Fundador:
Miguel R. Valladares García

Sábado 1 noviembre 2014

Pulso

Yolanda Camacho Zapata

Hace cosa de quince años ya no me acuerdo por qué, pero acabé yendo a la cena del décimo aniversario de Pulso.

Ni en mis más locos sueños imaginé que ahora, en el XXV aniversario ya llevaría yo cinco de esos años  formando parte de las páginas del diario. Han de saber que a pesar de hacer ejercicio, jamás he sido buena corriendo. No sé entonces qué demonio se me metió como para pensar en inscribirme en la  arrera de 10 km de aniversario, y no solo eso, sino además arrastrar a otros tres inexpertos conmigo. Y

bueno, pretexto había: Talia y Jaime forman parte de periódico tiempo completo y Marcos colabora en Pulso al Aire. Así que eso, más la amenaza de que el que no apareciera pagaba el desayuno, motivó a que ahí estuviéramos bien puntualitos el domingo por la mañana encomendándonos al cielo para no infartarnos en el camino. Marcos y Jaime se nos despegaron desde la salida. Talia y yo nos  compañamos

en todo el camino, tramos corriendo, tramos caminando. Acabamos los cuatro. Sin infartos que reportar, medallas al cuello. Ganas de seguir.  Esto ha pasado a formar parte de mi colección titulada “La caminata de mi vida” o más bien, “Las caminatas”. He sido afortunada. Veinticinco años después, Pulso también ha sido afortunado y sospecho que es porque nunca ha dejado de trotar y a veces de caminar.

No se por qué pero me lo imagino como si fuera un chavo joven, de esos que ya ha vivido sus buenas experiencias, que se ha dado sus trancazos, pero que sabe cómo divertirse y cuándo tomar las cosas en serio. Ha visto pasar gobernadores, diputados, presidentes municipales. Ha dado cuenta de un San Luis

en paz y otro que se ha cimbrado ante violencia A Peña se le ha visto, en poco tiempo, buscando

ajustar tuercas por todos lados, pero con magros resultados. Principio de administración inusual. Han cabido en sus páginas anuncios terribles y escándalos indignantes; pero también ha compartido noticias dulces, amores formalizados, nacimientos presumidos. En Pulso han escrito plumas brillantes, reporteros agudos, y nos ha dado cabida a amateurs que ¡vive Dios!, pensamos diferentísimo. Nos han

publicado a izquierdistas, derechistas, gobiernistas, centralistas, papistas, liberalistas. Todos

hemos cabido en paz, porque aunque a veces lo dudemos, para eso debe de servir un diario.

Debe ser, como es pulso, un medio tolerante a las ideas y donde quepan todas las opiniones.

El chavo que es ahora Pulso, ha visto que ha su lado han caminado gente fi el desde que vio

impresa su primera página, pero también ha dado cabida a gente nueva. Sabe que no puede

quedarse estático si quiere sobresalir. Ha visto cómo en el camino se han despedido algunos,

como Don Miguel, su fundador. Pero también ha visto legados que continúan e historias que

se empiezan a escribir.

A mí muchas veces me han preguntado si me pagan por escribir esto que les comparto ahora

y la respuesta es la misma: no. Francamente creo que yo soy la que sale debiendo. Ustedes

saben todo lo que amo escribir. Es un honor ser publicada y ver mi nombre cada martes en

algo que empezó como mera coincidencia. Me parece pues justo, dedicarle por lo menos hoy

una página para felicitar a Pulso, agradecerle estos cinco años de trote juntos y declarar que

ha sido un privilegio correr por estas páginas, de las cuales espero no despedirme pronto. Y

sobre todo, agradecer a todas esas personas que no conozco porque siempre mando mi columna

por correo electrónico, pero que sé que están ahí trabajando muy tarde para que usted y yo

tengamos nuestro periódico en la mañana y decirles que me siento honrada y orgullosa

de compartir por lo menos un pedacito de su trabajo. Cuando acabamos de andar los 10 km, teníamos

todos la adrenalina al tope, el orgullo alzado aunque ni de relajo fuimos de los mejores

tiempos y los ánimos festivos. Pero sobre todo, el saber que podemos hacerlo de nuevo y hacerlo

mejor. Justo como Pulso, que hoy empieza junto con todos nosotros, una nueva carrera.

¡Felicidades!

Minuto a minuto

Toda la sección