Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 21 de enero de 2019

“Migrar era lo único que nos quedaba”

La menor murió tras cruzar a Estados Unidos

Array

Raxruhá, Guatemala.- A Nery Caal se le habían terminado las esperanzas en Guatemala, según cuenta su familia.

El padre de familia de 29 años partió con su hija Jakelin Amei Rosmery Caal Maquín, de siete, rumbo a Estados Unidos en busca de un mejor futuro, sin saber que la menor moriría en el trayecto.

Caal formó su hogar con Claudia Maquín, de 27, hace nueve años; procrearon cuatro hijos y juntos pensaron que podrían salir de la pobreza en que vivían. Desde hacía tiempo habían considerado la posibilidad de que Nery migrara a Estados Unidos, lo que lo convertiría en el primer hijo de Domingo Caal en hacer el viaje al norte.

“El esposo se fue por la extrema pobreza, se fue por la necesidad”, dijo Maquín a través de su suegro, dado que no habla español, solo Q’eqchi’ _uno de los 22 dialectos mayas del país.

La mujer, que parece aún estar en shock por la muerte de su hija, agregó que cada vez que le preguntan por la niña, vuelve a sentir dolor.

“La niña estaba sana”, dice su abuelo Domingo Caal y agrega que “estaba tan alegre que brincaba (de la emoción que viajaría a Estados Unidos) que decía yo me voy allá porque dicen que allá hay mejor vida y cuando sea más grande me quedo a trabajar”, dijo el abuelo que la niña dijo antes de irse.

Claudia Maquín le muestra a periodistas como es vivir en la miseria. Una casa de madera, y tierra como piso, tiene apenas unas cuantas sábanas para taparse. En la vivienda de unos 12 metros cuadrados hay una sola cama de madera donde dormiría la familia de dos padres y cuatro hijos.

Minuto a minuto

Toda la sección