Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 23 mayo 2018

Más notas

El cóctel elaborado con tequila, licor triple sec y zumo de limón, denominado Margarita, representa una de las bebidas más emblemáticas de México y un atractivo para los turistas en esta época del año.

Ante la llegada de la primavera, algunas plataformas digitales recomiendan a los viajeros de todo el mundo aprovechar el clima para conocer los sabores tradicionales y bebidas emblemáticas en sus lugares de origen.

Booking.com reveló una lista de siete cocteles clásicos de primavera, originarios de diferentes países, encabezada por el “Margarita”, considerándolo el más misterioso e idóneo para disfrutarse con el buen clima de diferentes puntos turísticos de México.

Su procedencia es desconocida, aunque generalmente su creación se atribuye a la corista Marjorie King, quien era alérgica a las demás bebidas excepto al tequila. Se cree que fue llamada así por Margarita Cansino, mejor conocida como Rita Hayworth, en Tijuana durante década de los 40.

Sin embargo, la explicación más plausible es que se trata de un brebaje de sal, lima o limón y tequila que evolucionó de una receta popular mexicana y actualmente es uno de los cocteles más populares en el mundo y en múltiples ocasiones se le agrega una flor de albahaca o alguna otra, para dar un toque más primaveral.

Los turistas internacionales pueden deleitarse con este coctel en casi todos los rincones de México.

La plataforma también invitó a los viajeros a conocer otras bebidas emblemáticas como el Gin-tonic en el Reino Unido, que si bien puede disfrutarse en cualquier época del año, puede agregarse una rodaja de pepino o una ramita de romero para darle un toque más fresco en primavera.

El Mojito en Cuba, que se cree pudo ser inventado por esclavos africanos en los campos de caña de azúcar de ese país o pudo surgir como remedio para curar una epidemia de escorbuto a bordo de la flota del marinero isabelino, Sir Francis Drake, mientras se encontraba en el Caribe.

Aparte de la procedencia, este cóctel tuvo relevancia al convertirse en el trago favorito del escritor Ernest Hemingway. Un bar de La Habana, La Bodeguita del Medio, era uno de los lugares habituales de este autor e incluso existe una inscripción que dice: ‘Mi mojito en La Bodeguita, Mi daiquiri en El Floridita’.

El Pisco sour en Perú también resulta una bebida muy popular, la historia cuenta que el cantinero estadounidense Victor Morris se mudó a la capital peruana de Lima en la década de 1920 y abrió el Morris bar con paneles de madera, que sirvió por primera vez este giro local.

Bee’s Knees, famoso en Estados Unidos, se ha convertido en un cóctel sofisticado perfecto para la primavera. Es una mezcla de ginebra, limón y miel, a veces con un chorrito de jugo de naranja y una espiral de cáscara de naranja en la parte superior.

Mimosa en Francia es otra recomendación a viajeros, se sirvió por primera vez en el Ritz Hotel en París alrededor de 1925 y se prepara con jugo de naranja, champán y una cucharadita de Grand Marnier o triple sec.

El coctel americano puede disfrutarse en Italia, data de la década de 1860, cuando su creador Gaspare Campari lo incorporó por primera vez al menú en su bar de Milán.

Margarita, cóctel idóneo para disfrutarse en puntos turísticos de México

Para el productor de bebidas alcohólicas Pernod Ricard, México es uno de los cinco mercado más importantes para el desarrollo de su marca Martell, la cual el año pasado creció 17 por ciento, por lo que buscará sumar más consumidores a través de la innovación en el mercado del cognac.

En entrevista con Notimex, el Brand Manager de la marca, Víctor Manuel Rivera, aseguró que son los líderes de la categoría en el país, al tener una participación del 50 por ciento; no obstante, en el segmento VSOP poseen más del 60 por ciento.

“En los últimos años la categoría de cognac ha tenido crecimientos constantes, cercanos al 12 por ciento, y principalmente lo que ha impulsado a este segmento es el buen desempeño de Martell con los crecimientos que ha tenido y la aceptación del consumidor”, afirmó.

De hecho, indicó que México es uno de los cinco mercados más importantes y desarrollados para la marca en el mundo, por ello se eligió para el lanzamiento de su nueva imagen.

“Nuestro enfoque está en la generación de valor, y para esto contamos con un portafolio muy sólido de marcas premium y super premium dentro de Pernod Ricard. Es por esto que, sin duda, el rol del Martell dentro de nuestro portafolio es muy importante y aún más considerando los crecimientos dentro del segmento”.

Y es que, indicó, en un entorno donde la premiumización de las industrias se ha estado generando, el cognac tiene los atributos de mayor valor y estatus de todas las bebidas espirituosas y un buen posicionamiento ante los ojos del consumidor.

Manuel Rivera expuso que si bien esperan que la marca siga teniendo un desempeño positivo, no pretenden dejar que las tendencias continúen su curso, sino continuar y remarcar el liderazgo que tienen en la categoría.

“Parte de esto es que estamos haciendo el lanzamiento de Martell VSOP, que es una muestra más de la autenticidad, calidad y lujo que Casa Martell desea reforzar en México y el mundo”, resaltó.

De acuerdo con Euromonitor, al cierre de 2016, el tequila continuó como el líder en el mercado de bebidas espirituosas en el país, al representar el 41 por ciento de las ventas totales, seguida por el whisky.

La consultora indicó que Casa Cuervo mantuvo su posición de liderazgo en el segmento, con una participación del 12 por ciento en el volumen total de ventas, en segundo lugar estuvo Pernod Ricard con el 11 por ciento y en tercero Diageo con el 10 por ciento.

Martell quiere servir más copas de cognac en México

La compañía belga Stella Artois anunció hoy la retirada “limitada y voluntaria” del 2,07 % de las cervezas que venden en España en envases de cristal verde de 33 centilitros porque podrían contener partículas de vidrio.

La compañía, que no facilitó el número concreto de unidades que va a retirar del mercado, aseguró que se trata de una medida de precaución para “garantizar la seguridad de sus consumidores”.

La decisión se produce después de la “detección de un fallo” en el envase de vidrio -fabricado por un proveedor de la marca- en botellas de 33 centilitros que “puede provocar que se rompa un pequeño fragmento de vidrio saliente y pueda caer dentro de la cerveza”.

“La retirada se aplica a menos del 2,07 % de las botellas de vidrio de Stella Artois vendidas en España anualmente y el número de botellas potencialmente afectadas será incluso mucho menor que esta cantidad”, indicó la compañía.

También se bloquearon las existencias en los almacenes de los distribuidores, mayorista y minoristas para evitar que este producto llegue al público.

La compañía facilitó a través de su web los códigos con los que los consumidores pueden identificar las cervezas que potencialmente pueden estar afectadas.

En el ámbito de la Unión Europea (UE), también decidieron retirar voluntariamente las “cantidades limitadas de botellas verdes de Stella Artois de 33 cl en Holanda y Bélgica, donde Stella Artois tiene operaciones y, en esta última, su fábrica de producción”.

Desde la empresa remarcaron que aunque el stock afectado es “extremadamente limitado -exactamente el equivalente a menos del 0,1% de la ventas anuales del grupo en la UE-“, el lote de cerveza de Stella Artois afectada se distribuye por toda Europa y puede haber llegado potencialmente a Malta, Chipre, Grecia, Portugal, Reunión y Polonia.

Stella Artois retira cervezas en España por posibles partículas de vidrio

“La marihuana era como un miembro más de nuestra familia”, recuerda Cedella Marley, primogénita del rey del reggae. Convencida de sus beneficios “psicológicos y medicinales”, anima no ya a fumarla sino a comerla en “Cocina con marihuana”, una guía para incorporar el cannabis a la dieta diaria.

Esta cantautora, escritora, actriz y diseñadora de moda -autora de la equipación del equipo jamaicano en las Olimpiadas de Londres de 2012-, nacida en Jamaica en 1967 pero residente en Miami (EE.UU.), incorporó la marihuana a su vida desde “jovencita” y, tras dejar de fumarla para cuidarse la voz, la introdujo en su dieta a través de recetas que van desde aperitivos a postres, y a la cosmética.

Setenta de ellas recoge este libro publicado por Kitsune Books, en el que también cuenta anécdotas de unos padres nada convencionales, los cantantes Bob y Rita Marley, que adoptaron el modo de vida rastafari a mediados de los 70 y con él el cannabis como elemento “sacramental”.

De su padre aprendió el gusto por la música y por la marihuana, que cultivaban en el jardín, y de su madre “comidas deliciosas” con los potentes sabores jamaicanos, de ahí que el libro sea su “forma de compartir con el mundo” el legado de su familia.

Advierte de que no hay que abusar de esta planta y en sus recetas propone cinco gramos de THC (su componente psicoactivo, el que hace “volar”) para fomentar “el colocón moderado y alegre” que le gustaba a su padre. Según sus datos, la dosis común por ración en gran parte de Estados Unidos es de diez gramos.

Defiende Cedella Marley que se trata del “analgésico más natural del mundo” y que forma parte de su filosofía de comer “sano y bien”, aunque también destaca que compartir con amigos platos cocinados con marihuana hace las veladas más divertidas.

Celebra que ya no sea “un tabú” y que se esté apostando por su legalización, algo que hubiera alegrado a su progenitor y que permitió a su familia lanzar en 2014 la marca Marley Natural, que comercializa varios tipos de marihuana y su aceite esencial.

“Tiene beneficios medicinales en el tratamiento del dolor, la epilepsia, la salud ocular, la ansiedad, el síndrome de estrés postraumático… Los humanos tenemos un sistema endocannabinoide, un grupo de receptores endógenos para recibir las propiedades benignas y curativas de la marihuana”, explica la autora.

También reivindica que “es orgánica, no afecta al hígado y no tiene calorías ni azúcares: es un ingrediente rico y natural”.

Así que, mucho más allá del bizcocho, Marley despliega un amplio recetario acompañado por una serie de mandamientos para su correcto consumo, lo que incluye no sobrepasar las dosis, no conducir después de haberla ingerido porque los efectos pueden durar hasta ocho horas, no dejar que los niños prueben esos platos y tener zumo de naranja a mano “por si alguien se pasa”.

También ayuda a diferenciar los distintos tipos que se cultivan, desde la sátiva Jamaican Lambsbread favorita de Bob Marley hasta la Pneapple Kush, con un toque “dulce-tropical-floral” o la Lemon Hze, con “un sabor fresco a cítricos”.

El “sabor irie” impregna su cocina desde el desayuno, cuando, según su madre, el cannabis “abre los ojos”, momento para el que recomienda las variedades de sátiva en tés, zumos o dulces como las magdalenas de plátano rellenas de queso y guayaba.

Prepara “aperitivos saludables” como la salsa de cáñamo con “superpoderes”, combina las vitaminas y minerales de frutas y verduras con las propiedades “antioxidantes y curativas de la marihuana” en ensaladas, y reúne a los amigos en una “divertida cena” jamaicana con pollo “jerk” o “fish’n festival” que traslada al comensal a los locales de Hellshire Beach, en Kingston, famosos por su pescado frito.

Porque, como clamaba su padre: “Me dicen tonto por fumar marihuana, pero le dicen inteligente al creador de la bomba atómica”.

“No fumes marihuana, cómetela”, propone la hija de Bob Marley

Existen diferentes tipos de chocolate, de leche, con nuez, con frutas, con pasas, envinados, etcétera. Numerosas investigaciones han demostrado que el chocolate beneficia nuestra salud, pero, ¿por qué es mejor el chocolate negro que el chocolate blanco?

Para empezar, el chocolate negro tiene menos calorías, azúcares y colesterol y mayor contenido de minerales como potasio, magnesio y fósforo y, en contraparte, el chocolate blanco incluye leche y más azúcar, además no tiene pasta de cacao.

El chocolate negro contiene manteca de cacao, azúcar y polvo de cacao, éste se caracteriza por tener más sabor y ser crujiente.

El chocolate blanco contiene más grasa y es más dulce, pero su sabor es menos intenso, su textura es suave, por lo tanto no es crujiente.

Los beneficios que aporta cada uno es diferente; por ejemplo, el chocolate negro tiene antioxidantes que son muy importantes para nuestro organismo, ya que ayudan a neutralizar los radicales libres (causantes del daño oxidativo de las células).

Un estudio realizado en 2003 en el Journal of Agricultural and Food Chemistry descubrió que una taza de chocolate caliente utilizando únicamente cacao en polvo duplica la cantidad de antioxidantes comparado con una copa de vino.

El chocolate negro protege el corazón, pues combate la inflamación vascular crónica y reduce la presión arterial, también mejora el funcionamiento del cerebro, estimula el flujo de la sangre y mejora la actividad cognitiva. Además, es una excelente opción para los dientes, ya que endurece el esmalte, además es anti-diabético y anti obesidad,

Mientras tanto el chocolate blanco aporta más calcio y brinda más energía lo que es de gran ayuda para los deportistas.

Así que por eso y más, la mejor opción siempre será comer chocolate negro por su alta concentración de cacao, nos brinda más beneficios y lo encuentras en diferentes tipos.

¿Por qué es mejor el chocolate negro que el chocolate blanco?

OCOTLÁN DE MORELOS, Oax., marzo 31 (EL UNIVERSAL).- Son seis rosas las que adornan su cabello sujetado. Es elegante, alta y esbelta, luce un huipil negro, un colorido mandil bordado y joyas. Recibe siempre con una sonrisa a la multitud que acude al mercado de Ocotlán de Morelos y a los turistas que llegan a conocerla y degustar su gastronomía.

Es Beatriz Vásquez, la “Frida oaxaqueña” —originaria de este municipio—, a quien desde los 12 años de edad le nació el gusto por lucir flores en el cabello.

En su atractivo comedor, “La Cocina de Frida”, no mezcla colores como la pintora mexicana, pero sí lo hace con la variedad de alimentos para dar matiz a los platillos de la comida típica.

La cocinera tradicional, de 52 años, rinde en vida un homenaje a Frida Kahlo, quien murió en 1954. Su admiración hacia ella, cuenta, surgió cuando sus comensales le dijeron que se parecía a la pintora y desde ahí se dedicó a conocer su trayectoria.

Pero el portar flores y vestir con ropa regional le nació desde los 12 años, cuando trabajaba con su padre en el campo; un día don Maurilio Vásquez le regaló flores silvestres y le expresó su interés para que siempre luciera de esa forma. Sus primeras flores fueron las llamadas penumbra y eucalipto.

“Nunca me peino, nada más me levanto mi cabello y me pongo las flores, hay días que me pongo claveles, azucenas, geranios, hasta en temporada de muertos me pongo cempasúchil o nochebuenas”, narra la mujer mientras cocina en su comedor fundado hace 80 años en el mercado Morelos, y heredado por su madre, Ana María Gómez Pacheco.

Beatriz se convirtió en una admiradora de la pintora Frida Kahlo, con cuya vida personal se identificó, y como la pintora mexicana tuvo a su Diego Rivera, la cocinera oaxaqueña también reconoce haber sufrido en el amor.

“Fui marcada también por situaciones morales, físicas no; gracias a Dios que camino y pude tener una hija y ahí voy”, expresa la mujer.

Conforme más conoce de la vida de la artista mexicana, el cariño de Beatriz crece hacia ella y conserva hasta muñecas y fotografías de Frida Kahlo. Añade que le sorprende la fuerza de la pintora, quien siguió adelante, a pesar de que le pasaban tantas cosas.

Fue así como Frida llegó a convertirse en una de sus motivaciones. Asegura que la artista es su ángel. Tan es así, platica, que hace ocho años asegura haberla visto en un sueño.

“Soñé que me envolvió en una sábana blanca, y que una libélula de cada extremo me alzaron, y ella me decía: vuela, no tengas miedo, y volé sobre agua, fue hermoso”, sonríe al recordar.

La semejanza física con la artista, atribuye, fue después de dar a luz a su hija Mónica —el 31 de marzo de 1994—, cuando tenía 28 años; bajó 20 kilos y su rostro y pies se transformaron sin explicación clínica hasta ahora.

“Cuando ella nació bajé a 49 kilos, el rostro se me perfiló, mi número de calzado era del 3.5 y ahora soy del 2, mi cuerpo sufrió una metamorfosis hace 24 años”, asegura Beatriz.

“La Frida oaxaqueña” es admirada por turistas nacionales y extranjeros, quienes cada vez que la visitan le llevan regalos. También por artistas y deportistas como Chayanne, César Costa, Nicho Hinojosa y el boxeador Floyd Mayweather, quienes han acudido a “La Cocina de Frida” a conocerla y disfrutar de su comida.

Su hija Mónica Gómez Vásquez, quien la ayuda en el comedor, da cuenta de que los comensales disfrutan de la sazón de su madre y de su parecido con la pintora mexicana. “Es bonito, es una satisfacción ver a los clientes que se van contentos, me siento muy orgullosa de ella, de todo lo que ha hecho para permanecer aquí en el mercado”, asegura.

A su local, distinguido por un retrato de la auténtica Frida Kahlo pintado en óleo, llega constantemente Guillermina Carmen, la mujer que le vende flores cuatro veces a la semana desde hace 15 años.

Sin duda, la “Frida oaxaqueña” es uno de los personajes simbólicos de Ocotlán, distante a 35 kilómetros de la capital de Oaxaca, que atrae al turismo para esta comunidad ubicada en la región de Valles Centrales.

La “Frida” que matiza los platillos típicos

Desde el 2007, México celebra uno de los platillos más representativos de su cocina típica y que ha trascendido en el mundo, el taco, este alimento hecho a base de de tortilla de maíz y que va bien con cualquier ingrediente y en cualquier ocasión.

Este 31 de marzo es el Día del Taco y aunque para muchos es desconocida la fecha, para otros la mejor forma de festejar es disfrutarlo como mejor se prefiera, pues como dicen algunos comensales “el taco es el taco”.

Pero no siempre fue así, pues hay que recordar que durante el Porfiriato, el taco sólo era para las clases pobres, pero el tiempo le hizo justicia y hoy en día es uno de los platillos más representativos de la cocina mexicana e incluso existen restaurantes especializados.

Aunque para degustarlo no es necesario hacerlo en un establecimiento, pues basta con tener el antojo para toparse con los tacos de canasta que andan en bicicleta por toda la ciudad.

Así también para comer rápido se encuentran los tacos de guisado de Doña Lucy Márquez, quien se instala con solo una mesa afuera de las construcciones para vender.

“La elaboración me lleva varias horas, pero me gusta guisar, así que no es martirio”, dijo Lucy, quien tiene cerca de 20 años con su puesto de tacos ambulante, que además de hacer felices a los comensales, también le brinda un ingreso económico.

De chicharrón, de tinga, queso, requesón o huitlacoche, sus combinaciones son tan infinitas como la imaginación lo permita, así que el taco le va bien a todo y a todos, pues es considerado también como una alimento básico en la nutrición de los mexicanos.

Según estadísticas de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el taco es el segundo alimento más consumido a la hora de la comida entre los habitantes de la Ciudad de México, por debajo de la comida corrida.

En esta ciudad, el taco emblemático es el de pastor que nació en la colonia Condesa en 1966 en el tradicional El Tizoncito y se ha convertido en un platillo irresistible que además posee cerca de 400 calorías, lo cual está bien para una dieta de dos mil calorías diarias.

Además de que sus condimentos que lleva como el cilantro, tiene magnesio y vitamina B, mientras que la cebolla, contienen sulfanos, esencial para el funcionamiento de las células, así que también aportan nutrientes al organismo.

“El taco es de lo más rico que puede tener el país, no hay quien se resista a ellos”, dijo Carlos, propietario de tacos México, taquería de larga tradición en el sur de la ciudad y quien compartió a Notimex algunos secretos de cómo elaborar un buen taco.

“No es solo una tortilla doble, los tacos deben ser hechos como te gustaría comer los propios y bajo esa premisa guisamos cada ingrediente”, dijo Carlos, quien a esto le añade la rapidez, pues muchos de sus comensales tienen poco tiempo para comer.

Comentó que de lo más pedido es el de bistec y pastor, “a la gente le gusta mucho, ya sea solos o con sus condimentos, siempre son de lo más pedido”.

Pero siendo el taco un alimento tan socorrido, no se puede olvidar su origen, el cual está ligado a la época prehispánica, pues de ahí datan las primeras crónicas que hablan sobre el taco.

Pero el taco también se ha subido a las nuevas corrientes de alimentación, donde se ha suprimido la tortilla de maíz, por hojas de lechuga o jicama que dan origen al taco vegetariano o vegano.

Así este 31 de marzo, se celebra el Día del Taco, en cualquiera de sus presentaciones que en esta temporada de Cuaresma también tiene sus especialidades.

El taco, uno de los platillos más típicos de la cocina mexicana

Juchitán (México), 29 mar (EFE).- Los tamales de iguana son un platillo ancestral de Juchitán, en el sureño estado mexicano de Oaxaca, y muy típico del menú de Semana Santa, durante la que se consumen al día unos 500 ejemplares, explicó un ambientalista a Efe.

En esta época del año, estos animales están desovando, por eso es un buen momento para la preparación de los tradicionales tamales, que se elaboran con masa de maíz, salsa o mole elaborado con semilla de calabaza, carne y huevos de iguana.

“Se consumen aproximadamente unas 500 iguanas diarias en el mercado durante esta Semana Santa”, explicó Juan Celis, encargado del iguanario del Foro Ecológico Juchiteco, una organización que trabaja para preservar la especie.

La iguana está catalogada en México como una especie en peligro de extinción y, por eso, desde esta organización se hace un llamamiento para que los habitantes de Juchitán no consuman iguana durante su época de reproducción.

“No se puede prohibir su consumo pero hay que dar alternativas para preservar la especie”, señaló Celis, quien advirtió de que consumir iguanas durante su época de reproducción “no da garantía de preservación de la especie”.

Recordó que, a causa de la producción de tamales de iguana, en la región del Istmo de Tehuantepec, donde se ubica Juchitán, “ya no quedan iguanas para comercializar a gran escala” y la mayoría se exportan desde los estados de Chiapas y Veracruz.

El iguanario de Juchitán fue establecido en 2005 con el objetivo de reproducir, criar y liberar iguanas para evitar la extinción de esta especie.

Los habitantes del pueblo defienden su tradición y alaban el sabor de los tamales de iguana, que pueden probarse en el céntrico mercado del pueblo.

Comer los tamales de iguana, que se cuecen en hoja de plátano, es una ancestral tradición de la cuaresma en Juchitán, y en toda la región del Istmo de Tehuantepec, donde se le considera un manjar especial para Semana Santa.

El punto culminante del festín cuaresmal tiene su punto de partida en el Domingo de Ramos, cuando los habitantes de Juchitán visitan los panteones para limpiar las tumbas de sus ancestros y comer con ellos estos tamales de iguana.

La visita al cementerio es una especie de retribución por la visita que las ánimas de los muertos les hicieron el pasado 2 de diciembre, según relatan las tradiciones.

La preparación de los tamales, con una receta tradicional que se transmite de madres a hijas, puede llevar hasta doce horas, la demanda se multiplica durante la Semana Santa y el precio por unidad puede promediar los 25 pesos (1,3 dólares).

La iguana es un animal presente en la cultura Zapoteca que predominó en esta región en la época prehispánica y sus figuras son de uso frecuente en la alfarería de la región, una de las más importantes de México.

“Es un animal muy rico y muy limpio. Es igual que comer un pollo pero es una iguana”, explicó un ciudadano a Efe tras sostener que este alimento es “primordial” y lo mejor del pueblo.

Además de los tamales, la iguana y los huevos de este reptil tienen una alta demanda para preparar otros platillos durante prácticamente todo el año.

Las poblaciones de iguana se han visto disminuidas de manera significativa desde los estados mexicanos de Sinaloa y Veracruz en México hasta Brasil y Paraguay, debido, principalmente a la caza sin control y a la destrucción paulatina de su hábitat.

En México hay alrededor de 20 especies, de las cuales 11 se encuentran en peligro, según la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la más prestigiosa del país latinoamericano. EFE

 

 

 

Celebran Semana Santa con tamales de iguana (FOTOGALERÍA)

Único país de Europa occidental en el listado de diez países con peores hábitos alimentarios en el mundo, Bélgica lucha contra la comida chatarra, pero tiene a las papas fritas como patrimonio nacional.

Fritas en dos tiempos en grasa de vacuno, las papas acompañan las recetas más tradicionales de la culinaria belga, como los mejillones con papas fritas o la “carbonade”, un estofado de ternera cocinado con cerveza.

Pero también son servidas como “snacks” en las calles, por lo general acompañadas de una generosa porción de salsa a base de mayonesa y en conos de papel, de manera que puedan ser degustadas fácilmente de pie.

Es raro encontrar una ciudad belga que no tenga su puesto de papas fritas, las llamadas friterías, en la plaza central o vecino a la estación de trenes.

Esos locales son la opción de muchos trabajadores a la hora del almuerzo, tanto por la tradición de las papas fritas como por la practicidad y el bajo costo del almuerzo.

“En general, piden una ración de papas, dos o tres tipos de salsa y dos “fricandelle” (una especie de salchicha frita que contiene potenciadores de sabor y conservadores). Gastan ente cinco y 10 euros (entre seis y 12.30 dólares) y salen bastante satisfechos”, comentó a Notimex Gérard, propietario de una fritería en el centro de Bruselas.

Una comida del día en Bruselas cuesta en promedio 15 euros (unos 18.4 dólares).

El menú contribuye para la clasificación de Bélgica como tercer lugar en un listado de países donde se come mal, elaborado por investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, en 2015.

Bélgica sólo tiene mejor resultado que Armenia y Hungría, de acuerdo con el estudio, publicado en la revista especializada Lancet Global Health bajo la dirección del doctor Fumiaki Imamura.

Los datos del Ministerio de Salud belga lo corroboran: en 2016, un 56 por ciento de la población comía demasiados alimentos grasosos y uno de cada cinco niños de entre dos y 17 años tenía sobrepeso.

Pero el problema no reside sólo en las papas fritas, símbolo y orgullo nacional, que los belgas presumen de haber inventado.

Según el Ministerio de Salud, las bebidas azucaradas, dulces, galletas, pan y pasteles responden por el 47 por ciento del aporte diario de energía de los niños belgas de entre tres y cinco años de edad y por el 60 por ciento entre los adolescentes de entre 14 y 17 años.

Para cambiar esa realidad, el gobierno lleva años discutiendo una posible prohibición de instalar máquinas repartidoras de ese tipo de alimentos en las instalaciones escolares, desde guarderías hasta universidades.

Los planteles escolares concentran en la actualidad el 14 por ciento de todas las máquinas autorizadas en el país.

Sin la aprobación de la medida, los legisladores han optado, de momento, por una recomendación de retirada voluntaria, pero hasta hoy sólo cuatro escuelas en todo el país la han seguido.

Una nueva iniciativa fue implementada esta semana por el gobierno de la federación Valonia-Bruselas, que engloba la parte francófona de Bélgica: un proyecto piloto de reparto gratuito de menús sanos en las escuelas maternales (jardín de infancia) dirigido al público desfavorecido durante los dos próximos años.

Unos cinco mil niños serán beneficiados por el programa, que cuenta con un presupuesto anual de dos millones de euros (unos 2.4 millones de dólares).

Bélgica, cuna de las papas fritas, tercer país que peor come en el mundo

VALLE DE COLCHAGUA, Chile (AP) — Una treintena de turistas provistos de un delantal, guantes y tijeras caminan rápidamente entre centenarias parras cortando racimos de uva que se convertirán en los afamados Malbec o Cabernet Sauvignon que una bodega chilena exportará al mundo entero.

La experiencia de participar en una vendimia atrae en verano y comienzos del otoño a miles de turistas, chilenos y extranjeros, que se apresuran en llenar hondas bandejas de madera con los racimos que entregan a cosechadores profesionales que a su vez los llevan a las bodegas.

Por cada bandeja un encargado marca una tarjeta. Los tres primeros en acumular más marcas son premiados con finos vinos, por lo que no es raro ver a los visitantes trabajando en parejas y hasta en tríos.

“Es una experiencia única que no pueden dejar pasar. Porque en realidad tú te tomas el vino pero no sabes cuál es el proceso” que hay detrás, dijo a The Associated Press la abogada colombiana Gina Cuesta mientras caminaba entre las filas de vides, sobre pasillos de tierra y la bandeja se ensuciaba con el jugo de las uvas moradas.

Su esposo, el danés Jins Skuvrup, ya conocía la experiencia y quiso repetirla. “Ver todo el proceso de producir vino es muy, muy interesante”, indicó.

La labor, bajo un fuerte sol, es observada por cosechadores profesionales que sonríen viendo correr a los turistas que en media hora acumularán en conjunto unos 500 kilos de uvas.

Freddy Grez, jefe de las visitas y la tienda de la bodega Viu Manent, precisó a AP que “un trabajador, dependiendo del viñedo, cosecha desde los 900 a los 2,000 kilos al día”.

Mientras mira cómo los turistas siguen corriendo para acumular más bandejas llenas, Miguel Mujica, gerente agrícola y vitivinicultor, explica que la actividad se realiza en el viñedo San Carlos de 150 hectáreas de las cuales 80 corresponden a parras de más de 100 años que producen Malbec, Cabernet Sauvignon y Syrah.

“Este es el minuto culmine de la temporada… es una vendimia un poco más atrasada que lo normal, pero donde hemos tenido muy buenas características climáticas para la madurez. Es una madurez lenta, lo que siempre trae beneficios”, declaró.

Como los responsables de la actividad conocen la rudeza del trabajo, especialmente para los que no están acostumbrados al trabajo manual, han dispuesto sobre un largo mesón protegido por un toldo decenas de botellas de agua helada, un lavamanos y papel absorbente para secarse las palmas y el rostro.

Chile produjo en 2017 unos 800 millones de litros de vino y las ventas al exterior acumularon un valor cercano a los 1,600 millones de dólares. El país sudamericano es el cuarto exportador detrás de Francia, Italia y España y supera a grandes potencias vitivinícolas como Australia, Estados Unidos y Argentina, precisó Viu.

La mayoría de las viñas tienen variadas atracciones turísticas. En Viu Manent, además de participar en la vendimia, los turistas pueden pasear en carruajes antiguos tirados por dos caballos, practicar equitación, andar en bicicleta, sólo degustar vinos o realizar una visita privada y probar los vinos más exclusivos con precios que van de los 13 mil a los 55 mil pesos (de 21 a 90 dólares).

El enólogo Nicolás Pérez precisó que la viña produce 2.5 millones de litros de los cuales un 15% se queda en Chile y el 85% restante es exportado a China, Estados Unidos, Dinamarca y Gran Bretaña, entre otros países.

Viu Manent es una de las 18 bodegas que integran el circuito de la llamada Ruta del Vino de Colchagua creada en 1995. A ese privilegiado valle, ubicado a unos 140 kilómetros al sur de Santiago, se llega en unas dos horas viajando primero en autopista y luego media hora por la llamada Ruta del Vino.

El Valle de Colchagua es uno de los más prestigiados a nivel internacional por la calidad de sus vides, que crecen entre la cordillera de los Andes y la pre cordillera de la costa, favorecidas por microclimas y suelos de distintos orígenes que favorecen cepas como el Cabernet, Merlot, Carménere, Sauvignon Blanc, Chardonnay y Syrah, entre otras.

“En general tenemos un clima muy benigno, mediterráneo, con una estación seca muy larga”, lo que influye en que las uvas sean sanas y de muy buena calidad, explicó José Miguel Viu, director general de Viu Manent.

El turismo enológico chileno atrae anualmente a unas 950 mil personas de las cuales un 60% son extranjeras.

La revista especializada británica Drinks International premió a Viu Manent como el “Mejor Centro Enoturístico del Mundo 2018” y fue calificada como la “Viña del Año 2017” por Vinos Chile, que agrupa a unas 60 bodegas.

Cuando el acalorado grupo de turistas recién ha terminado de cosechar y se está refrescando, un segundo grupo llega al viñedo ansioso por iniciar la vendimia.

La abogada Ana María Farren celebró su participación en la vendimia porque le “permitió saber todo el trabajo pesado que hay detrás de una botella de vino en nuestras mesas”.

El mundo del vino chileno se abre al turismo

Minuto a minuto