Fundador:
Miguel R. Valladares García

Viernes 23 Junio 2017

Más notas

El chef sirio kurdo Barshank Haj Younes / Foto: EFE

Atenas, Grecia (EFE).- El sirio kurdo Barshank Haj Younes, un joven refugiado de 25 años, ha sido el chef invitado de un restaurante ateniense con motivo del Refugee Food Festival que se celebra esta semana en la capital helena.

Freekeh -un plato de trigo candeal tostado- con cordero, hummus, tabulé y ensaladas sirias son algunos de los platos típicos de la cocina kurda elegidos por Haj Younes para el menú del restaurante Seychelles, en el que la expectación es máxima, explica Fotis Fotinoglu, dueño del establecimiento.

El objetivo de esta iniciativa -promovida en diferentes ciudades europeas por ACNUR y la organización francesa Home Sweet Food- es, como expresan sus organizadores, “usar el poder universal de la comida para cambiar cómo percibimos a las personas refugiadas”.

“Yo hablo griego, él un poco de inglés. Entre eso y las manos, nos entendemos. Hablamos con el idioma de la boca y el sabor”, cuenta Fotinoglu a Efe mientras el restaurante se va llenando a la espera de los platos que llevarán los sabores de Siria a las mesas de este restaurante del centro de Atenas.

“Es un acercamiento a ese tema tan grave de personas que no tienen papeles y que, como el caso de Barshank, en su país eran cocineros, tenía su trabajo, pero luego empezó el conflicto. Ayudamos en este asunto con nuestra cocina”, cuenta Fotinoglu.

“Salí de Siria al comienzo de la revolución”, explica Haj Younes, original de Amuda, una ciudad de mayoría kurda en el noroeste de Siria, donde cuenta que aprendió a cocinar los platos tradicionales kurdos con su madre.

Su inicio en la cocina profesional fue fortuito. Tras ir a la parte kurda de Irak para completar sus estudios en Economía Política, que no pudo continuar, empezó a trabajar como cocinero en diferentes hoteles y empresas petroleras.

De ahí fue a Turquía y, por mar, llegó a Grecia a finales de febrero de 2016, apenas dos semanas antes de que se hiciera efectivo el acuerdo entre Turquía y la Unión Europea que, entre otras cosas, establecía la repatriación a Ankara de las personas que llegaran a Grecia desde Turquía.

Su intención era continuar su travesía hacia otros países europeos, pero una semana después de su llegada a Grecia se produjo el cierre de las fronteras balcánicas, dejando a muchas personas refugiadas que tenían intención de ir a otros países de Europa -como Haj Younes- atrapadas en Grecia.

Al verse en esa situación, el joven pidió ser repatriado a Siria, pero fue rechazado por tratarse de una zona de conflicto, sumida en una guerra civil desde 2011.

Al principio no pensaba quedarse en Grecia, pero hoy duda. “A veces me lo planteo, otras rechazo la idea”, explica.

Ahora reside en la capital helena en un centro de la organización griega SolidarityNow y cocina para otras personas refugiadas, algo que, explica, le “hace feliz”. “Tengo muchísimas ideas sobre mi futuro”, cuenta el joven, “seguir cocinando, ayudar a otros refugiados y ser traductor” son algunas de sus metas.

Define su trabajo entre los fogones del restaurante y la iniciativa que lo ha permitido como “muy importantes” para atraer atención sobre la crisis humanitaria que ha llevado a Haj Younes y a millones de personas como él a desplazarse de sus países de origen.

Esta es la primera edición del Refugee Food Festival en Atenas, donde, según datos oficiales, residen cerca de 8.000 personas refugiadas de las más de 62.000 que, según datos oficiales, están en Grecia.

El festival ha contado con cinco restaurantes participantes y cinco cocineros refugiados.

Además de Haj Younes, han cocinado la iraní Mahboubek Tavakoli, que lleva un año en Atenas cocinando para la ONG de mujeres refugiadas Melissa, el somalí Hassan Hassan, que llegó a Grecia siendo menor y se formó ahí como cocinero, el sirio Abdul Al Hallak, que recuerda que en su restaurante en Damasco era conocido como “el rey del shawarma y el falafel”, y el afgano Reza Golami, que ha logrado establecer su propio restaurante en Atenas.

El sabor de Siria se adentra en los fogones de Atenas

Gabriel Rodríguez/Foto: Sony Entertainment

Su padre no quería saber nada con que él se hiciera cocinero. A los pocos años, digamos a los tres, él ya sabía que quería serlo. ¿Una madre? Así fue. Ella la que lo anotó en la escuela de Gastronomía, ella la que lo tapó cuando fue a buscar un empleo a Pujol.

“Ojo, que mi padre estaba como un pavo, muy orgulloso de mí cuando gané la competencia, pero cuando supo que yo estaba en la escuela no nos habló a mi madre y a mí durante un mes y medio”, cuenta.

Originario de Iztapalapa, Ciudad de México, Gabriel descubre su pasión por la cocina como resultado de la casualidad y de la necesidad de trabajar desde temprana edad. Al ver un anuncio del Chef Enrique Olvera en una publicación gastronómica decide buscarlo para hacer prácticas en su restaurante mientras termina la carrera técnica en Gastronomía.

Inicia sus prácticas en Pujol como lavaloza y rápidamente asciende hasta llegar a ser cocinero. Sigue su pasión por la cocina en Chiapas, trabajando en el restaurante Arboledas 125 y después regresa a la Ciudad de México a la apertura de Máximo Bistrot del chef Eduardo García, donde actualmente ocupa el puesto de Jefe de Cocina.

Gabriel recorrió un gran camino, superó retos, pruebas, miedos y límites para llegar a la prueba final en la que recibió consejos del gran chef René Redzepi, del restaurante Noma.

René Redzepi es un chef originario de Dinamarca; es especialmente conocido por ser jefe de cocina y copropietario del restaurante Noma, de su natal Copenhague, el cual abrió en el 2004 en un antiguo almacén renovado.

La cocina del Noma es conocida por ser puramente de autor, se caracteriza por la calidad del producto y el uso de ingredientes locales que llevan a la gastronomía danesa a la modernidad, siendo personalizada en la desbordante creatividad de René Redzepi, demostrada en platillos como el “Coco Nórdico”, un rábano entero que sirve de recipiente para un caldo que combina sabores infusionados de setas y aceite de membrillo… ¡Increíble!

A cuatro años de haber abierto sus puertas, el restaurante Noma ya contaba con dos estrellas Michelin y a partir de 2010 fue acreedor del primer lugar en los 50 mejores restaurantes del mundo, lugar que repetiría hasta el 2014. La creatividad y talento de René han rendido frutos.

En el 2015 el Chef emprendió un viaje culinario con el primer Noma itinerante hacia Tokio, seguido por Sidney y finalmente el 12 de abril del 2017 llegó a México en Tulum, Quintana Roo, en donde el chef realizó su interpretación de los sabores que conforman la cocina mexicana.

Durante su paso por México, el chef Redzepi estuvo como juez invitado en el cierre de la segunda temporada de Top Chef México y Gabriel Rodríguez aprovechó muy bien su presencia.

La fuerza de Martha Ortiz Champa, la firmeza de Aquiles Chávez, la pasión de Guillermo González Beristain, la experiencia de Juantxo Sánchez y el ímpetu de Mikel Alonso subieron la temperatura de la segunda temporada de Top Chef México y eligieron como gran ganador a Gabriel Martínez.

“Me siento muy feliz, la verdad, me está gustando ser Top Chef”, dice el cocinero premiado en entrevista con Mundano.

–Todo el camino para llegar hasta aquí ha sido un poco dificultoso, ¿verdad?

–Sí, muchísimo. Y al estar en Top Chef más raro se puso aún, porque al no tener contacto con las personas se hizo más difícil.

–¿Cómo ha sido tu camino hacia aquí?

–Sólo ha sido trabajo duro, pues estoy de cocinero desde muy pequeño, los fines de semana no los tenía libres, trabajé en una pollería y siempre creciendo con la idea de que en la vida puedes lograr algo si haces el esfuerzo. Creo que ese ha camino también ha sido muy fructífero.

–¿Vienes de Iztapalapa, verdad?

–Mi papá es de San Luis Potosí, un pueblo misógino, bastante arraigado a sus tradiciones, a su cultura y mi madre es de acá en el Distrito Federal. Se casaron muy jóvenes y mi padre se dedicó a una distribuidora de pollo. Le iba bastante bien a mi papá con ese trabajo. Desde muy pequeño empecé a trabajar, porque mi padre siempre fue mano dura. Con el pasar de los años, yo estaba seguro de que quería ser cocinero y se lo contaba a mi madre. Ella se espantaba un poco, porque no pensaba que alguien desde tan chico eligiera una profesión tan poco común. No era una opción de carrera, entonces le comenté a mi madre y me dijo que buscara una escuela que se adapte a nosotros y que empiece por algo. Cuando se lo dije a mi padre, él se mostró muy reacio, no lo quería creer, no estaba convencido para nada y lo que más llegaba a creer era que yo estudiaría para doctor y mi hobbie sería como cocinero.

–¿Tu madre siempre te apoyó?

–Sí, afortunadamente. Me dijo, ahí está la escuela, ella me inscribió, mi padre no sabía nada, pensó que yo estaba inscribiéndome para una preparatoria que me llevaría a la UNAM [Universidad Nacional Autónoma de México] y no fue así. Cuando mi padre se enteró de mi secreto nos dejó de hablar a mi mamá y a mí durante un mes y medio. No logró convencerlo. Hoy está muy orgulloso y en la premiación mi padre estaba como pavo real. Ahora disfruto mucho que él disfrute, me llena de orgullo, vivo con más felicidad mis logros.

–Tú, además, fuiste a un restaurante para aprender

–Sí, exactamente. No conocía lo que era el restaurante Pujol, hasta que vi una nota en una revista, un anuncio que era muy bonito. Había un caminito y el caminito estaba roto y decía como Cocina Mexicana. Dije, ahí tengo que ir. Entré pidiendo práctica y me mandaron a lavar los platos, fue ahí así como me hicieron. Fui un lavalozas de Pujol.

–¿Aprendiste mucho ahí?

–Aprendí mucho compañerismo, trabajar sobre todo con las personas. Donde aprendí realmente a cocinar fue con Eduardo “Lalo” García de Máximo Bistro. Con regaños, con mucha mano dura, me enseñó muchas técnicas de cocina y la forma de mezclar sabores y olores, para que los platillos sean provocativos. Con él me desarrollé mucho, como una persona que crea ya.

–¿Te gusta lo salado, lo dulce?

–Me gustan mucho los dos, los dos son muy diferentes y trato de cocinar ambos. No mezclo tanto, al menos que tenga algo que integre a los dos sabores. Los dos me gustan muchísimo.

–¿Cuál es tu plato especial?

–El mole es uno de esos platos. Es una receta aunque muy tradicional o muy conocida en México, cada quien desarrolla una receta diferente. Cada pueblo tiene un mole diferente. Yo estoy trabajando con la receta especial del mole, pero que sea mi propia receta. Ahí tienes al mole poblano, que viene en realidad del mole oaxaqueño, pero los poblanos lo adoptaron y ahora tienen una propia receta del mole. La cocina mexicana actualmente se trata de mestizaje. La cocina oaxaqueña, que es una de las más importantes de nuestro país, se creó gracias a nuestra tradición y a la cocina española. Eso es mestizaje. Hay una conjunción increíble de sabores que crea una cocina muy auténtica, muy original y muy mexicana.

–¿Picante o no picante?

–Mi cocina es no picante. Mi madre cocinaba con picante porque a mi padre le gustaba, pero ella siempre me apartaba para darme comida sin picante. Es uno de los sabores muy especial, pero hay que saberlo usar. Cuando el picante es tan extremo puede llegar a destruir los sabores del plato.

–¿Cuál es tu futuro?

–Actualmente estoy trabajando en Máximo Bistro, con Eduardo García, con el que ya pasé una barrera de patrón o jefe, ya somos muy amigos y eso lo agradezco mucho, porque me ha dado un voto de confianza muy bonito. Sucede que después tengo que aprovechar esta plataforma y tirarme para mi propio restaurante, tengo que seguir caminando.

Gabriel Rodríguez, el nuevo Top Chef: La cocina mexicana es mestizaje

El consumo de vino es un placer que se reconoce desde la antigüedad por evocar la fraternidad, celebración y acentuar los sabores de la comida. El dios Baco es el hijo de Júpiter dentro de la mitología romana, y dio majestuosas clases a los mortales para enseñarles cómo cultivar la vid y hacer vino; un ritual que existe hasta la época reciente.

Según The Wine Institute, el mayor consumo de esta bebida es en Ciudad de Vaticano, donde se registran 55 litros por persona al año, e Italia, aparece con 33 litros en promedio. Sorprenden las cifras de consumidores, mas no la producción. Es la Toscana, la región italiana, que enmarca la belleza suprema de sus paisajes, y donde los turistas saben muy bien que allí están 36 vinos que producen estas tierras.

Los tintos más apetecidos son el Brunello di Montalcino, el Chianti y el Carmignano; que no se pueden pasar por alto

La mayoría de los vinos de la Toscana, tienen el reconocimiento DOCG (Denominación de Origen Controlada y Garantizada), que otorga el país, para que cada botella llegue al consumidor con la etiqueta de distinción. “Los tintos más apetecidos son Brunello di Montalcino, Chianti, Vino Nobile di Montepulciano y el Carmignano; que no se pueden pasar por alto en la visita a esta región italiana”, señaló Daniela Mattes, gerente comercial de HiperTravel.

Otro recorrido maravilloso está en Francia, precisamente en Burdeos. Esta zona está conformada por 118 mil hectáreas de viñedos que dan uvas para 14 mil productores de vino y los recorridos de las 9 mil bodegas son una experiencia vinícola que cuenta con las mejores catas de 57 denominaciones de origen controlado. Cabe destacar a este destino por dar 700 millones de botellas de tinto, blanco, rosado y espumosos a los paladares más exigentes del mundo.

En el continente africano, Sudáfrica abre las puertas a los sibaritas amantes de los tours de un día. Esta modalidad turística recorre las emblemáticas ciudades de Stellenbosch y Franschhoek, donde las catas y maridaje, gozan de fama mundial.

Viajar es uno de los mejores placeres de la vida, y el vino acompaña esta travesía de los tres destinos turísticos donde se disfruta de las mejores copas que de seguro, abrirán todos los sentidos.

Conoce los lugares donde se toma el mejor vino

Con el objetivo de dar a conocer el producto y abrir nuevos mercados, media docena de empresas mexicanas exportadoras de tequila, mezcal y de vino presentan esta semana sus marcas en Vinexpo de Burdeos, la principal feria profesional de vinos y bebidas destiladas del mundo.

“Cada cual tiene su estrategia. La nuestra es dar a conocer que hay muy buen vino mexicano que no es costoso, más que nada es presencia. Tratamos de estar en las ferias más importantes como esta”, declaró a Notimex el gerente de exportación de la bodega vinícola de Baja California L.A. Cetto, Alan Carrillo.

L.A. Cetto es la única marca vitivinícola mexicana en participar en la feria y la más veterana de ese país latinoamericano en asistir a Vinexpo, que en esta edición no cuenta con un pabellón de México como sucedió en 2015.

Casi todas las empresas mexicanas participantes son productoras de tequila y de mezcal, las dos bebidas de México más conocidas en el mundo, pero sobre las que los tequileros apuntan que todavía existe desconocimiento sobre sus variedades, en particular entre el tequila y el tequila 100 por ciento agave, explicaron.

“Mucha gente no diferencia bien lo que es el tequila y el tequila ciento por cien agave que va creciendo y esto es lo que estamos haciendo aquí, somos como evangelistas del tequila”, explicó a esta agencia el fundador del tequila Tristán, Tristram Borgmann Arias.

La mayor parte de los más de dos mil 300 stands de 40 países expuestos en la feria son de marcas de vino pero, pese a ello, los destilados y entre ellos las bebidas extraídas del agave tienen buena aceptación entre los más de 45 mil profesionales de 150 países de todo el mundo que participan en Vinexpo.

“La gente tiene interés en conocer el agave. Estos destilados captan parte de nuestra tierra. Para ellos es como un bautizo de agave”, resaltó Armando Orozco, director general de Casa Azteca Agavería, que tiene oficina en Madrid, España.

Para Charly Hernández, de la tapatía Tequila La Cofradía, que exporta el 80 por ciento de su producción, venir a Vinexpo le ayuda en su estrategia de ventas en Europa y al resto del mundo.

“Es una exhibición a la que viene gente especializada, que busca productos premium. Es nuestro mercado donde nos queremos especializar. Vinexpo nos ha ayudado a hacer crecer nuestro proyecto acá en Europa”, explicó Hernández a esta agencia.

Dos de las empresas tequileras presentes en Vinexpo ofrecen mezcales en su catálogo, pero aparte de eso ha sido instalado un stand exclusivo de mezcales en los que se ofrecen las marcas Zignum y El Señorío.

“Lo que queremos es mostrar al público europeo y a todo el mundo las diferentes categorías de mezcales. Es importante para nosotros llegar a todo el mercado. Lo importante es que la gente sepa que hacemos algo de calidad”, declaró el responsable del stand, el experto y barman Gustavo Ortega-Oyarzun.

Todas las empresas mexicanas consultadas consideraron positiva su experiencia para sus objetivos de participar en Vinexpo, una feria que se fundó en 1981 y tiene un espacio de exposición de 40 mil metros cuadrados, ubicado en un gigantesco hangar de las afueras de Burdeos y que se celebra cada dos años.

La 19 edición de la feria en Burdeos que organiza otros mercados paralelos en Asia, Europa y América, está considerada la primera feria mundial de carácter internacional del sector del vino y las bebidas espirituosas.

Durante la feria, que comenzó el pasado fin de semana y este año tiene a España como país invitado de honor, se realizan catas de vinos y de diversas bebidas, así como conferencias y seminarios, entre los que destacan los dedicados a las nuevas tendencias del sector.

Promocionan tequila, mezcal y vino mexicano en feria mundial de Burdeos

Foto: Especial

Del 9 al 11 de julio, se llevará a cabo la octava edición de la “Feria de la Panificación” en el municipio de Acámbaro, donde se espera a 12 mil visitantes y una derrama económica de dos millones 500 mil pesos.

En un comunicado, el gobierno estatal informó que en esta ocasión participarán 12 panaderías, con más de 500 ayudantes para producir alrededor de 150 mil piezas de pan que se pondrán a la venta durante los tres días del evento que se realizará en el Atrio Parroquial.

Entre los panecillos que se ofrecerán están: granillo de leche, conchas, pan de muerto, cemitas, volcanes, picón y las famosas acambaritas.

Durante la presentación de la feria, el secretario de Turismo del estado, Fernando Olivera Rocha, mencionó que esta se ha posicionado como una de las celebraciones más legítimas que muestran un gran espectáculo en las calles de Acámbaro, promoviendo la actividad turística.

Como parte de las actividades se llevará a cabo el juego de la “Lotería Popular de Acámbaro”, “100 Acambarenses Dijeron”y el “Concurso Regional del Pan”, donde participan panaderias locales y foráneas.

Asimismo, el programa musical estará a cargo del Mariachi Juvenil “San Antonio” y el imitador “Jorge Alberto,” quien presenta un show de diversos artistas como Juan Gabriel, Vicente Fernández y Luis Miguel.

Además, el Motoclub Unidos Acámbaro, la Unión de Productores de Pan de Acámbaro y el gobierno municipal de Acámbaro suman a esta festividad la “Ruta del Panadero”, donde participan más de 500 motociclistas de todo el país.

Por su parte, la “Lluvia del Pan” se realizará el 11 de julio en el marco de la peregrinación, donde los panaderos obsequian piezas de pan a los asistentes en agradecimiento a la “Virgen del Refugio” patrona de Acámbaro, por las buenas ventas durante el año.

Dicho recorrido comenzará en el Templo del Santo Ecce Hommo, hasta llegar a la Parroquia San Francisco de Asís.

Acámbaro, Guanajuato, se prepara para octava Feria de la Panificación

BRUSELAS (AP) — Sépanlo los belgas y el mundo entero: ¡las famosas papas fritas belgas están a salvo! Y lo asegura nada menos que la Comisión Europea.

Un ministro regional belga había alarmado a la nación con advertencias de que habría que cometer el sacrilegio de blanquear las papas antes de arrojarlas a la grasa para eliminar en lo posible un elemento cancerígeno. Cambiaría la forma casera de cocinar las papas, que se arrojan crudas a la grasa, aumentando el calor la segunda vez.

El resultado debe ser un bastón blando por dentro, crujiente y dorado por fuera, con suficiente grasa para que queden adheridas la sal de mar y la mayonesa.

Si se la blanquea primero, el proceso consagrado se vuelve imposible.

“Empobrecería enormemente nuestra cultura de la papa frita”, escribió el ministro de Turismo belga Ben Weyts al comisionado de salud europeo. “Qué pena sería que la UE prohibiera esta tradición celestial”, añadió, en una carta cuyo texto pudo conocer The Associated Press.

No teman, respondió el vocero de la comisión de la UE Margaritis Schinas el martes. “La Comisión no tiene la menor, repito, la menor intención de prohibir las papas fritas belgas o papa filtra alguna”.

Schinas sabe muy bien qué pasó la última vez que la UE trató de entrometerse en los hábitos alimentarios de sus 500 millones de ciudadanos. Hace cuatro años, cuando anunció el plan de prohibir las jarras de aceite de oliva de las mesas de los restaurantes y reemplazarlas por botellas descartables, fue la gota que colmó el vaso de la legislación excesiva.

El actual presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, asumió con el mandato de reducir la burocracia y “ocuparse a lo grande de las cosas agrandes y a lo pequeño de las cosas pequeñas”.

La receta de las papas fritas sin duda está en la lista de las “cosas pequeñas”.

“Todos nos sentimos muy apegados a la rica tradición culinaria que encontramos en nuestros estados miembros”, dijo Schinas, antes de recitar una variación francesa sobre el clásico del disco, “Le frite c’est chique”.

Alguien que tendrá motivos para alegrarse será la canciller alemana Angela Merkel. Durante una cumbre de la UE el año pasado, huyó de una reunión para acudir al puesto más cercano y comprarse un una enorme porción de la delicia belga.

Las famosas papas fritas belgas no corren peligro por regulaciones europeas

TOKIO (AP) — El gigantesco mercado de pescado Tsukiji, una atracción turística de Tokio, permanecerá cerrado durante unos cinco años para su modernización y transformación en un “parque temático de alimentos”, dijo el martes la gobernadora de la capital japonesa.

El mercado se trasladará a instalaciones con tecnología de punta, construidas a un costo de 600 mil millones de yenes (6.000 millones de dólares) en Toyosu, en las afueras al este de Tokio, mientras se reconstruye Tsukiji. Después, Tokio tendrá dos mercados mayoristas de pescado, dijo la gobernadora Yuriko Koike.

Koike detuvo el traslado a Toyosu en agosto, meses antes de la inauguración prevista del mercado nuevo, al presentarse objeciones de tipo sanitario. Se hallaron toxinas en el suelo y el agua subterránea en el lugar, donde anteriormente se encontraba una planta de gas.

El plan inicial preveía vender el terreno de Tsukiji junto a la bahía para construir un centro comercial o un casino.

Pero Koike dijo que se opone a una operación que le daría a la capital una ganancia en efectivo por única vez. Tsukiji es una marca valiosa y un hito, dijo en conferencia de prensa.

“Nuestro país siempre ha valorado la tradición”, afirmó.

Koike se negó a dar plazos precisos y aseguró que solo anunciaba un plan básico que requiere la aprobación de la legislatura municipal.

Toyosu también requerirá una limpieza para asegurar que sus sistemas hídricos y tierra cumplen con las normas de seguridad. El público ha expresado temores sobre las toxinas en Toyosu, que han recibido amplia atención de la prensa.

El gran complejo nuevo, con sus enormes unidades de refrigeración, requiere mucho dinero solo para su mantenimiento.

Tsukiji, de fama mundial por las subastas de atún y típicos locales de sushi, sigue operando y recibe cantidades de turistas.

Koike dijo que quiere transformarlo en un “parque temático de alimentos”, reconstruir sus edificios anticuados y dotarlo de la mejor tecnología antisísmica. Japón es uno de los países del mundo que sufre más terremotos.

Modernizarán célebre mercado de pescado de Tokio

El sector agroalimentario de México creció 3.9 por ciento el año pasado, casi el doble del resto de la economía, que fue de 2.2 por ciento, lo que sitúa al país en el lugar número 12 en el mundo como productor de alimentos.

Tan sólo la exportación de 12 productos agroalimentarios dio a México el año pasado 13 mil 648 millones de dólares, destacó en charla con Notimex, Raúl Urteaga Trani, Coordinador General de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Detalló que en los últimos tres años, el sector primario en México creció a un ritmo casi al doble del que tuvieron los sectores secundario (industrias) y el terciario (servicios), lo que refleja el éxito de los productores mexicanos en sus objetivos de crecimiento en la productividad.

Lo anterior, subrayó, pone de manifiesto también el éxito en la política pública del gobierno federal, particularmente de la Sagarpa, que impulsa desde hace ya varios años “infinidad de programas de apoyo para los productores mexicanos”.

Más adelante, el funcionario pasó al detalle. Dijo que México es el primer proveedor de cerveza de Estados Unidos, Chile, Argentina, Australia, Guatemala, Canadá y China, lo que le produjo en 2016 una ganancia de dos mil 814 millones de dólares.

Señaló que los principales estados productores son Zacatecas; Guadalajara, Jalisco; Mazatlán, Sinaloa; Torreón, Coahuila; Mérida, Yucatán; Orizaba, Veracruz; Delicias, Chihuahua, y Piedras negras, Coahuila.

Le sigue la exportación de Aguacate, que el año pasado generó a México dos mil 227 millones de dólares de ganancias y cuyo principal mercado, en un 80 por ciento, es Estados Unidos.

Aunque dijo que existen mercados que crecen a ritmos superiores al vecino del norte, como Japón, Corea y países de la Unión Europea.

Michoacán es el principal productor de aguacate con un aporte del 85 por ciento aunque entidades como Estado de México, Jalisco, Nayarit y Morelos, también generan este producto agroalimentario.

Urteaga Trani mencionó que en tercer lugar está el tomate, cuyas exportaciones generaron el año pasado al país mil 939 millones de dólares.

Los principales productores son Sinaloa, Michoacán, Jalisco y Baja California Sur, en tanto que los mercados son Estados Unidos, Canadá y algunos países europeos.

El funcionario agregó que México es sobresaliente en la producción de berries y se ha colocado en el cuarto lugar de exportación. El año pasado produjeron al país mil 746 millones de dólares en las categorías de frambuesa, zarzamora y mora azul.

Los principales mercados interesados en este producto son: Estados Unidos, la Unión Europea, China y Japón.

De hecho, comentó que el titular de Sagarpa, José Calzada Rovirosa, lo instruyó para representarlo en el aeropuerto de Guadalajara, Jalisco, de donde salió el primer embarque de arándano a China.

Al respecto, dijo, “China nos abrió en los últimos años a través de protocolos fitosanitarios, el acceso de múltiples productos agroalimentarios mexicanos a ese mercado, entre los que figuran las frambuesas, zarzamoras y mora azul”.

Por su parte, en quinto lugar en exportación está el tequila, otro producto con un alto proceso de elaboración. El tequila dejó a México una ganancia neta el año pasado del orden de los mil 203 millones de dólares.

El principal consumidor de tequila 100 por ciento agave es Japón, lo cual es una buena noticia porque este producto cuesta tres veces más, mientras que el tequila 51 por ciento agave y 49 por ciento azúcares, es exportado a Estados Unidos, para la elaboración de cocteles como el margarita, entre otros.

El sexto lugar en exportación es el chile en general, principalmente pimientos, chiles secos y habaneros, cuya exportación tan sólo el año pasado generó a México una ganancia de mil 168 millones de dólares. Los principales mercados son Estados Unidos, Malasia, España, Corea del Sur y España.

Los estados productores de este alimento son Baja California; Baja California Sur; Jalisco; Morelos; Sinaloa; Sonora; Campeche; Chiapas; Chihuahua; Colima; Jalisco; Michoacán y Nayarit.

Así como Nuevo León; Oaxaca; Quintana Roo; San Luis Potosí; Sonora; Tabasco; Tamaulipas; Veracruz; Yucatán y Zacatecas

El séptimo lugar en producto de exportación es el de la carne de res, que generó en 2016 una ganancia de mil 093 millones de dólares, con lo que México se ha ubicado entre los primeros diez países en producción de cortes de carne de bovino a nivel mundial.

Urteaga Trani precisó que las exportaciones de carne de bovino se dividen en dos rubros: ganado en pie (becerros) hacia Estados Unidos, pero principalmente cortes especializados de carne que se exportan, además del vecino del norte, a China, Corea y Japón, aunque este último en cantidades menores.

El octavo lugar en exportación lo ocupa el azúcar, que el año pasado acumuló 724 millones de dólares en exportaciones a prácticamente un solo mercado, que es Estados Unidos.

La confitería, señaló el coordinador de Asuntos Internacionales de la Sagarpa, es decir, productos de valor agregado en base al azúcar como chocolates, dulces, etcétera, sumó exportaciones por 644 millones de dólares.

En décimo lugar está la exportación de carne de cerdo, que al 2016 generó una ganancia al país de 432 millones de dólares sólo a tres mercados de Asia: Japón, China y Corea.

En este sentido, mencionó Urteaga Trani que “México y el resto de los países que nos dedicamos a la producción y exportación de alimentos no podríamos tener el éxito que hemos tenido si no tuviéramos un estricto control de salud sanitario en la producción de los alimentos”.

El onceavo lugar le corresponde al camarón, que el año pasado dejó al país una derrama de 341 millones de dólares de exportación. Aquí México tiene una creciente venta al mundo, principalmente en el tema de las granjas acuícolas, actividad que sobrepasa a la pesca de altamar.

Y por último está el atún, que en el rango de las exportaciones le correspondió el doceavo lugar, al dejar a México una ganancia en el 2016 de 318 millones de dólares.

Su principal mercado es Japón, país en donde “se utiliza mucho el atún aleta amarilla para los cortes de sushi”, resaltó el funcionario.

De esta forma, México se coloca como uno de los principales 12 productores de alimentos agroindustriales a nivel mundial.

Cerveza, aguacate y tomate mexicanos, presentes en las mesas del mundo

Gastrónomo de profesión, experto por herencia en el indescifrable arte de la cocina, y puesto por la vida al frente de un restaurante de abolengo en la Ciudad de México, Joel Hassey asegura que cuando su familia adquirió el “Fritz”, más que comprar un negocio, recibió una tradición que ya suma generaciones.

“La vida me llevó a la cocina desde muy joven, para ayudar a mi abuela y a mi madre a cocinar; en mi casa, mi infancia transcurrió entre mujeres, sin saber que la vida me traería a esta actividad profesional”, señaló a Notimex. Nacido en la Ciudad de México en 1966, llegó por primera vez a ese establecimiento de bien comer a la sensitiva edad de 12 años.

Asomado a sus recuerdos, Joel Hassey dio rienda suelta a su memoria para informar que ese restaurante, actualmente ubicado en el número 221 de la avenida Dr. Río de la Loza en la colonia Doctores de la capital del país, fue fundado en 1947 por los señores Hanz y Fritz Brack, quienes llegaron a México en 1940, proveniente de su natal Alemania.

Ambos eran cocineros en un barco mercante durante la Segunda Guerra Mundial. Esquivaron en repetidas ocasiones la fría y filosa guadaña de la muerte. Cuando México entró en el conflicto bélico, ellos fueron presos políticos y decidieron quedarse en este país. Entonces, Fritz, con apoyo de la comunidad alemana, montó el restaurante.

Hasta 1959, el negocio, que entonces se llamaba Hanz y Fritz, estuvo sobre la avenida Chapultepec en su confluencia con Dr. Río de la Loza y la avenida Cuauhtémoc, a 100 metros de su actual domicilio. La traza urbana del México moderno demolió el inmueble y de ahí pasó a donde está hoy, comentó Hassey, enfundado en una playera de “Fritz”.

El restaurante siempre se ha caracterizado por ser familiar, por servir lo mejor y más selecto de la cocina alemana, y por vender solamente cerveza; nada de vinos ni de licores. La infausta muerte del señor Fritz en 1970 coincidió con la entrada del padre de Joel a ese negocio, en su calidad de contador, convirtiéndose en la mano derecho de la viuda.

A sus 12 años de edad Joel Hassey ya andaba en la cocina, la bodega y entre las mesas del restaurante. “Para mí era algo mágico, sobre todo, porque al tener por vecina a la empresa Televisa, algunos presentadores, comentaristas, periodistas, actores, actrices y muchos artistas, venían a comer aquí, donde conocí al querido Tío Gamboín”, recordó.

De 1970 a 1983 la viuda del señor Fritz se encargó del negocio. Ese año la señora, ya cansada, quería vender el restaurante y retirarse a la vida privada para tener descanso y tranquilidad. El contador Roberto Hassey intentó animarla para que siguiera, ella se negó y llegaron a un acuerdo para que él comprara el restaurante.

Don Roberto sabía cómo administrar el negocio, pero poco, muy poco, sobre su cocina, preparación, ingredientes y todo lo que había dado fama al Fritz. “Me trajo al restaurante para que le ayudara en la cocina y con la ayuda del tiempo y mi formación académica en poco tiempo entendí la dinámica de la cocina, no del restaurante, sino de su tradición”.

A pesar de los años y el cambio del propietario, el restaurante Fritz ofrece a sus clientes el mismo tipo de cocina tradicional alemana con el que abrió sus puertas en 1947; sus ensaladas Alemana, de Ravioles, Ime y otras, hacen honores a los quesos, a la espinaca fresca, a los champiñones y a otros ingredientes como el ajonjolí.

Las sopas como la de albóndigas, a base de consomé de pollo con bolitas de carne de res, son el preámbulo perfecto para una pierna de cerdo al horno bañada en salsa gravy, para los riñones estilo alemán, de res estofados y bañados en salsa de vino tinto, o para su famoso sauerbraten, carne horneada estilo venado, de cuete de res en salsa de crema agria y pimentón dulce.

Siendo un restaurante de rica herencia alemana no pueden faltar las salchichas, como la Frankfurter (de carne de res y cerdo de 80 gramos cada una al vapor o fritas), la Shubling (gigante especial de la casa, de res y cerdo de 200 gramos al vapor o frita), o la Krakauer (de res, cerdo y ternera con semilla de mostaza de 320 gramos, también al vapor o frita).

El comensal puede degustar bistec de filete de ternera empanizado, bistec de filete empanizado con un huevo frito encima, bistec de filete de ternera empanizado relleno de jamón y queso gouda, bistec de ternera asado a la parrilla, o una hamburguesa a la parrilla o encebollada, o un trozos de costillar de ternera horneado y bañado en fina salsa gravy.

De acuerdo con Hassey, entre los platos más solicitados por los clientes nuevos y de tiempo atrás, destacan el chamorro de ternera al horno, el codillo de cerdo curado, el steak tártara (carne de res molida, receta tradicional desde 1947), la lengua de Res en salsa de vino blanco y el Plato Especial Fritz para dos personas, con un poco de todo.

Ni en México ni en Alemania, una buena comida está completa sin postre, por lo que se recomienda el strudel de manzana o con helado, el flan horneado, el pay de nuez, el helado flotante o el pastel de la casa. Y, para muchos lo mejor, Fritz ofrece más de 120 marcas y tipos de cervezas importadas y artesanales, mismas que cambia constantemente.

Fritz, más que un restaurante, una tradición gastronómica alemana

Villa del Carbón, Méx. (Notimex).- Este sábado y domingo el Festival Gastronómico de Villa del Carbón tiene para sus visitantes humeante barbacoa en penca de maguey y pulque natural o curado de mamey, guayaba o pera.

Con una gran variedad de platillos, los pobladores de este pueblo mágico, ubicado en el Estado de México, llevarán a cabo la cuarta edición de este encuentro gastronómico de la Barbacoa y el Pulque.

Los asistentes también podrán disfrutar de presentaciones artísticas y observar la exhibición de corderos, incluso adquirir alguno de estos animales o comprar artesanía elaborada con lana.

Este pueblo ofrece paisajes boscosos, actividades ecoturísticas y atractivos como las presas Molinitos y de Taxhimay, así como el Cerro de la Bufa.

En esta localidad, que colinda al norte con los municipios de Chapa de Mota y el estado de Hidalgo; al este con Tepotzotlán y Nicolás Romero y al oeste con Jiquipilco y Morelos, también tiene para los visitantes rica trucha y artículos en piel, como zapatos, chalecos, chamarras, botas, vestidos, carteras, bolsas y cinturones, se informó a través de un comunicado.

Realizan encuentro gastronómico de la Barbacoa y el Pulque

Lo más visto

Minuto a minuto