Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 20 enero 2018

Javier Corral destapa la cloaca y hace historia

Alfredo Lujambio R.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

En la lucha por la dignificación de la política y el combate a la corrupción, Javier Corral el gobernador de Chihuahua está haciendo historia, de la manera más efectiva que existe para atacar ese terrible cáncer nacional que es la corrupción. Ya logró meter a la cárcel algunos de los principales funcionarios del gobierno anterior de César Duarte, que participaron en el saqueo de las finanzas del pueblo de ese estado, encabezados por ese gobernador y lo tiene en calidad de prófugo de la justicia y se está enfrentado al todo poderoso presidente de la república, exigiendo justicia y cumplimiento de su compromiso firmado por el secretario de hacienda, para entregar recursos que le corresponden a ese estado.

Si César Duarte no tuviera culpas, estaría en Chihuahua enfrentando las denuncias por su descarada corrupción y no en EUA escondiéndose de la justicia. Además, Peña Nieto, como presidente, debería hacerlo venir usando los convenios de extradición con ese país, como se lo pidió reiteradas veces el gobernador de Chihuahua Javier Corral. Pero Peña Nieto está arrinconado. Sabe que se le está desmoronando su plan para ganar las elecciones de julio y se ha negado a pedir a EUA la extradición de Duarte, (como sí lo hizo con Yarrington, Borge y Javier Duarte) porque no podrá demostrar su inocencia y entonces quedaría exhibida la ilegalidad de su supuesto triunfo electoral del 2012. Si Duarte fuera inocente podría demostrar que las denuncias en su contra del gobierno actual de Chihuahua, son falsas y serían los panistas, los que podrían ser sujetos a proceso por calumnias o difamación.

Desde hace varios días, el gobernador de Chihuahua Javier Corral Jurado, ha estado en el escaparate nacional, por la valiente lucha que emprendió contra la corrupción en que cayó el sexenio del anterior gobernador, César Duarte, a quien acusó ante las instancias de impartición de justicia de su estado, de haber ejercido un gobierno plagado de corrupción y toda clase de desvíos del erario público que le ocasionaron al estado quebrantos económicos de más de mil millones de pesos. Para ello aportó todas las pruebas y documentos que de manera irrefutable condenan a Duarte, que originaron que varios jueces de aquel estado expidieran órdenes de aprehensión para someter a proceso al ex gobernador Duarte, quien se dio a la fuga y actualmente se esconde en Estados Unidos.

Las acusaciones son muy serias, pues se le imputa haber destinado recursos públicos por más de 10 MIL MILLONES de pesos, entregados al Partido Revolucionario Institucional y paralelamente, haberle quitado un 10% de su sueldo a funcionarios de su administración para destinarlos al PRI estatal, por lo que el senador Fernando Herrera Ávila, en charla con periodistas, sostuvo que “la detención de Duarte es de vital importancia para conocer el verdadero origen del financiamiento que recibe el PRI desde los gobiernos estatales.” El propio senador Herrera explicó que el modus operandi detectado en Chihuahua es similar al documentado en Veracruz y Quintana Roo con Javier Duarte y Roberto Borge y a los denunciados en el Estado de México y en Coahuila antes y durante el proceso electoral del pasado 4 de junio.”

Por último, el coordinador de los senadores del PAN y presidente de la Junta de Coordinación Política dijo que “el desvío de recursos es algo inherente al PRI, forma parte de su ADN y pone de relieve que los tres ex gobernadores que tanto ensalzaba el presidente Peña a los que llamó “la nueva generación del PRI” hoy son sujetos a proceso por corrupción endeudamiento a sus estados y enriquecimiento ilícito”. Añadió Herrera que el PRI no ha cambiado un ápice es el mismo de siempre y continúa empleando las peores prácticas con tal de mantener el poder.

El grado de descomposición que está alcanzando el régimen priista, se puso al descubierto, ahora que fue encarcelado el secretario general adjunto del CEN del PRI, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, conforme al auto de formal prisión dictado por un juez de control de Chihuahua, por el presunto desvío de un millón 740 mil pesos durante la dirigencia de Manlio Fabio Beltrones, operación realizada seis meses después de las elecciones federales intermedias del 2015, después de haber sido imputado por otro presunto desvío por 246 millones de pesos para financiar las campañas electorales de candidatos del tricolor en Puebla, Tamaulipas, Veracruz y Sinaloa en coordinación con el ex gobernador César Duarte Jáquez quien se encuentra prófugo de la justicia presuntamente en El Paso, Texas. (Nota del Periódico La Jornada de 3/I/2018).

Durante la audiencia, Gutiérrez, ex diputado federal y ex senador por Coahuila fue señalado de haber simulado dos contratos que pagó el gobierno de Chihuahua durante el periodo de Duarte Jáquez para la prestación de servicios de mantenimiento de edificios y transportación aérea. El Ministerio Público demostró un primer pago de 904 mil 579.64 pesos a la empresa Jet Combustibles, propiedad de Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, además de 835,420 pesos en favor de la empresa Promotora de Señalamiento Integral.

Hoy ya queda claro que esta campaña política en curso, es muy diferente a todas las anteriores. Está en juego el interés económico de grandes fortunas mal habidas al amparo del poder gubernamental priista, y que persista la impunidad que protege a decenas, probablemente cientos o miles de funcionarios de alto nivel, que han estado exprimiendo la riqueza de los mexicanos por décadas. Me temo que será una campaña peligrosa para la seguridad personal de quienes cuestionen o denuncien la connivencia que ya es muy clara entre el poder político y los poderes desatados de la delincuencia organizada. El caso de Ayotzinapa es solo un botón de muestra de esta simbiosis fatídica.

El gobierno de Peña Nieto ya ha dado una y otra vez claras muestras de que está decidido a cometer todo tipo de marrullerías y transgresiones con tal de retener el poder en manos de su partido, para no verse expuesto a ir a la cárcel si se le fincan responsabilidades cuando deje la presidencia. Sobornar periodistas y medios de comunicación al precio que sea. Difamar a los opositores, colocar a sus empleados y cómplices, en las principales instancias de justicia electoral y las de justicia a secas, o dejarlas descabezadas, como son la Fiscalía General de la República o la Fiscalía Anticorrupción o la de Delitos Electorales; o la nueva Ley de Seguridad Interior que le da al ejército un exceso de facultades para actuar discrecionalmente, o la disponibilidad de enormes sumas de dinero para comprar el voto de los ciudadanos más pobres, son algunos de los preparativos electorales del gobierno de EPN.

lujambio06@hotmail.com

Minuto a minuto

Toda la sección