Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 23 octubre 2018

Municipios del “Patrón”

Francisco Salazar Soni
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

“Las tiranías fomentan la estupidez”. Jorge Luis Borges.

En un conversatorio que tuve con empresarios del ramo del transporte privado, surgió el tema de la inseguridad de los candidatos a puestos de elección popular, cómo fue la ejecución del expresidente Municipal de Piedras Negras Coah. No lo asesinaron por ser candidatos a una diputación federal, sino por su quehacer como Alcalde de los nigropetenses. No fue más que una crónica de un homicidio anunciado.

Insisto, desde hace años la principal actividad de la delincuencia organizada antes de operar ilícitamente es la de controlar gobiernos locales. Tener feudos en tramos territoriales conectados entre sí y en demarcaciones con rutas protegidas. De entrada les son apetitosas las transferencias que realiza el gobierno| federal a los municipios por medio de los Ramos 28 y 33; si bien los recursos del Ramo 33 tienen objetivos definidos ya por la federación, los del Ramo 28 pueden ser usados libremente por los municipios.

Se están deteriorando criminalmente a un ritmo inadvertido los partidos políticos, los procesos electorales y los personajes que son contendientes a puestos de elección popular en alianzas poco claras en formas por demás tacitas o explicitas, ante la nula capacidad de investigación por autoridad alguna. ¿Quiénes son los patrones en los Municipios? A decir de Organización de las Naciones Unidas, nuestro país ocupa el sexto lugar con más delincuencia organizada en el mundo. ¿Los más de 2,400 municipios, por qué tendrían que ser la excepción?

El Estado de Coahuila sobre todo el norte fue, o ¿es? zona de “confort” de la delincuencia organizada, con intervención de cuando menos en siete municipios, entre ellos Piedras Negras que es geoestratégico, testigo de hechos por demás sangrientos de familias enteras acribilladas de rodillas y en donde su cárcel era manejada como horno crematorio, confección de uniformes apócrifos, almacén, taller de “clavos” (compartimientos ocultos en vehículos), y de desapariciones, así como de guarida contra el despliegue de operativos federales de captura. Que tan bizarra es la situación del Estado de Coahuila que el candidato a la Presidencia de la Republica por la coalición “Todos por México”, en una entrevista declaró que era un Estado seguro en relación con sus vecinos.

La tergiversada sensación de seguridad en un territorio determinado que es sometido por la delincuencia organizada, es difícil de cuantificar tanto en el presente como en el futuro inmediato. A decir del catedrático de la Universidad Católica del Sacro en Milán Italia, Ernesto Ugo Savona, el impacto y daño que causa a un municipio o varios cooptados por la delincuencia organizada, puede ser tangible, intangible o sistémico para los integrantes de la comuna. La primera se puede medir en daños primarios, que es la pérdida sufrida directamente por la víctima y los costos de la respuesta al delito por el monto utilizado por las autoridades para combatir a la delincuencia, las aseguradoras y las empresas privadas de seguridad; la segunda, son los efectos emocionales y físicos directos sobre las víctimas, lesiones, dolor, sufrimiento, angustia, temor, odio, aspectos psicológicos, traumas, etc.; la última, la sistémica es la anomia dentro de un municipio, los efectos desestabilizadores sobre la sociedad, los delitos, las infracciones y el rompimiento casi total del tejido social con conductas antisociales.

Concluye Ugo Savona, que lo sistémico en una comunidad es el colapso completo del sistema, la corrupción y la violencia están tan difundidas que las avenencias que se realizan en la sociedad son completamente impredecibles y dan lugar a una degradación notable de toda interacción social.

El problema de no ver o no entender el fenómeno de delincuencia organizada a nivel Municipal, es que puede y de hecho, ha escalado a las Gubernaturas.

La gobernanza local como una nueva forma de presidir, sencillamente no embona, las presidencias municipales no son más que catapultas para otros puestos políticos, tres años son literalmente tirados al olvido, en el cual el ciudadano como objetivo principal, fue anónimo. Una política de futuro de “human city”, nunca aparecerá en la ecuación de gobernabilidad criminal de un territorio.

TAPANCO: Socarronería que en el Estado de Coahuila tengan un tipo penal denominado, “facilitación delictiva”, y que el candidato presidencial de la coalición “Todos por México”, cierre su campaña allá.

Francisco.soni@uaslp.mx

Minuto a minuto

Toda la sección