Fundador:
Miguel R. Valladares García

Jueves 27 Julio 2017

Libertad de expresión y elección francesa

Alfredo Lujambio R.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El periodismo crítico, objetivo, libre e independiente, no solo es un puente necesario que lleva a la sociedad hacia los muchos reflejos de sí misma, sino que puede convertirse en un contrapeso natural de la comunidad, frente a las tentaciones autoritarias de sus gobernantes y los excesos de quienes dicen representarla.

DIARIO DE YUCATÁN (Jun-2012)

“Es peligroso estar vivo en Sinaloa”.

JAVIER VALDEZ (RIP) Asesinado en Culiacán

A las más altas autoridades del país, como el secretario Osorio Chong, o el presidente Peña, se les puede ver ya cotidianamente, pidiendo minuto de silencio, ofreciendo su pésame a las familias de los periodistas muertos y a las de otras víctimas. “No quedará impune este crimen atroz”, “He dado instrucciones a mi gabinete, para . . . . . . . . . . . . . .”. “Expreso mi más sentido pésame, . . . . . . . .” “Rechacemos la violencia . . . . . . . .”, “Investigaremos hasta las últimas consecuencias. . . . . “ etc., etc. Son las frases recurrentes en el discurso oficial.

Pero no caen en cuenta de que estamos llegando ya a una falta casi absoluta de un estado de derecho en el país. El discurso oficial no atenúa el dolor de las familias, no basta. Se requiere Justicia, castigo ejemplar a los asesinos. Lo que exigimos los mexicanos, no solo los familiares de los muertos, no es escuchar el pésame de los funcionarios ni su reprobación a los hechos trágicos que cada día van en aumento. Es vivir en un ambiente de seguridad para todas las familias, que el gobierno asuma su responsabilidad y tome acciones efectivas para devolvernos la tranquilidad. Queremos dejar de vivir con el temor de que ocurra algún evento de violencia que dañe a algún familiar o a algún amigo o a cualquier miembro de nuestra comunidad.

En días recientes se han dado a conocer diversas cifras sobre los ataques y asesinatos, que solo en el gremio de periodistas durante el gobierno de EPN de acuerdo a la Fiscalía para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), en el período de julio del 2010 a diciembre del 2016, han llegado a 798 denuncias de agresión, de las cuales 47 fueron por asesinato y el 99.7% no han recibido sentencia. Javier Valdez era un crítico pertinaz de la falta de seguridad en su estado, convencido de que sin crítica ni denuncia de las deficiencias de los que gobiernan, en los medios de comunicación, no se sirve a la sociedad. Es cómodo y hasta productivo el aplauso al poderoso, o guardar silencio, pero ¿eso de qué le sirve a la sociedad?

Sin libertad de expresión, en todas sus manifestaciones, no solo de prensa, no puede haber democracia. Joseph Pulitzer, editor estadounidense famoso por los premios periodísticos que llevan su nombre decía que “una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico” A lo largo de la historia, los regímenes autoritarios o déspotas, se han caracterizado por la falta de libertades, en particular la de prensa. Los regímenes totalitarios que sobreviven en el mundo, como Cuba, Corea del Norte y ahora Venezuela, son ejemplo de esta falta de democracia. En sentido inverso, los países más democráticos y más desarrollados del mundo tienen una prensa libre y fuerte que representa la voz de la sociedad y que es respetada en los más altos niveles del poder político. Ejemplos, hay muchos, pero quizá los más evidentes son los países de Europa en los que se debate con toda libertad los temas que más interesan a la sociedad.

La libre expresión de las ideas permite hacer la crítica, siempre necesaria, de las deficiencias de quienes gobiernan, de su corrupción o de su negligencia. Las acciones de quienes ocupan un cargo público, así como sus omisiones y errores, tienen un inmenso peso en las posibilidades de bienestar, seguridad y progreso de todos, absolutamente todos los seres humanos y hasta de los no humanos, que compartimos el espacio de nuestro municipio, nuestro estado y nuestra nación. Es imposible, escapar a esta circunstancia de vida. Y entonces, la libertad de prensa se convierte en una poderosa arma de la sociedad.

La elección reciente en Francia, me parece, es una lección democrática para el mundo entero, porque ha reflejado fielmente la voluntad de la mayoría del pueblo francés, ha demostrado la inoperancia de los partidos tradicionales y ha reforzado el espíritu europeísta que ofrece al mundo la posibilidad de un futuro más promisorio, más solidario y más unido, respetando las identidades nacionales. La segunda vuelta electoral para la presidencia, permite alcanzar una sólida mayoría electoral y mayor fuerza para cumplir un programa de gobierno, sería una de las grandes modificaciones estructurales que requiere el sistema político mexicano, para darle fuerza política real a un presidente de la república.

En el sistema electoral mexicano vigente, en el que coexisten 4 partidos políticos principales con apoyo electoral similar, quien gane la presidencia en el 2018, puede aspirar a un máximo aproximado de un 25 o 28% de la votación emitida, que con un abstencionismo histórico del 40%, alcanzaría en el mejor de los casos un 60% del padrón. Esto significa que en México, tal como está la Ley, el próximo presidente de la república tendría como máximo probable un apoyo del 16.18% de los ciudadanos inscritos en el padrón. ¡Un disparate político monumental! En el 2012 EPN, solo obtuvo un 38% del 63% que votó, es decir, obtuvo solo 23.9% de apoyo de los mexicanos empadronados. Menos de una cuarta parte.

En Francia, el lapso que transcurre entre la fecha electoral y la toma de posesión del nuevo presidente, es de tan solo DOS SEMANAS, comparado con los cinco meses que en México deben transcurrir para iniciar el nuevo gobierno electo. En nuestro sistema electoral, el periodo de transición de cinco largos meses, el presidente saliente se debilita aún más para tomar decisiones de gobierno que le corresponden, por la influencia del que sin haber asumido formalmente, empieza a querer gobernar indebidamente.

Preguntamos: ¿Por qué no aprovechar las buenas experiencias de países democráticos como lo es Francia para poder avanzar con más celeridad?

lujambio06@hotmail.com

Minuto a minuto

Toda la sección