Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 17 noviembre 2018

Incentivos para delinquir

José Mario de la Garza Marroquín
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El Centro de Investigación para el Desarrollo, A. C. (CIDAC, ver: www.cidac.org), elaboró un estudio titulado “Números Rojos del Sistema Penal”, en el que se presenta el siguiente análisis:

“Imaginemos que eres una persona que vive en condiciones de marginación, de pobreza (más de 53 millones de pobres en México, según cifras oficiales); que tu entorno socioeconómico y cultural nunca favoreció la posibilidad de dedicarte a la escuela (situación de la educación en México: Un desastre, Mexicanos Primero www.mexicanosprimero.org); que recibiste pocos estímulos para cultivar el civismo y los valores (filosofía mexicana: El que no transa no avanza…); y que presenciaste innumerables actos de corrupción de funcionarios públicos, autoridades, e integrantes de todas las clases sociales (basta con leer la prensa para saciarte hasta el hartazgo de actos de corrupción sin consecuencias). Este entorno en el que se encuentra miles de mexicanos, aparentemente los convierte en buenos candidatos para terminar como delincuentes de cuello blanco o cuello azul…

Ahora imagina que mediante un robo o un asesinato, podrás ganar una suma considerable de dinero para, consumir algún producto o servicio de esos que se anuncian incesantemente en la televisión (lo cual sin duda te hará ubicarte en mejor posición dentro de una sociedad jerarquizada, en buena medida, de acuerdo al poder de consumo de cada persona, consultar a Gilles Lipovetsky: El hiperconsumo en la era de la globalización). Además, quizá obtengas algo de respeto entre los habitantes de tu barrio o pueblo, e incluso podrías, en pro de la cohesión social, sumarte a una pandilla. Si sumamos estas circunstancias a las anteriores, todo indica que tu potencial de criminalidad ha sido ampliamente reforzado.”

Además de todo lo anterior, en caso de decidas cometer un delitos, existen 0.08% de probabilidades de que seas castigado. ¿Qué harías? Parece que tienes la mesa puesta y los incentivos colocados y alineados en la dirección correcta, para delinquir sin que nada te pase…

Conforme al estudio realizado por el CIDAC y los datos que ha presentado reiteradamente la Comisión Nacional de Derechos Humanos (ver: www.cndh.org.mx), en México solamente se denuncian el 8% de los delitos que se cometen. Es decir, 92 de cada 100 crímenes nunca serán castigados. En cuanto a las denuncias registradas, únicamente el 1% termina con una sentencia condenatoria.

Si revisamos los datos duros concernientes al delito de homicidio, el cual se encuentra catalogado como uno de los delitos que más trasciende y afecta a la convivencia social, de acuerdo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI ver: www.inegi.org.mx) en 2012 se registraron 27,700 homicidios, de los cuales solamente 523 casos fueron sentenciados. Esto quiere decir que si asesinas a alguien, tienes 98% de probabilidades de no ser encarcelado. Mientras que de los delitos ligados a delincuencia organizada, fueron castigados menos del 1% (19 de 2970). Recomiendo ampliamente revisar la estadística de la impunidad en México, la cual se puede  descargar completa en: http://www.cidac.org/esp/cont/publicaciones/N_meros_Rojos_del_Sistema_Penal.php.

Los seres humanos actuamos con base en incentivos y en percepciones. Lo grave de estas cifras es que nos muestran con toda su crudeza, la impunidad que prevalece en nuestro país. La impunidad en la que todos estamos inmersos. Existe un incentivo perverso que parece premiar a quien delinque, a quien viola la ley, a quien actúa de forma ilícita. Esta muy bien que se propongan todo tipo de “reformas estructurales” para que el país avance, que discutamos el tema energético, el fiscal, las pensiones y todos lo que gusten; pero parece que a los mexicanos nos cuenta mucho trabajo establecer prioridades. Lo primero que deberíamos de debatir y resolver sería a mi juicio como reducir la impunidad. Ese debería de ser el tema central del debate, pero siempre será más cómodo hablar de Lázaro Cárdenas y la expropiación petrolera…

Minuto a minuto