Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 18 diciembre 2017

Un Estado para la ciudadanía

Colaboradores
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Estimado lector inició este artículo haciéndole una pregunta, ¿qué significa para Usted un Estado para la ciudadanía? y me gustaría que respondiera desde su posición como ciudadano, que reflexionemos que aspectos nos dan pertenencia al Estado, identifiquemos que necesita el Estado para para ser un estado ciudadano.

La respuesta natural de lo que se necesita para referir un Estado ciudadano es la apertura del mismo para poder garantizar un trabajo colectivo con la ciudadanía y construir un ejercicio de gobernanza en función de las necesidades y prioridades existentes en el mismo. Pero además, sumar un ingrediente esencial, como es la confianza ciudadana en las instituciones del Estado y en sus gobernantes.

Esto significa que antes de responder que necesitamos aportar como ciudadanía, nuestra respuesta estaría relacionada con la ausencia o no de nuestra confianza en las instituciones que integran el Estado. Además, argumentaríamos que las instituciones no son efectivas, ni nos ofertan las prioridades de atención que tenemos.

Pero si yo le preguntará y qué tipo de ciudadano se necesita en nuestros Estados para convertirlo en un Estado para la ciudadanía, probablemente la respuesta tendríamos que repensarla con más detenimiento. Retomando las ideas de Fernando Savater, podría responder un ciudadano capaz de argumentar sus demandas, sus deseos y sus planteamientos sociales, pero debe ser capaz también de entender los razonamientos de los demás, los planteamientos de los otros.

Lo anterior, refiere una gran demanda de ciudadanía con conocimiento de su contexto geográfico, económico, político, ecológico y social, que identifique las necesidades de su comunidad. Que además pueda separar su posición individual de su postura colectiva, pero que además pueda predominar su posición colectiva sobre la individual. Con un gran espíritu de servicio y con conocimientos técnicos para poder realizar propuestas que aporten valor a la solución de problemas comunes.

De lo anterior, surge la inquietud de, ¿cuántos amigos, vecinos, conocidos de la comunidad, conocemos con el perfil referido por Savater, a quiénes pudiéramos confiar nuestras demandas colectivas para estar en posibilidad de entablar una relación constructiva, positiva y que pudieran ofrecernos los productos esperados con las instituciones que integran el Estado?

Probablemente esta es una pregunta más compleja, que la inicial, se requieren liderazgos ciudadanos para poder construir un estado para el ciudadano. Aunque también el Estado y sus instituciones precisan contar con una gran capacidad para solucionar problemas complejos, efectividad en la solución de las demandas sociales, tener informada a la ciudadanía y por tanto satisfacción ciudadana.

Por lo que estimado lector, lo invitó a que este fin de año, reflexionemos como lograr contar con Estados para la ciudadanía, donde podamos participar, acompañar, colaborar y participar en las tareas públicas.

Martha Yalú Gutiérrez Mendoza /

POLÍTICA Y ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

@Marbygm

mbygm99@hotmail.com

Minuto a minuto

Toda la sección