Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 23 de febrero de 2019

Hamac Caziim agradece al bullying su existencia

Array

41010126Hamac Caziim es una banda con raíces seris fuertes y arraigadas que no piensa cambiar, además es una de las pocas agrupaciones que no se dejan vencer por el bullying y está contenta por los logros que ha tenido fuera del país, aunque le gustaría tener mayor reconocimiento en México.

Francisco “El Indio” Molina (voz), Eliezer Barnett (batería), Anselmo Morales (guitarra eléctrica) y Jeremías López (bajo) comenzaron su andar en la música en 1995 pero no fue sino hasta un año después cuando se dieron a conocer de manera pública.

Su nombre significa “Fuego divino” y pudieron hacer su música gracias a la autorización del Consejo de Ancianos del pueblo Comcaac, ubicado en Sonora. Este año la banda celebrará 20 años de formación.

“Cambiamos lo que es tradicional como el canto, la danza y lo que hacemos es meter esas canciones tradicionales indígenas seris con guitarras eléctricas, bajo y batería”, comentó “El Indio” en entrevista con Notimex.

La idea de hacer este tipo de música obedece a dos razones, la primera mantener viva su cultura y defender su lengua madre y por otro lado, hacer lo que más les gusta, el rock en todas sus variantes.

“Nos han apoyado mucho en nuestra comunidad, ellos nunca nos dijeron nada porque pensaron igual que nosotros, que hacemos nuestra música y metemos a los jóvenes a hacerla con nuestras tradiciones”.

Del otro lado de la moneda, explicó “El Indio”, existía un grupo de periodistas en Sonora que se dedicaron a hacerle mala publicidad a su concepto musical, tildando a los músicos de destruir los temas.

“Nosotros no tenemos un repertorio propio, todas son canciones de nuestra comunidad y están interpretadas en un seri muy antiguo, pero sabemos que sus letras están dirigidas a la energía del hombre, muy pocas canciones tienen traducción”.

La banda en sus orígenes tenía la idea de que para conocer sus canciones debían escucharlas en vivo, pero con el paso del tiempo, han tomado la decisión de grabar dos discos, aunque no están tan convencidos de hacerlo muy seguido.

Las facciones de los integrantes son meramente indígenas, sus rostros y color son inigualables, ellos saben quiénes son y lo que valen, por ello, las críticas y las burlas hacen que caminen más orgullosos.

“Eso no nos importa, gracias al Santo bullying existe Hamac Caziim porque gracias a ello existe, yo digo que es santo, para mí es algo muy respetado porque gracias a eso me hizo más lo que soy, me hizo cantar mis canciones seris, me hizo danzar y me hizo hablar en casi todos los aeropuertos del mundo gracias a esto.

“¿No sé por qué a la gente le hace daño? Es como decir mi abuela me dijo “si alguien te dice no somos iguales, es cierto, que no te afectó tú y yo no somos iguales, pero somos iguales porque somos diferentes sólo en ese sentido”, entonces que sigan hablando”.

La música es una de las pasiones de la banda, pero los cuatro integrantes se dedican a la pesca, a la caza y a la recolección de frutos para sobrevivir, “lo único que hemos dejado es el nomadismo ya estamos ubicados y también vamos a las universidades”, apuntó.

Hamac Caziim espera que la música que hacen las agrupaciones indígenas comiencen a hacer más eco en la República Mexicana y que en un futuro se vuelva más comercial para así detonar un boom con todas las propuestas.

“En Estados Unidos se entrega un premio muy importante parecido al Grammy, pero tiene que ver con el arte indígena de allá, es un premio especial, a nosotros nos invitaron pero no quisimos ir en ese momento, porque deseamos que el boom se haga en México y no en otros lados como siempre.

“Aunque sabemos que no podrá ser muy pronto, igual y va a tardar unos 20 ó 30 años y no nos va a tocar ver eso, pero es la única esperanza que tenemos, una vez fuimos a Berlín (Alemania) y nos quedamos con la boca abierta por la cantidad de gente que nos conocía y lo mismo pasó en Rusia”, apuntó el cantante.

La banda está consciente de que su trabajo tiene un valor, por ello siempre cobran por todas sus presentaciones. “Hay muchas bandas de rock indígena que hacen mejor música, ¿Por qué no van a cobrar por su trabajo? Todas valen la pena”.

Hamac Caziim participó en De Tradiciones y Nuevas Rolas. Transformación Sonora 2014 que tuvo lugar en Ciudad Lerdo, Durango. En este encuentro se presentaron, además 15 bandas provenientes de diferentes regiones indígenas del país.

La música de la banda se ha dado a conocer principalmente en festivales como Cumbre Tajín, en Veracuz; Festival Internacional de Artes, en Naucalpan; VI Encuentro Nacional de Creadoras de Sueños y Realidades, en Sonora; VII Festival de San Luis, en San Luis Potosí; Festival Ollin Kan, en México Distrito Federal; Barroquísimo Puebla y el Festival Internacional Chihuahua, sólo por citar algunos.

En 2007 son protagonistas del documental “Hamac Caziim, fuego sagrado”, de Gerónimo Barriga, producido por el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y en el 2010 participaron en la película Cefalópodo de Rubén Imaz.

Ha compartido escenarios con grupos como Sak Tzevul, Lumaltok, Bitzma, el Tri, Natalia Lafourcade, Jumbo y Kinky.

Minuto a minuto