Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 19 febrero 2018

Más notas

El canal El Gourmet estrena cinco series durante este mes, las cuales recorren lugares en todos los continentes, para que la audiencia pueda inspirarse con destinos lejanos y platos exóticos, para sus próximos viajes.

Algunos de los lugares que el canal de cocina en español en Latinoamérica visita desde el lunes 8 de enero son Perú, Australia, Hawai, Londres, Estocolmo y Tokio, menciona un comunicado.

“Me voy a comer el mundo”, conducido por Verónica Zumalacárregui, se transmitirá de lunes a viernes a las 16:00 y 23:00 horas, donde la periodista recorre el mundo buscando lo mejor de la gastronomía de cada lugar.

Recorrerá mercados y restaurantes junto a protagonistas locales, además visitará las casas de estos anfitriones que mostrarán cómo se come en esas ciudades del mundo, como Atenas, Nápoles, Lima, Estocolmo, Tokio, París, Londres y Bangkok.

Por su parte, la periodista Verónica Zumalacárregui recorrerá las principales ciudades de México para presentar a abuelitas dispuestas a mostrar sus mejores recetas en “Abuelita linda”, una serie llena de sabor y ternura de lunes a viernes a las 12:30 horas.

Además, de lunes a viernes, a las 18:30 horas, Adam Liaw relizará un recorrido gastronómico por “Sabores del mundo Australia” y “Sabores del mundo Japón”, en el primero, su país de origen, visitará ahumaderos y mostrará los premiados quesos de cabra de la zona y hace un recorrido por la cocina de mar.

En tanto, en Japón, país donde vivió durante siete años, redescubrirá los placeres de la cocina nipona en los restaurantes de Tokyo e invitará a la ceremonia del té en Kyoto.

Los lunes y miércoles a las 19:30 horas será el turno de Francisco del Piero para visitar la isla de Hawai, Estados Unidos, donde visitará distintos escenarios naturales para mostrar su fusión entre las cocinas americana, japonesa y tailandesa, en “Aventuras en el paraíso. Francisco en Hawaii”.

Mientras que los martes, a las 19:30 y 22:30 horas, “Viajes con sabor. Perú”, a cargo del chef peruano Luciano Mazzetti, se meterá en la cocina de los restaurantes más galardonados, pero también de puestos callejeros de Arequipa, Lima y Cuzco en busca de sabores tradicionales de la cocina trasandina.

A lo largo de cuatro episodios, Luciano invitará a vivir un viaje lleno de colores, texturas y condimentos para entender el origen de una de las cocinas más sofisticadas del mundo, situadas en un país lleno de historia.

Canal Gourmet estrena series

Madrid.- El periodista y crítico gastronómico Cristino Álvarez, más conocido por su pseudónimo Caius Apicius, ha muerto hoy en Madrid a los 70 años.

Nacido en A Coruña (noroeste) en octubre de 1947 se graduó en Periodismo por la Escuela Oficial en 1974 y ese año se incorporó a la Agencia EFE, donde desarrolló su carrera profesional.

Desde el 31 de enero de 1981 ha escrito semanalmente sus artículos sobre gastronomía, publicados en más de un centenar de medios de todo el mundo.

A lo largo de su trayectoria ha colaborado con numerosas publicaciones y es autor de una docena de libros.

Considerado uno de los más importantes informadores gastronómicos del país, en 1991 recibió el Premio Nacional de Gastronomía y en 2014 ingresó en la Real Academia de Gastronomía con un discurso sobre el vino y el Camino de Santiago.

Tras dedicarse en sus primeros años a la información parlamentaria, comenzó a escribir crónicas gastronómicas con el seudónimo de Caius Apicius, en homenaje al gastrónomo romano del siglo I Marco Gavio Apicio.

El que fue director de Información de la Agencia EFE, el escritor gallego Carlos Reigosa, ha recordado que Álvarez fue autor de más de 3.500 crónicas gastronómicas, con las que tuvo “mucho éxito por su extraordinaria originalidad”.

“Tenía una enorme capacidad para aunar cocina y cultura, y lograba hacer literatura de seducción, crónicas absolutamente fascinantes”, ha glosado Reigosa.

Sus artículos, ha precisado, “aparte de estar muy bien escritos conllevaban una gran erudición y proporcionaban un recorrido histórico por la cocina y cómo se había desarrollado”.

Admirador de Álvaro Cunqueiro, Josep Pla o Julio Camba, Caius Apicius era un gran experto en vinos, un tema sobre el que dio numerosas conferencias, y colaborador de decenas de revistas especializadas en gastronomía, aunque donde más publicó fue en La Voz de Galicia.

Su última crónica, difundida el 15 de enero y titulada “En blanco y negro”, la dedicó a uno de los platos que más le habían emocionado y gustado en su vida, la ‘poularde demi-deuil’ con láminas de trufa, de la que como tantas otras veces aporta su particular receta.

El exdirector de Información de EFE y vicepresidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Nemesio Rodríguez, ha dicho que Álvarez era “un gran periodista con un gran amor por EFE, a la que dedicó su vida profesional hasta el último suspiro”.

“Destacó como cronista parlamentario en los primeros años de la Transición y luego convirtió la crítica gastronómica en un homenaje permanente a la lengua española”, ha afirmado.

Para Rodríguez, “la extraordinaria calidad literaria de sus textos atrajo la devoción de lectores del mundo en español que semanalmente no se perdían la cita con sus crónicas”. EFE

Murió el periodista gastronómico español “Caius Apicius”

La industria de reuniones ocupa un lugar importante para la economía mexicana. Los más de 300 mil eventos, que incluyen eventos corporativos, congresos, exhibiciones y conferencias, tuvieron un impacto económico de 25 mil millones de dólares, equivalentes al 1.5% del PIB, de acuerdo con la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones.

Las nuevas generaciones de congresistas son más exigentes en cuanto a la calidad nutricional de los alimentos que se les ofrecen, por lo que la tendencia es cambiar los coffe breaks por tempting breaks.

“A nivel global, la comida saludable hace parte del actual estilo de vida que varía en mayor o menor medida, según la región. Hace 10 años, las necesidades de los consumidores eran muy distintas a las de ahora. Por ello, buscamos manejar una presencia adecuada, es decir, tener amplia variedad de alimentos, bien presentados y elaborados”, dijo Íñigo Martínez, director de Alimentos y Bebidas de NH Hotel Group para América.

Con el objetivo de adaptar la oferta gastronómica de reuniones y eventos a las nuevas tendencias del mercado, la cadena española NH Hotel Group implementó menús inspirados en propuestas locales de cada país en los que la compañía tiene presencia, la propuesta reúne ingredientes frescos y naturales que se adaptan a las actuales exigencias de los clientes.

Pensados al más mínimo detalle, incluyen opciones dulces, saludables, détox, bajos en calorías, sal, carbohidratos, smoothies, aguas perfumadas, frutos secos, vegetarianos y libres de gluten que se ajustan a cada cliente según su requerimiento.

 

 

 

Comida sana sustituye a los “coffee breaks”

Autoridades japonesas están buscando un paquete de carne de pez globo que contenía hígado, víscera prohibida para el consumo por el Ministerio de Salud debido a su toxicidad, el cual fue vendido accidentalmente en la ciudad de Gamagori.

Un supermercado en esa ciudad, en la prefectura de Aichi, vendió la víspera cinco paquetes de fugu (carne de pez globo) sin quitarle el hígado del pescado, por lo que el gobierno local emitió una alerta a los clientes que adquirieron los productos, posiblemente envenenados.

“No los consumas, devuélvelos al supermercado”, dice la advertencia sobre los productos vendidos por el Super Tatsuya, cuya administración ofreció una disculpa pública después de admitir que había estado vendiendo los paquetes por mucho tiempo, creyendo que era seguro para el consumo.

Las autoridades sanitarias fueron alertadas por un consumidor quien al percatarse del contenido del paquete de carne que adquirió, se comunicó con el Centro de Salud Pública de Tokokawa, cuyo personal revisó el paquete y confirmó la presencia del hígado prohibido.

El centro contactó a la tienda y emitió la alerta para quienes compraron la carne de pez globo, y hasta el momento cuatro clientes ya se pusieron en contacto con las autoridades sanitarias.

El presidente del supermercado declaró al periódico japonés The Asahi Shimbun que este martes recibió una llamada telefónica del supuesto quinto consumidor diciendo que ya habían comido el contenido, pero que todos estaban bien, aunque las autoridades sanitarias no lo han corroborado.

Se sabe que los peces globo tienen hígados venenosos y algunas variedades pueden ser mortales si no se tratan o preparan adecuadamente.

Un miembro del personal a cargo del departamento de pescado en el supermercado explicó a las autoridades de la prefectura de Aichi que el producto vendido contenía el hígado de “yorito fugu” (sphoeroides pachygaster), cuya toxicidad es menor.

El Ministerio de Salud mantiene prohibida la venta de hígado de pez globo, independientemente de la especie, por lo que tras conocerse este caso inspeccionó el supermercado por posibles violaciones a la ley de higiene alimentaria.

El fugu es una de las delicias de invierno más caras de Japón, y a menudo se sirve en rodajas finas de sashimi o pote caliente. Sin embargo, la piel, los intestinos, los ovarios y el hígado de estos peces contienen un veneno llamado tetrodotoxina que puede ser fatal.

La parte del pez que contiene el veneno mortal difiere de un tipo de fugu a otro. No obstante varias personas en Japón han muerto cada año por su incorrecta preparación y docenas más sufren efectos secundarios no fatales, según el Ministerio de Salud.

Alertan por venta de hígado tóxico de pez globo en supermercado de Japón

México.- Los restaurantes mexicanos, sobre todo aquellos dedicados a la comida rápida, generan enormes cantidades evitables de residuos inorgánicos, fruto de estilos de vida impuestos en las grandes capitales.

En el corazón de la Ciudad de México se pueden observar despilfarros de papel y plástico, principalmente derivados del uso de popotes y bolsas que envuelven los platos en los que se sirve la comida que a diario alimenta a millones de mexicanos.

Llama la atención la comanda de papel, en la que el comensal ordena la comida pintando a bolígrafo el menú, haciendo así la selección de lo que va a comer.

Posteriormente esa comanda se la queda el mesero para iniciar la orden y poco se sabe de qué pasa con ella.

La asesora principal de la Cooperación Alemana para el Desarrollo Sustentable en México (GIZ, por sus siglas en alemán), Sandra Herrera, contó a Efe que este hábito “corresponde a una cultura de los restaurantes de tener algo que conste cuál fue el pedido de cada una de las mesas”.

Así, luego pueden establecer una comparativa de lo que va saliendo de la cocina, indicó.

“Te puedo asegurar que no se recicla ese papel, por lo menos no en el restaurante, pasan a sus áreas de contabilidad para que se hagan auditorías”, explicó.

Asimismo, manifestó que muchos restaurantes están en transición hacia ordenar la comanda de manera digital, lo que “va a dar muchísima salida al papel de los establecimientos de venta de alimentos”.

Otra costumbre que llama la atención es la del popote y el vaso de plástico, servidos en la mayoría de taquerías de la ciudad sin preguntar antes al consumidor si desea evitar esa opción más contaminante para el medio ambiente.

Según la experta, el tiempo de degradación de un popote de plástico es de 200 años.

La exsubsecretaria de Fomento y Normatividad Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) relató que la tradición de usar popote se remonta a los años 70, cuando se utilizaba por higiene para protegerse de un posible mal lavado del vaso.

En la costa, la situación del popote no es muy distinta a la de la capital, ya que se están encontrando, junto a otros muchos plásticos, “en el interior de muchos de los animales que habitan el océano”.

En los puestos callejeros en los que la gente come de pie a ras del asfalto, los platos que se entregan vienen envueltos en una bolsa de plástico que, una vez el comensal termina de comer, se desecha, dejando el plato impoluto, listo para utilizarse otra vez.

Uno de los encargados de un puesto en plena calle, José Antonio Castillo, al ser preguntado por si era contaminante el uso del plástico, respondió que “es más feo ponerle un papel”.

Una chica que comía en el puesto, Paola Luna, expresó a Efe creer que “lo utilizan por higiene”.

“Podría hacerse uso del plato y lavarlo, pero no sé qué es peor: contaminar con el plástico o lavar y gastar más agua”, comentó.

Herrera sustentó esta afirmación reconociendo que los puestos callejeros se ven obligados a elegir.

Entre el desperdicio se encuentran algunas excepciones, como el uso de polipapel en el plato en lugar de plástico común.

El taquero Rodolfo Torres aseguró que lo utilizan “porque es menos contaminante que el plástico”.

La especialista indicó que “en las ciudades va creciendo el residuo inorgánico por la forma en la que vivimos”, en referencia a los puestos de tacos.

“Hay que entender que la dinámica de las ciudades es atender a todo aquel que esté en tránsito o que su trabajo está muy lejos de su casa”, argumentó.

“Muchas veces a las personas no se les da oportunidad de traer comida desde su casa y acuden a estos sitios”, agregó.

La gente en tránsito favorece la proliferación de alimentos en vía pública y la generación de residuos que, según el último Diagnóstico Nacional de Residuos que se hizo en el país, en 2012, las metrópolis más pobladas generan 1,5 kilogramos de residuos al día por cada individuo, un total de 547 kilos al año. EFE

Malos hábitos en restaurantes mexicanos generan mucha basura

Madrid.- La chef dominicana María Marte ha decidido cambiar las cocinas del Club Allard, un dos estrellas Michelin en Madrid por un proyecto impulsado por ese restaurante para formar como cocineras a jóvenes mujeres sin recursos y a la protección de plantas comestibles autóctonas de su país, República Dominicana.

Marte no se desvincula del Club Allard, ya que el importe del premio Innovación Eckart 2017 que ella y la directora del restaurante, Luisa Orlando, recibieron el pasado septiembre, se dedicará al apoyo a la Escuela Serranía de la República Dominicana.

Esta escuela opera a través de donativos para sostener sus programas de becas para formación en hostelería de jóvenes mujeres con escasos recursos económicos.

Además difundirá el cultivo y el consumo de plantas autóctonas en peligro de extinción, aunque “seguirá trabajando en diferentes proyectos y colaboraciones en España”, informó hoy el restaurante.

Orlando señaló que espera que este proyecto “sea imitado por otros países para que se apoye a los más desfavorecidos y permitamos a la naturaleza que nos siga regalando creaciones beneficiosas para nuestra salud”.

Marte entró en El Club Allard como lavaplatos y ascendió hasta jefa de cocina, revalidando entonces las dos estrellas Michelin del restaurante, y ha recibido galardones como el Premio Nacional de España al Mejor Jefe de Cocina.

Será sustituida en el restaurante por José Carlos Fuentes, que ha trabajado en el triestrellado Sant Pau de Sant Pol de Mar (Barcelona), cuya propietaria, Carme Ruscalleda le confió la apertura de San Pau Tokyo. EFE

La chef dominicana María Marte formará a mujeres sin recursos

 En nueve estados del país hay condiciones geográficas y climatológicas favorables para producir maguey o agave para mezcal y sotol en tierras prácticamente marginales, donde otros cultivos ofrecen pocas posibilidades de desarrollo por su baja productividad.

Así lo mencionó el presidente del Sistema Producto Maguey-Mezcal y Sotol, Alfredo Conde de la Cruz, quien agregó que “nuestras variedades de maguey mezcalero son de tipo silvestre y naturales en lo absoluto, lo que les da un plus en comparación con otro tipo de bebidas, incluidos el whisky o el brandy”.

Se trata de los estados de Oaxaca, Puebla, Guerrero, Michoacán, Guanajuato, Zacatecas, San Luis Potosí, Tamaulipas y Durango, que en conjunto suman seis millones de hectáreas, y son reconocidas por su “denominación de origen” para efectos de consumo nacional y, sobre todo, para la exportación de un producto de calidad.

En 2016 se exportaron más de dos millones de litros de mezcal, puntualizó De la Cruz y precisó que en ese año se tuvo una producción total de 3.8 millones de litros.

“Los productores de maguey mezcalero estamos pasando de plantaciones silvestres a plantaciones comerciales, con la ventaja de que, una vez que el agave está en desarrollo, es posible dejar entre hileras que crezcan pastos para el ganado, sin que se perjudique la plantación”, comentó.

“Esto nos sirve porque entre las hileras de agave se propicia la limpieza de las plantaciones, sin que el cultivo sufra daños. No es consumido por los animales”, manifestó el dirigente de dicho sector agrícola en un comunicado.

Dijo que el tiempo de espera es de entre ocho y 10 años para aprovechar el agave, y que la rentabilidad del cultivo es muy favorable en dichos estados, en virtud de que no corresponden a suelos de alta calidad ni son de riego ni humedad. “Son de clima semidesértico, donde los cultivos de ciclo anual ofrecen bajos rendimientos”, expuso.

En Zacatecas y San Luis Potosí se tiene una gran cantidad de tierras que son destinadas para el cultivo de maíz y frijol, con muy baja productividad, y los rendimientos alcanzan al menos 200 kilogramos por hectárea, sin posibilidad de recuperar el valor del trabajo y la inversión campesina, ejemplificó.

“Si se siembran agaves para producir mezcal, es posible aprovechar la tierra, evitar la erosión y, al cabo de algunos años, tener el beneficio del aprovechamiento de esta noble especie que soporta altas y bajas temperaturas, periodos largos de sequía y ser útil para pastoreo, sin perjuicio de la planta porque no es apetecida por el ganado”, afirmó.

Puntualizó que de acuerdo con estudios de instituciones académicas, en esta alternativa hay potencial de ingreso para los productores nacionales porque el kilogramo de la piña de agave se cotiza en 4.0 pesos en la actualidad y cada piña pesa 40 kilogramos.

De contar con tres mil 500 plantas por hectárea, el agave es mucho más rentable que el maíz y el frijol, aseguró De la Cruz, y añadió que compradores de Europa han venido a México a fin de certificar las condiciones en que se produce la planta.

“Les ha causado una grata impresión y regresan a sus países convencidos de que el mezcal mexicano se produce en condiciones incomparables con otros cultivos comerciales anuales y en condiciones absolutamente naturales”, finalizó.

SLP y otros ocho estados de México, con condiciones favorables para producir mezcal

Lejos quedaron los días en que los campos mexiquenses se engalanaban con la suculenta “flor” del maíz. Hoy, los nietos, personas de la tercera edad en su mayoría, de quienes cosecharon la mundialmente famosa palomita de maíz, ya no conocen este grano, y algunos que saben de él, ya no les interesa producirlo.

Por ello, no es extraño que en la región Mazahua, que comprende 13 municipios en el Estado de México, únicamente 20 productores continúen con la cosecha del maíz palomero toluqueño, la “flor”, que hoy tristemente, llega de tierras lejanas.

Sin embargo, la Organización Tortilla de Maíz Mexicana, encabezada por Rafael Mier, a través de investigaciones y pláticas informativas y de concientización con productores, pretende traer de vuelta a la palomita de maíz, al lugar que alguna vez la vio florecer y que también le tiene un aprecio cultural muy especial.

“En la región Mazahua, el maíz palomero se fue abandonando porque como era pequeñito no era tan rendidor para hacer tamales y tortillas, hay gente que ya no lo conoce y todavía se sigue acostumbrando aquí que se adornan los templos con palomitas, pero ya son tradiciones que se hacen por imitación, se ha perdido la razón de su significado”, detalló Rafael Mier, en entrevista con Notimex.

A nivel mundial, el maíz es el commodity agrícola que más se produce. México se ubica entre los 10 principales productores e importadores del grano en el mundo y ocupa el lugar número cinco entre los primeros consumidores, según datos del 2016 del Fideicomisos Instruidos en Relación con la Agricultura (FIRA).

De acuerdo a información del gobierno federal, en el país se estima que hay 3.2 millones de productores de maíz localizados en las 32 entidades federativas entre las que destacan Sinaloa, Guanajuato, Estado de México, Jalisco, Michoacán y Chihuahua, las cuales generan el 61.5 por ciento de la producción nacional.

Las variedades de maíz que más se cosecharon en 2015 en México, el 85.9 por ciento de la producción total correspondió al maíz blanco, 13.6 por ciento a maíz amarillo y el 0.5 por ciento restante a otro tipo de variedades de este grano, esto según datos de FIRA.

No obstante, en cuanto al maíz palomero, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (Siap), el único estado productor de esta variedad que aparece registrado en este sistema es Tamaulipas, que generó en 2015, 788.54 toneladas, mientras que en 2016, la producción en la entidad fue únicamente de 376.20 toneladas.

“México ha abandonado su producción de maíz palomero y lo que queda son unos pocos productores en Tamaulipas, ahí hay una empresa mexicana y son los únicos que siguen sembrando maíz. Sin embargo, las variedades antiguas ni siquiera están registradas porque hay muy pequeños productores que a lo mejor tienen unos cuantos surcos.

“En el caso del maíz toluqueño, que es el que estamos trabajando en esta zona, no logramos conseguir siquiera más de 20 productores de los cuales en total, no tenemos más de 15 o 20 hectáreas en todo el Estado de México”, destacó Rafael Mier..

Señaló que de las 59 variedades de maíz que se cosechan en México, siete de ellas corresponden al maíz palomero: toluqueño, chapalote, nal-tel, reventador, Chihuahua, Jalisco y arrocillo.

Mencionó que además del toluqueño otra variedad que cosechan poco más de 100 productores, es el chapalote en estados como Sinaloa, Sonora, Chihuahua y Durango.

“Estamos ayudando y colaborando para localizar en donde se encuentran estos productores de granos antiguos y empezar a rescatar y cultivar estos granos para que podamos volver a disfrutar de unas palomitas de maíz mexicanas”, dijo.

No obstante, este reto se torna muy complejo, ya que durante sus recorridos por municipios mazahuas del Estado de México como Ixtlahuaca, San José del Rincón y San Felipe del Progreso, se ha encontrado con pobladores, de la tercera edad la mayoría, que aseguran desconocer el maíz palomero.

Platicador y sonriente el señor Pedro de 74 años de edad, oriundo de San Felipe del Progreso, narró a Notimex durante la plática que llevó Rafael Mier al pueblo, con el objetivo de que la gente conozca el maíz palomero y se interese en cosecharlo, que su abuelo, quien murió en 1988, cosechaba este maíz.

Describió que él en algún momento, sembró un poco de esta variedad principalmente para el autoconsumo, no obstante, hace muchos años que dejó de hacerlo por ser muy laborioso.

En cambio, su amigo Melquiades de 70 años de edad dijo que él no conocía el maíz palomero hasta hoy que vio la mazorca durante la charla “ahora que estaba desgranando allá en mi casa, encontré una mazorca, pero pues por todo por no saber, era de maíz palomero”.

Además, otra cuestión que se ha detectado con los productores, es que a muchos de ellos ya no les interesa sembrar este tipo de maíz, ya que además de ser muy laboriosa su siembra, las nuevas generaciones se han desinteresado por el campo y en cambio están más enfocados en estudiar o desarrollarse en otro tipo de trabajos.

“Yo que más quisiera sembrarlo, pero ya estoy solo, mis nietos estudian, uno ya se recibió de licenciado y yo aquí que voy a hacer solo, ya los hijos ya cada quien quiere ganar por su lado y tienen otros ideas, mi hijo el más grande tiene 54 años y que venga a la milpa a agarrar la yunta, va a ser difícil”, describió el señor Pedro.

Sin embargo, reconoció que “aquí se vende mucho maíz palomero, un costal en un mes se acaba”. Este grano al que hace referencia Rafael, es el que se vende en las tiendas del pueblo y que proviene principalmente de Estados Unidos, país del que procede el 99 por ciento del maíz palomero que consumen los mexicanos.

Por su parte, el productor Jesús Sánchez de 50 años también habitante de San Felipe del Progreso, reconoció que en su familia dejaron de cosechar este maíz por el desinterés y “porque no decirlo así, por la flojera.

“Mis abuelos sembraban el maíz palomero y mi mamá también lo conoce, ella lo sabe seleccionar de la cosecha cuando se da, pero yo a lo mejor la falta de interés ya no lo identifico, pero si nos gustaría sembrar unos dos o tres surcos, para nosotros sería algo maravilloso poder aprovecharlo”, dijo.

A pesar de esto, Rafael Mier continúa en pie de lucha para lograr su objetivo: que en el país se consuma palomitas de maíz mexicanas y que los pueblos mazahuas del Estado de México puedan conservar su cultura a través de la tradición de decorar las iglesias con guirnaldas elaboradas con esta “flor” del maíz.

En este sentido, narró que desde tiempos muy antiguos, ante de la llegada de los españoles a México, la palomita se usó para fines ceremoniales en varias regiones del país para adornar altares y como agradecimiento por las cosechas recibidas, ya que esta representa la pureza y la abundancia.

“Las palomitas son las que representan a la flor del maíz, la cual no es muy atractiva, entonces se cree, que cuando salían al campo los antiguos, veían tantas flores de colores y belleza y curiosamente la planta que más cultivaban y más comían pues no tenía una flor tan bella como las otras plantas.

“Entonces se piensa que de ahí surgió la idea de utilizar las palomitas como si fuera la representación de la flor del maíz y entonces es así que la planta está presente en las iglesias. Aquí en la región Mazahua de San Felipe del Progreso las iglesias todavía conservan esa tradición de adornar a la virgen o a los santos con palomitas de maíz”, apuntó Rafael Mier.

Así, aunque el reto es que las iglesias del pueblo mazahua puedan estar hermosamente decoradas con guirnaldas de “flores” toluqueñas, ya que las que actualmente utilizan para adornar viene de Estados Unidos, es un verdadero deleite que esta tradición se siga conservando.

Engalanada con guirnaldas de palomitas de maíz que cuelgan de sus techos y paredes y en el cuello de los santos, estas decoraciones que acompañan a los magníficos bordados mazahuas y piezas de pan de pulque que destacan también de los muros de la parroquia de Santa Ana Nichi en San Felipe del Progreso, son prueba viva de la importancia cultural de este grano.

“Tenemos que hacerle ver a la población y a los medios de comunicación en México que el maíz se está perdiendo.

“Mucha gente habla que se está perdiendo especies como la vaquita marina, pero no sabemos que se están perdiendo especies como el maíz y el frijol y que esta especies están en peligro de extinción y que también requieren de atención”, puntualizó Rafael Mier.

 

Palomitas de maíz, las “flores” olvidadas del campo mexicano

PARÍS (EFE).- La “baguette”, ese tipo de pan alargado y crujiente símbolo de la idiosincrasia francesa, tiene que estar protegido por la ONU y convertirse en un producto patrimonio mundial de la humanidad, defendió el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Según informó hoy la prensa local, Macron expresó ese deseo después de haber recogido la sugerencia de los responsables del sector de la panadería y bollería en Francia, con los que se reunió este viernes.

“Francia es un país de excelencia en la elaboración del pan. La ‘baguette’ es la envidia del mundo entero. Hay que preservar esa excelencia y ese método de elaboración, por ello tiene que ser inscrita como patrimonio” en la lista de la Unesco, alegó el mandatario.

Según las estadísticas, los franceses consumen unos 10.000 millones de barras de ese crujiente pan al año, equivalente a 320 cada segundo.

De media cada persona come 120 gramos diarios de “baguette”, hecha de harina, agua, sal y levadura.

Sin embargo, su consumo ha menguado a lo largo de las décadas, pues es tres veces menor a lo que se ingería en 1950.

Macron quiere a la “baguette” francesa como patrimonio mundial

BANGKOK (AP) — Luego de más de tres décadas manejando su wok en una modesta cocina al aire libre, usando carbón y anteojeras para protegerse, una chef tailandesa alcanzó renombre internacional cuando su restaurante recibió una estrella Michelin.

Supinya Jansuta, más conocida como “Jay Fai”, es una de 17 chefs de Bangkok cuyos restaurantes fueron reconocidos por Michelin en una guía publicada el mes pasado que representa su primera incursión en este país.

Su restaurante, llamado también Jay Fai, figura a menudo en guías de viaje internacionales, pero es mayormente ignorado por los tailandeses, que consideran que cobra demasiado por platos tradicionales baratos.

Una revisión más detenida de los platos de esta chef de 72 años, sin embargo, indica que emplea pescados frescos e ingredientes de primera calidad.

“La gente dice que Jay Fai cobra demasiado”, expresó Oliver Irvine, editor del semanario en inglés BK Magazine, que hace reseñas de los restaurantes de Bangkok. “Es un cuchitril que cobra entre 24 y 31 dólares por su famoso omelet de cangrejo, que se puede comer en la calle por mucho menos”.

“Pero cuando lo abres, te das cuenta que tiene el cangrejo más fresco de la ciudad”, agregó.

Jay Fai es el único restaurante de Bangkok que la guía incluye en la categoría de “comida callejera” que recibe una estrella.

“Jay Fai es un sitio que entusiasma tanto a los conductores de taxi como a los entendidos y es fácil ver por qué”, dice la reseña del restaurante de Michelin.

Bangkok es famosa por la calidad de su comida callejera, ofrecida en puestos que venden desde los típicos fideos tailandeses hasta la picante sopa tom yum gong.

Los puestos, con mesas metálicas plegables y destartalados bancos de plástico, son el destino obligado de los turistas aventureros o que no tienen mucho dinero.

En los últimos meses, no obstante, las autoridades en este país gobernado por los militares, que consideran estos puestos un irritante ilegal, han ordenado que desaparezcan de ciertos barrios.

Ningún restaurante recibió tres estrellas, la calificación máxima de Michelin. Tres recibieron dos: el restaurante indio Gaggan, el francés Le Normandie y uno europeo, Mezzaluna. Jay Fai es uno de 14 que obtuvieron una.

Siguiendo el ejemplo de otros países asiáticos, el gobierno tailandés destinó 4,1 millones de dólares el año pasado a la confección de guías Michelin sobre Tailandia por cinco años.

Michelin afirma que la guía de Bangkok fue hecha “en forma independiente y anónima” por su equipo de comentaristas.

Jay Fai se declaró feliz de haber recibido una estrella, pero se preguntó por qué se demoró tanto.

“Llevo 30 o 40 años cocinando. No entiendo por qué llegó recién ahora”, señaló. “Me alegro de que empiecen a reconocer a Tailandia y a los chefs tailandeses”.

“Espero que más tailandeses ganen el premio el año que viene. No hace falta que se lo vuelvan a dar a Jay Fai”, añadió mientras mezclaba expertamente vegetales en su wok.

Desde que recibió la mención, hay mucho más revuelo en el tradicionalmente tranquilo restaurante. Está abierto desde las tres de la tarde hasta las dos de la mañana. Mucha gente empieza a hacer cola antes de que abra. Se llena rápidamente y es común que alguien no pueda sentarse.

Después de hacer cola por dos horas, David Goldman, turista estadounidense de Los Ángeles, finalmente pudo comer y se fue satisfecho.

“La comida era realmente fresca. Fue probablemente la mejor comida tailandesa que tuve en mi vida”, expresó. “Mi única recomendación para todo el que quiera venir es que se traiga un libro” para matizar la espera para entrar.

Restaurante típico de Bangkok recibe estrella de Michelin

Lo más visto

Minuto a minuto