Fundador:
Miguel R. Valladares García

Lunes 27 marzo 2017

Más notas

636257922579050310w

Tacna, Perú (EFE).- Productos autóctonos, cultivos y procesos naturales, sabores muy particulares y lentitud, mucha lentitud, son los elementos fundamentales de la gastronomía de la región peruana de Tacna, una de las más particulares de Perú y que constituye un resumen perfecto de la filosofía del “slow food”.

En un país obsesionado por la comida como Perú, y con Lima convertida de hecho en la capital culinaria de América Latina, la gastronomía de la sureña provincia de Tacna destaca con fuerza anclada en sus tradiciones e impertérrita frente al paso del tiempo, los cambios en los gustos y los apremios del tiempo, virtudes que ahora están siendo reivindicadas por las autoridades para fomentar el turismo en la región.

Y es que no en vano Tacna mantiene como plato tradicional y bandera culinaria un guiso, el “picante a la tacneña”, que requiere entre seis horas y cinco días de cocción continua (depende del volumen) y que tiene como base una combinación de ajíes locales, mondongo (callos), pata de res, charquí (carne seca de llama o cordero) y patata mariva, única de la región.

En los fogones de las “picanterías” o en las casas de familia, a fuego muy, pero que muy lento se cuecen los ajíes hasta lograr un concentrado dulce y picante de color rojo intenso que luego se sofríe y mezcla con las carnes, que a su vez también han hervido durante cinco o seis horas.

Por último, la patata es pellizcada sobre el guiso para darle consistencia y se cocina todo junto hasta que se han mezclado bien todos los sabores.

El crujiente pan “marraqueta” y un vino tinto seco de la región son el acompañamiento de este plato.

Miguel Vega, chef y consultor gastronómico de la región de Tacna, explicó a Efe que este picante “une a todos los tacneños en su tradición, ya que es plato del país, de la resistencia”, y que debe su éxito popular a que se hace “con pasión y tradición”.

Y es que la leyenda dice que este plato surgió durante la ocupación militar chilena de Tacna tras la guerra del Pacífico (1879-1883), como un producto hecho con elementos que no gustaban a los invasores y que servía para distinguir a los tacneños de los foráneos.

Tal es su popularidad que el “picante” ha sido elegido por las autoridades de PromPerú, el organismo público peruano encargado de la promoción turística, para presidir la reciente guía gastronómica de la región “Perú mucho gusto – Tacna, una guía para recorrer y saborear”.

La guía destaca también otros platos típicos dignos de presidir cualquier reunión de amantes de la “slow food”, como el charquicán, una comida de los arrieros de la época colonial que mezcla carne seca con ajíes y que también requiere casi un día entero de cocción, o la patasca, una sopa de cabeza de cerdo y res que exige estar al menos seis horas al fuego en una cazuela de barro.

Las empanadas, plato omnipresente en la región, toma en Tacna giros como el relleno de anticucho (corazón de res), que se hace aún más atípico por el hecho de que se toma de desayuno.

El dulce tiene su lugar con el pastel de choclo de Pachía, una zona de Tacna reconocida por sus cultivos de maíz de granos pequeños y dulces, origen de una tradición culinaria que fue reconocida en 2016 en el festival culinario Mistura, el más importante de Perú, como la mejor tarta tradicional del país.

El pisco, el destilado de uva tradicional de Perú, también forma parte de las tradiciones tacneñas, cuyos pequeños productores artesanales han ganado varios premios por sus piscos puros.

Estos productores ofrecen también otros productos como los macerados de damasco (albaricoque), frutas de producción local almacenadas en licor que se preservan de un año a otro y que se convierten en un dulce, aunque un tanto fuerte, postre.

La “slow food” de Tacna, embajadora de la comida peruana

Dentro del mundo del whisky existen principalmente dos categorías: el blended y el single malt.

El primero está elaborado a partir de mezclas de distintos whiskies, mientras que el segundo se produce a partir de la destilación de un solo grano. Dentro de la categoría de whiskies de single malt encontramos al escocés Glenmorangie, una casa que desde su creación —en 1843— destila whisky de primera calidad, gran sabor y muy fácil de beber.

Recientemente estuvo en México el Dr. Bill Lumsden, director de creación y destilación de Glenmorangie en Escocia, y tuvimos la oportunidad de charlar un poco sobre este single malt destilado en los Highlands y madurado en barricas de roble. “Creo que algo que hace a este whisky especial es que tiene un sabor muy suave que lo hace muy fácil de beber, pero a la vez tiene una enorme complejidad que atrae a los bebedores más expertos”, comenta Lumsden.

Poco a poco el conocimiento del público acerca del mundo de los destilados es mayor; no obstante, el mundo del whisky se caracteriza por las sutilezas que cada ejemplar tiene en cuanto a su elaboración y, finalmente, su expresión en cada copa o trago.

“México se está convirtiendo en uno de los mercados más importantes para el consumo del single malt”, afirma el experto y no es para sorprenderse, pues la manera de tomar whisky ha cambiado: si le preguntas a un bebedor experimentado quizás conteste que la manera de tomar whisky es straight; es decir, en las rocas, y si se es más aventurero lo podrá tomar con un poco de agua mineral.

En la actualidad con la creciente rama de la mixología, el whisky ha pasado a formar parte de las mejores cartas de coctelería: “Sí promovemos la coctelería con whisky con cocteles tradicionales como un old fashioned o un whisky sour. Los cocteles están para quedarse,” comenta Lumsden, quien también recomienda comenzar a maridar con whisky platillos con productos de mar como pescados semigrasos o camarones.

Eso sí, sin dejar de lado el chocolate que va muy bien con numerosas bebidas, incluyendo este destilado escocés, incluso con un toque de sal.

El whisky escocés llegó para quedarse

oaxaca-gastronomia

OAXACA (EFE).- Del campo a la mesa en menos de una hora, así es la experiencia que Casa Oaxaca, único restaurante oaxaqueño que figuró entre los 50 mejores de Latinoamérica, ofrece para darle a sus platillos los sabores de ingredientes locales recién cultivados en ese estado del sur mexicano.

“Al ser oriundos de acá, haber crecido en el campo, nuestra idea era darle vida a la tierra porque las raíces no se pierden y el saber comer bien, mucho menos”, afirmó en entrevista con Efe Marco Antonio Ruiz, hermano del chef Alejandro Ruiz y encargado de la operación de los tres restaurantes del grupo en Oaxaca (Casa Oaxaca y Oaxacalifornia), y la Ciudad de México (Guzina Oaxaca).

En una huerta ubicada en Zimatlán de Álvarez, localidad situada a unos 20 kilómetros de la capital del estado del mismo nombre, donde está el restaurante, los hermanos Ruiz crearon hace cuatro años un oasis, al que se accede por caminos de tierra y que está rodeado de áridos parajes castigados por la falta de lluvia.

“Tenemos hierba de conejo, pepicha (o pipicha), cilantro, perejil, zanahoria, cebolla, col, acelgas, betabel, maracuyá , limones, aguacate y nopales”, enumera Marco Antonio sobre la riqueza de ese espacio en el que pasaron parte de su infancia.

En un par de hectáreas cultivan cerca del 70 por ciento de la producción que sus dos restaurantes de la zona requieren a diario para sorprender a los miles de turistas que viajan a Oaxaca atraídos por la riqueza gastronómica de este destino, modelo de fusión de lo colonial y lo indígena.

“Si algo ha ayudado muchísimo a mi hermano Alejandro es tener paladar, esos sabores orgánicos o de pueblo”, aclara Marco Antonio.

Alejandro Ruiz es el cocinero más representativo de la sazón de su tierra. Su reinterpretación de la cocina oaxaqueña, combinada con una amplia formación y experiencia culinaria que incluye su paso por restaurantes de Alemania, España y Viena, son un verdadero imán para los visitantes.

“Esta semana nos visitaron desde Inglaterra y Alemania”, recalca Marco Antonio.

Los inicios de Alejandro en la cocina no fueron fáciles. Desde pequeño le llamó la atención y fue su madre quien lo incorporó a las la cocina y le transmitió las recetas tradicionales del estado.

“Los dos primeros hijos de mi mamá fuimos hombres y al no tener una mujercita, nosotros ayudábamos”, explica Marco Antonio.

Con los años, después de perder a su madre, tuvieron que trabajar muy duro hasta que el periodista alemán Dieter Kronzucker y su esposa se enamoraron de Oaxaca y apoyaron incondicionalmente su talento poniendo el capital.

La asociación sigue hasta el día de hoy con planes de abrir un nuevo local en la costa oaxaqueña (Pacífico).

Cuando inició Casa Oaxaca, que también tiene un hotel, los hermanos diferenciaron sus roles para trabajar con el mayor grado de excelencia.

Comenzaron con cinco personas hace casi 20 años y ahora tienen unas 200, incluidos estudiantes de todo el mundo.

La cocina oaxaqueña es variada, compleja y auténtica. Sabe a siete variedades de mole, entre ellos el negro, el amarillo o el coloradito, y huele a cacao que el visitante puede probar en algún mercado en forma de bebidas únicas como el tejate o el chocolate atole.

Más de 3,3 millones de turistas visitaron el estado de Oaxaca en 2015, según cifras de la Secretaría (ministerio) de Turismo de México.

Coincidiendo con la celebración del cumpleaños 93 del abuelo de los hermanos Ruiz, el día transcurre en la huerta con el alboroto de las gallinas ponedoras y la granja de conejos que también abastece a los restaurantes de carne fresca.

Todo el terreno se divide en canales de cultivo que se nutren gracias a la composta producida por los desechos orgánicos de los restaurantes.

El tío de los Ruiz, Sergio, se encarga de elaborar en tinas de concreto ese abono mientras lamenta que este año haya sido muy seco en Oaxaca, lo que perjudica el proceso.

“Para la composta hay que procurar que todo esté húmedo para que se pudra rápido; después se agregan las lombrices para que hagan su trabajo”, dice este agricultor de toda la vida.

Los restaurantes de los Ruiz fomentan que los comensales prueben más productos locales y regionales, de allí que el guajolote (pavo) se lo compren a un grupo de mujeres en la Mixteca oaxaqueña.

El grupo impulsa además los mezcales de la región, que se producen en pequeñas cantidades, como el de San Baltazar Guelavila.

“Compramos lotes, pequeños lotes de producción artesanal. Son pocos litros y los tenemos por temporada. Así ofrecemos en la carta mezcales para que la gente encuentre variedad y calidad”, explica.

La huerta ha permitido que en los terrenos aledaños se vuelva a sembrar maíz de temporal, que se almacena en una bodega y se usa cada día para elaborar las tortillas que el comensal prueba en los diferentes locales, donde todo sabe a Oaxaca.

El sabor oaxaqueño, del campo a la mesa en menos una hora

mezcalOtorgan a Puebla la denominación de origen del mezcal, después de 15 años de intentos para obtener este reconocimiento, el cual permitirá a los productores obtener mayores ingresos y por ende, elevar las condiciones de vida de sus familias, así como las de sus trabajadores.

Alfredo Rendón, director general adjunto de Propiedad Industrial del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), puso en manos del gobernador Tony Gali, el registro que logra el mezcal poblano por la calidad del producto.

Y para elevar la producción y la productividad, el mandatario del Partido Acción Nacional (PAN) entregó a los productores 30 mil plantas de agave mezcalero, las cuales forman parte de las acciones de su administración para fortalecer la economía de las familias.

Gali dijo que la certificación representa un abanico de oportunidades para el desarrollo del campo poblano que produce 30 mil litros de esta bebida que se expende en 31 marcas y se consume, tanto en la entidad como en otras partes del país.

Además, con estas acciones se impulsa no sólo la economía y el progreso del campo, sino también el posicionamiento del estado a nivel nacional e internacional, expuso ante productores e integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

En su momento, el subsecretario de Agricultura de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Jorge Narváez, comentó que el sector primario poblano da un paso importante, pues con la denominación de origen cambiará la vida de las familias que se dedican a la actividad mezcalera.

Y el director Adjunto de Propiedad Industrial del IMPI, Alfredo Rendón, afirmó que la denominación de origen es un reconocimiento a la calidad del producto, el cual propiciará la generación de empleos locales y pondrá en alto la calidad de los productos a nivel nacional.

A su vez, Rodrigo Riestra, titular de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial, calificó como un día histórico para el campo poblano, por lograr el reconocimiento y explicó que éste se obtiene después de 15 años de intentos fallidos.

Con la denominación. Puebla se constituye en el segundo estado del país con más localidades integradas a esta certificación, pues se trata de las comunidades de 116 municipios poblanos.

Otorgan a Puebla denominación de origen del mezcal

cafe-atenasATENAS (EFE).- Tomar café en Grecia no acostumbra a ser un acto apresurado. Acompañados de alegres charlas y un extenso listado de variedades, los encuentros en cafeterías pueden prolongarse durante horas. La cultura de la bebida estimulante más antigua es, indudablemente, una de las marcas del país heleno.

Amante del buen género y representante paradigmático de esa filosofía, el empresario cafetero Yannis Talumis vio su oportunidad de crear escuela en la capital griega hace ocho años.

Tras varios tanteos y contactos con proveedores de países tradicionalmente cultivadores de café, Talumis optó por dar un toque de distinción al negocio familiar.

La cafetería Taf (acrónimo de Talumis Family), que comenzó su andadura en los años 90, pasó a convertirse en pionera del café artesanal en Atenas.

Casi diez años después de su reapertura, una cuidadísima selección de los granos y la interacción permanente con los proveedores (con viajes anuales a los países de origen para supervisar personalmente las cosechas) pueden resumirse como las dos claves de su éxito.

Varios premios en concursos de café, una calificación casi inmejorable por parte de los usuarios y otros tantos certificados de calidad de portales especializados avalan su excelencia.

Vista desde fuera, la cafetería puede pasar desapercibida entre la maraña de bares, restaurantes y tiendas de comida que envuelven las calles de la capital griega.

No obstante, y a pesar de que la inauguración coincidió con el inicio de la demoledora crisis, Talumis asegura que, gracias a mantener la calidad por encima de cualquier otro aspecto, clientes y feligreses se han mantenido fieles aun con las devastadoras turbulencias económicas arrasando con todo a su paso.

“La crisis ha afectado a todo el mundo pero, a diferencia de otras cafeterías, nosotros hemos primado el producto y optado por ahorrar en elementos a los que otros establecimientos daban más valor para no tener que tocar tanto los precios”, explica.

La poca vistosidad de este discreto local, dotado de una pequeña pero acogedora terraza, apenas tres mesas y un puñado de asientos en el interior, es uno de esos elementos no tan mimados.

Tampoco la fuerte irrupción en los últimos años de las grandes cadenas, cada vez más presentes y numerosas, ha sido óbice para la sostenibilidad de su modelo de negocio.

“Ellos lo hacen a su modo, nosotros al nuestro. En EEUU las multinacionales pueden tener más fuerza, pero en países como Italia o aquí donde la gente sabe lo que es un buen café y lo que no, uno es consciente de adonde ir para obtener una mejor experiencia”, analiza.

Lejos de haberse quedado limitados a Atenas, ni la austeridad mobiliaria ni la creciente competencia les ha impedido expandirse.

Físicamente solo cuentan con la cafetería de la capital griega, pero su marca ha cruzado fronteras. Hoy son, a su vez, proveedores de “unas 1.000 cafeterías en todo el mundo”, aseguran.

Innovadores y “exploradores”, como ellos mismos se definen, Taf trata continuamente de “llevar la experiencia al siguiente nivel”.

Ya sea a partir de nuevos sabores o mezclando diferentes variedades, el equipo de baristas que conforman el personal (hermanos y primos del propio Talumis) se afanan en preparar las bebidas echando mano de la mejor maquinaria del mercado.

“Nuestro reto más grande es poder ofrecer un café especial cada día y, al mismo tiempo, crear conciencia de qué es lo que nos diferencia del resto”, señala el propietario y jefe de calidad de Taf.

Una cafetería de Atenas lleva a otra dimensión la cultura griega del café

bebidas

El Museo del Objeto (MODO) de Ciudad de México inauguró la exposición “¿Qué te tomas? Las bebidas mexicanas”, que incluye más de 2 mil objetos que repasan la historia de más de 500 años de estas.

La exposición, curada por Antonio Soto, busca documentar y revisar la importancia cultural, antropológica y simbólica de una gran variedad de bebidas que, a lo largo de la historia, han develado valores, comportamientos, normas, condiciones de clase y hábitos de la sociedad mexicana.

La directora del MODO, Paulina Newman, indicó que “las bebidas han acompañado a México a lo largo de su historia y el consumo de las mismas ha sido un proceso democratizador por excelencia”.

“Hablar de bebidas es hablar de cultura porque forma parte de lo que hacemos todos los días”, dijo el director de la Revista Artes de México, Alberto Ruy Sánchez, en conferencia de prensa.

Frente a la actual tensión de las relaciones entre México y Estados Unidos tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Soto explicó a Efe que “la exposición habla de temas identitarios principalmente” y busca “revalorizar el consumo” de las bebidas mexicanas.

“Se trata de fortalecer la identidad mexicana y también establecer nuevos elementos para reivindicar estas prácticas culturales que normalmente no son tomadas muy en cuenta”, precisó el curador.

La exposición tiene una gran diversidad de objetos, entre ellos un cuadro del siglo XVIII que representa a la Virgen de los Remedios, una deidad que usaron los misioneros católicos “para apropiarse del mito de Mayahuel”, la diosa náhuatl “del maguey y de la embriaguez”, apuntó.

Además, contiene cristalería del siglo XVIII proveniente del museo Franz Mayer, así como envases de diferentes bebidas, refrescos, cervezas o bebidas regionales mexicanas “que no son muy conocidas fuera de su lugar de origen o de producción”, subrayó Soto.

Entre estas bebidas regionales destacó los ropones poblanos, los moscos del Estado de México, que son licores de frutas cítricas, así como el pozol y el tascalate, del sur de México, que son atoles hechos a base de maíz tostado y chocolates.

La directora general de Cerveceros de México, Maribel Quiroga, que también asistió a la inauguración, explicó a Efe que en esta muestra “se puede encontrar la importancia de la industria cervecera en México”.

“En México se lleva haciendo muy buena cerveza desde hace 125 años. México es el primer exportador de cerveza en el mundo, el cuarto productor de cerveza a nivel mundial y lo que podemos constatar aquí es la historia de cómo la cerveza nos ha acompañado como país y como sociedad”, comentó.

Quiroga destacó que las marcas de cerveza mexicana llegan a más de 180 países. “La cerveza convive con nosotros en el día a día, en las buenas y en las malas en distintas etapas históricas… la cerveza siempre está allí”, agregó.

Los visitantes podrán acceder a este recorrido histórico sobre las bebidas de México hasta el próximo 20 de agosto.

Exposición recorre los 500 años de la historia de las bebidas mexicanas

helado potterORWIGSBURG, Pensilvania, EE.UU. (AP) — Una heladería en Pensilvania corteja a los fanáticos de Harry Potter con un nuevo sabor basado en la bebida favorita de Hogwarts: “butterbeer”, o cerveza de mantequilla.

Yuengling’s Ice Cream señala que J.K. Rowling describió la bebida alguna vez como “una especie de butterscotch (dulce de azúcar y mantequilla) menos pegajoso”.

Con esto en mente, creó el nuevo producto combinando helado de crema de mantequilla con helado de butterscotch.

“El resultado es un hedonismo mágico que te transportará a otra época y lugar”, asegura Yuengling’s.

El presidente de la heladería, David Yuengling, dice que espera haber complacido a Rowling con el sabor.

La cerveza de mantequilla encaja con los antecedentes de Yuengling’s. La empresa comenzó como una filial de una conocida cervecera de Pensilvania durante los años de la prohibición. Hoy es una compañía separada.

Los fans de Harry Potter ya pueden comer helado de cerveza de mantequilla

la cultura del cacaoFoto: Archivo

Expertos nacionales coincidieron hoy en que el cacao es el “oro agrícola” de Colombia debido a su capacidad para potenciar el desarrollo económico del país y generar oportunidades laborales, especialmente en tiempos de posconflicto.

“La ventaja del cacao es que permite generar nuevos empleos e iniciativas, además de promover el desarrollo campesino y lograr que los colombianos reciban mejores beneficios”, aseguró la directora del II Salón de Pastelería y Repostería Creativa “XocoArt”, Luisa Gallego.

Al evento, del que Bélgica es el invitado especial, asisten restauranteros y otras personas vinculadas con la producción y comercialización de cacao en diversas presentaciones.

Para Gallego, Colombia siempre ha sido un país “cacaotero” gracias a su buena producción y a la reputación internacional que ostenta, por lo que destacó su posibilidad de tener un nombre en este mercado para que el mundo “voltee a mirarnos y a mirar las posibilidades que tiene en el país”.

Advirtió, igualmente, que es necesario crear una cadena que le de valor agregado al cacao y que invite a la gente a comprarlo.

“Nuestro deber es promover el desarrollo de un producto ‘turístico gastronómico’ para que la gente venga y lo pruebe, así como apoyar al sector agrícola para que sea generador de empleo y que logre el desarrollo económico del país”, afirmó.

El gerente y socio fundador de Cacao de Colombia, Carlos Velasco, dijo que en 2009 el país era desconocido en el mercado mundial de cacao porque se preocupó por lo interno y no buscó explorar nuevos horizontes.

Aseguró que el bajo desarrollo de la industria cacaotera se debió, en parte, a la dificultad de acceso a sus cultivos o al desplazamiento forzado, por lo que señaló que el proceso de posconflicto que vive Colombia puede generar más posibilidades para que el mercado crezca.

“En la medida en que se genere seguridad en el campo se dará un ambiente más propicio para que se de un desarrollo del cacao, y eso se logra generando Estado en las partes más alejadas del país”, agregó.

Colombia produjo el año pasado 56.785 toneladas de cacao, 3,6 % más frente al cosechado en 2015.

El cacao es el “oro agrícola” de Colombia, aseguran expertos

botanas tostadasCocineras tradicionales de Morelos, Puebla y Oaxaca participarán en el Segundo Encuentro de Cocineras a realizarse los días 8 y 9 de abril en el Campamento de la YMCA, Camohmila, ubicado en Tepoztlán, Morelos.

Los asistentes podrán degustar los platillos representativos Más Reservas Preparados por 14 Cocineras Tradicionales apoyadas por al menos 40 voluntarios estudiantes de gastronomía de Morelos, informaron los organizadores en un comunicado.

Además, participarán cuatro productores agrícolas y el mismo número de artesanos locales, mientras que chefs e investigadores ofrecerán conferencias y talleres relacionados con la cocina tradicional local y de otras regiones del país.

Otro atractivo es un concurso gastronómico dividido en cinco categorías: mejor platillo tradicional, mejor platillo de la milpa, mejor platillo de aprovechamiento, mejor platillo de rescate y mejor platillo ceremonial. Los ganadores se darán a conocer el 9 de abril en una ceremonia de premiación.

La entrada al encuentro será gratuita, será como una kermes donde la gente cambiará su dinero por fichas para comprar alimentos y productos dIVERSOS en los pabellones dispuestos para la ocasión.

Habrá un pabellón dedicado a la Cocina Tradicional de Morelos, otro para la degustación de vino, mezcal y cerveza, además del pabellón sabores de Morelos atendido por cuatro productores del Estado.

El Segundo Encuentro de Cocineras Tradicionales de Morelos se lleva a cabo con el apoyo de la Feria Internacional de Turismo de Morelos, Jardines de México y el Ayuntamiento de Tepoztlán.

Tepoztlán albergará segundo Encuentro de Cocineras Tradicionales

Variedades de maíz autóctono.

Variedades de maíz autóctono.

Cancún.- Un recorrido por las cocinas de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán ofrece el libro “Agua, barro y fuego. La gastronomía mexicana del sur”, de las autoras Claudia Hernández y Elva Macías.

Las autoras, Claudia Hernández de Valle-Arizpe y Elva Macías, explicaron que hicieron una selección exhaustiva y equilibrada de los platillos representativos de cada una de las regiones de los estados, cuya riqueza es sumamente pródiga y exquisita.

Asimismo, en el prólogo, escrito por Rafael Tovar y de Teresa, se señala: “La cultura de los pueblos está estrechamente ligada a sus alimentos y una de las características indiscutibles es la gran variedad y riqueza de nuestra cocina a lo largo de sus siglos.”

En la presentación del libro, en la Casa de la Cultura de esta ciudad, se indicó que la información relativa a la gastronomía del Caribe mexicano fue proporcionada por la connotada antropóloga Reneé Petrich, con un trabajo amoroso que sitúa a Quintana Roo en ámbitos trascendentes de la cultura popular, fruto del mestizaje.

Asimismo, se indicó que en el libro aparecen las maravillas de la cocina tradicional del sur de México con fotos excelentes y recetas muy originales.

 

Reseñan en libro la gastronomía tradicional del sur mexicano

Lo más visto

Minuto a minuto