Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 23 de febrero de 2019

Compañía Shell enfrenta demanda por muerte de nueve hombres en Nigeria

Notimex

Cuatro nigerianas demandaron hoy aquí al gigante petrolero anglo-holandés Shell por complicidad en el asesinato de sus maridos durante el régimen militar de los años 90.

El caso fue iniciado por Esther Kiobel, apoyada por Amnistía Internacional (AI), viuda de Barinem Kiobel, quien fue ahorcado en 1995 junto al escritor nigeriano Ken Saro-Wiwa, así como otras siete personas, en un caso que se conoce como “Ogoni Nine”.

Kiobel, además de Victoria Bera, Blessing Eawo y Charity Levula piden ahora una compensación y disculpas en el juicio que inició este martes en La Haya, Holanda.

Según Aministia Internacional, el gigante petrolero Shell está acusado de complicidad en el arresto, detención y ejecución ilegales de nueve hombres que fueron ahorcados por el gobierno militar de Nigeria.

De acuerdo con reportes de prensa, Shell contribuyó en esa época para que los hombres fueran arrestados cuando buscaban detener de manera pacífica el desarrollo petrolero en la región Ogoni, en el sureste de Nigeria.

“Mi marido era bueno. Ahora soy una pobre viuda que perdió todo”, declaró Kiobel ante el tribunal de La Haya, citada por la agencia de prensa holandesa ANP.

“Los abusos que mi familia y yo misma sufrimos fueron una experiencia horrible que aún nos traumatiza”, agregó la mujer, que huyó a Benin con temor por su vida, y en 1998 le concedieron asilo en Estados Unidos, donde vive ahora.

Shell niega toda implicación en la ejecución de esos hombres, calificando ello como “inconcebible”, mientras que el abogado de la compañía dijo; “no somos ciegos a la terrible pérdida que esas mujeres sufrieron (..) Shell no es responsable de esos acontecimientos”.

Según reportes de prensa, Shell Petroleum Development Company of Nigeria Limited, subsidiaria de Shell, negó toda responsabilidad y dijo que “no cumplió papel alguno en el arresto, juicio y ejecución de esos hombres”.

AI apuntó que Kiobel presentó por primera vez un caso contra Shell en Nueva York en 2002, pero un año después la Corte Suprema de esa nación dictaminó que no tenían jurisdicción, sin conocer el fondo del caso.

Los comunidad Ogoni fue la primera minoría en desencadenar una lucha política, por medio del Movimiento para la Supervivencia del Pueblo Ogoni (MOSOP), para obtener autonomía y parte equitativa de las riquezas petrolíferas extraídas.

Según AI, las ejecuciones fueron la culminación de una campaña por parte de los militares de Nigeria para silenciar las protestas de MOSOP, dirigido por Ken Saro-Wiwa.

“MOSOP dijo que otros se habían enriquecido con el petróleo, mientras que la contaminación producida por derrames y la quema de gases había llevado a la degradación completa del entorno de Ogoni, convirtiendo (su) hogar en un desastre ecológico”, refirió.

Dijo que en el momento de las ejecuciones, “Shell era la compañía más importante que operaba en Nigeria al obtener casi un millón de barriles de petróleo crudo al día, aproximadamente la mitad de la producción diaria total de petróleo de Nigeria. Las exportaciones de petróleo de Nigeria representaron alrededor del 96 por ciento de las ganancias extranjeras del país”.

Minuto a minuto