fácil, pero tampoco imposible.

En la medida que el Revolucionario Institucional logre darse una nueva dirigencia producto de consensos amplios, podrá abrirse espacio en espera de ver si se dan condiciones externas que posibiliten su resurgimiento, no a lo que antes fue pero sí a niveles menos deplorables que los de ahora.

¿Cuáles serían, llegado el caso, esas condiciones externas que favorezcan al PRI? Una fundamentalmente: que de aquí a las próximas elecciones del 2021 al gobierno de Andrés Manuel López Obrador no le salgan bien las cosas. Si los hoy altísimos e inalcanzables niveles de aprobación y popularidad de AMLO sufren en los próximos dos años y medio una merma importante, el fenómeno beneficiaría a los distintos partidos de oposición, pero sin duda que el otrora invencible sería uno de los más beneficiados, a condición, claro, de que antes no se desangre en pugnas internas.

Existen por lo menos otros dos escenarios posibles, que igual tienen que ver con AMLO y Morena, pero más en la esfera de sus intenciones que de sus resultados. Me explico:

A López Obrador debe interesarle ampliar aún más la base electoral de Morena, y otro recurso al alcance de su mano es hacer con el PRI lo mismo que hizo con el PRD: desfondarlo, vaciarlo de militancia, dejarlo en los puros huesos. Ya antes lo dijimos: sabe cómo hacerlo y tiene con qué hacerlo. Si al PRD lo desmanteló cuando únicamente ofrecía expectativas, mucho más fácil le sería cooptar al Revolucionario Institucional ahora que ofrece realidades.

El otro escenario es que AMLO asuma que no le conviene que desaparezca el PRI sino que, por el contrario, le viene mejor darle algo de oxígeno, mantenerlo con buenas expectativas y evitar su desaparición. ¿Para qué?, para impedir quedarse con el PAN como principal oposición, única en algunas regiones del país. Independientemente de lo que eso representara en términos de competencia electoral, se estaría posibilitando el surgimiento de un bipartidismo poco deseable, que a su vez alentaría una mayor y muy peligrosa polarización

En resumen, en lo inmediato, la mayor prioridad para el PRI es evitar que la disputa por sus despojos se convierta en una pelea de perros de la que nadie salga ileso.

Por lo que al ámbito local se refiere, está por decidirse la fecha en que se instalará formalmente al recién renovado Consejo Político Estatal. Es probable que el evento correspondiente se lleve a cabo a mediados del mes en curso, antes de que inicien las fiestas navideñas. Una vez cumplido este trámite, estarán dadas las condiciones para relevar de su cargo a la actual dirigencia estatal, que sería sustituida por la vía de prelación. Quienes entren en lugar de Martín Juárez Córdova y María del Rosario Sánchez permanecerían en funciones hasta enero del 2020, cuando concluye el cuatrienio en curso.

Hasta el momento, no parece haber cambios en la intención de llevar a la presidencia del CDE a Elías Pesina, quien en todo caso dentro de 13 meses podría ser reelecto en el cargo para un período completo de cuatro años, con lo cual llegaría al momento que realmente importa: la definición de candidaturas y las elecciones del 2021, cuando se votarán gobernador, diputados y presidentes municipales. Si el proyecto se concreta, habrá que reconocer una vena heroica en Pesina, cuyo acendrado priísmo está fuera de toda duda.

CAMINOS PELIGROSOS

Si las cosas resultan ser lo que parecen, las disputas políticas en estas tierras estarían comenzando a transitar caminos muy peligrosos. Hay indicios, sólidos pero no concluyentes todavía, de que varios de los desperfectos que a últimas fechas han sufrido diversos equipos de bombeo y rebombeo del sistema de abastecimiento de agua potable de la zona conurbada fueron provocados con aviesas intenciones.

Dada la cantidad de equipos de ese tipo que Interapas mantiene en operación en los municipios conurbados de San Luis, Soledad y Cerro de San Pedro, es normal que con frecuencia se registren desperfectos. Incluso, a veces los desperfectos son claramente producto de fechorías, cuyos autores se roban cables o algunas piezas fáciles de desmontar y de vender.

Los responsables del mantenimiento son gente experimentada que sabe distinguir muy bien cuando un equipo falló por digamos razones normales (rotura o desgaste de alguna pieza, por ejemplo) y cuando porque alguién se robó algo, principalmente cables que luego malbaratan.

Desde que inició funciones la nueva administración del organismo metropolitano operador de agua potable, en octubre, se han registrado once desperfectos en diferentes pozos o estaciones de rebombeo. Sin embargo, en cuatro de ellos las circunstancias fueron diferentes de lo habitual, y todo indica que hubo intervención humana para causarlos deliberadamente.

Es el caso de la descompostura registrada la madrugada del pasado 17 de noviembre en el pozo Mezquital III, ubicado al norte de esta capital, que dejó sin abastecimiento del líquido a más de 2 mil familias de siete colonias, durante cuatro días.

Diez días más tarde, el martes 27 de noviembre, falló el Rebombeo Cactus, localizado en terrenos de Soledad de Graciano Sánchez, que envía agua potable a las colonias Foresta y Nueva Foresta, causando perjuicio a 375 familias. La magnitud de los daños causados deliberadamente fue tal que hasta principios de esta semana todavía no se completaba la reparación.

Poco antes, el equipo de bombeo que desaloja las aguas que suelen inundar el puente Pemex de la avenida Salvador Nava cuando llueve con cierta intensidad, sufrió el robo de varias bombas y daños cuantiosos en otros de los aparatos. Las estimaciones oficiales señalan que 48 mil conductores que utilizan esa vía fueron los afectados.

Finalmente, por lo que a este recuento se refiere, el sábado pasado, en horas de la madrugada, la estación de rebombeo San Felipe, también en Soledad, fue vandalizada y dejada fuera de servicio hasta el atardecer del martes 4. La afectación alcanzó a más de mil familias que habitan esa populosa colonia.

Los daños económicos, unos 250 mil pesos, son insignificantes frente a la irritación popular generada, que desde luego identifica al Interapas, y en alguna medida al Ayuntamiento de la capital (Puente de Pemex) como los responsables de los perjuicios sufridos.

Reitero lo que decía al principio: son, por ahora, sólo indicios de que esos desperfectos fueron causados deliberadamente por desconocidos, que no mostraron el interés habitual en robarse algo que luego pudieran vender.

Imposible pasar por alto que estas sospechosas “descomposturas” se registran justo cuando hay una disputa pública y descarnada entre el Ayuntamiento de Soledad, oficialmente perredista pero realmente gallardista a morir, y el Interapas, encabezado por el alcalde Xavier Nava como presidente de su Junta de Gobierno, por la delegación del organismo operador en SGS.

Tampoco se puede ignorar así como así que durante la anterior administración municipal que encabezó Ricardo Gallardo Juárez el Interapas estuvo “concesionado” a un grupo delictivo encabezado por el ex delegado de la SCT, César García Coronado, quien lideró un saqueo de cientos de millones de pesos.

Este es un asunto al que las autoridades de uno y otro nivel deben ponerle mucha atención; fácilmente puede empeorar.

COMPRIMIDOS

En el PAN, los interesados en ocupar la dirigencia estatal finalmente se redujeron de cinco a tres, pero con una característica singular: todos contra Xavier Azuara y su apadrinado Juan Francisco Aguilar Hernández. Hasta ayer, los alianzados Juan Pablo Escobar, David Salvador Hernández Martínez y Jorge Alejandro Lozano Soto, insistían ante el CEN panista que se ordenara reponer las boletas de votación, gusto que difícilmente les darán. Con las boletas como están –aparecen los cinco- el acuerdo alcanzado por los tres pierde eficacia; habrá confusión. Y al final de cuentas, suben las posibilidades de que los ganones sean Héctor Mendizábal y los Gallardo que apoyan al tristemente célebre Kippy Aguilar Acuña.

Difícilmente habrá algo que no se haya dicho ya en relación a la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República. Solo diré algo: leí con detenimiento sus ciento y pico de compromisos, y aunque queda claro que no son para cumplirse el año próximo sino a lo largo del sexenio, de cualquier manera de pregunta inevitable es ¿de dónde va a salir tanto dinero?

Al coordinador jurídico del Congreso del Estado, Roy González Padilla, deben correrlo cuanto antes, mitad por misógino y mitad por tonto. Mire usted que subir a sus redes sociales proclamas ofensivas contra mujeres justo en los momentos que se celebraba uno de los días internacionales feministas. Hay que ser retrasado mental. ¿Por qué lo defiende tanto Oscar Vera? La respuesta está en los laudos. Cosa de checar con detenimiento.

Ahora que López Obrador puso de moda al artífice del Desarrollo Estabilizador, Antonio Ortiz Mena, recordé una anécdota de un personaje cuyo nombre no retuve. Narró hace años en algún periódico que una vez coincidió en un vuelo con el ex Secretario de Hacienda y que como iban de compañeros de asiento tuvo la posibilidad de preguntarle cómo le había hecho para mantener niveles de crecimiento del orden del 6 por ciento anual, inflación de la mitad o menos, deuda pública baja, etcétera. AOM le respondió sonriente que en realidad no tenía mucho mérito, ya que “el gobierno tenía bien controlados a los empresarios y a los sindicatos, yo lo único que tuve que hacer fue controlar la chequera a los Presidentes”.

Hasta el próximo jueves.

Minuto a minuto

Toda la sección