Campamento con brote de COVID-19 en Estados Unidos no exigía mascarillas

Campamento con brote de COVID-19 en Estados Unidos no exigía mascarillas

Un campamento del estado de Georgia azotado por un brote de coronavirus tomó muchas precauciones, pero no hizo que los asistentes usaran mascarillas ni tenía ventilación adecuada en los inmuebles, según un informe gubernamental publicado el viernes.

El campamento siguió las normas de desinfección y requería que el personal portara mascarillas, pero los campistas no tenían que usarlos. Las autoridades de salud dicen que grupos "relativamente grandes" de niños dormían en la misma cabaña en la que cantaban con frecuencia, lo que probablemente contribuyó a la propagación.

Había casi 600 personas en el campamento, cuyo nombre no se proporcionó en el informe de las autoridades de salud de Georgia y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Algunos medios de comunicación reportaron que en esa época se produjo un brote amplio en el campamento YMCA del lago Burton, en el condado Rabun, cerca de la frontera con Carolina del Norte.

La edad de los campistas oscilaba entre los 6 y los 19 años, y muchos de los miembros del personal eran adolescentes. Las cabañas alojaban a entre 16 y 26 personas. En el informe se afirma que este era un número "relativamente grande", pero no especifica claramente si era demasiada gente. Los investigadores de salud sí responsabilizaron al campamento por no abrir suficientes ventanas y puertas para incrementar la circulación de aire en los inmuebles.

Un adolescente miembro del personal comenzó a padecer escalofríos la noche del 22 de junio y se fue de las instalaciones al día siguiente, señaló el informe.

El campamento comenzó a enviar a los campistas a su casa dos días después, cuando el joven que se había enfermado dio positivo al coronavirus. Los directivos les avisaron a las autoridades de salud estatales y cerraron el campamento el 27 del mismo mes.

Se emitieron los resultados de las pruebas para 344 personas y 260 de ellas estaban infectadas.

El porcentaje de campistas contagiados fue más elevado entre los más jóvenes que entre los de mayor edad, halló el informe. También fue mayor en el caso de los niños que estuvieron en el campamento por períodos más largos.

Las autoridades registraron información sobre síntomas de solamente 136 chicos. De esos, 100 reportaron síntomas, principalmente fiebre, dolor de cabeza y ardor de garganta.