ALIMENTOS QUE TE ENGORDAN Y DEPRIMEN

ALIMENTOS QUE TE ENGORDAN Y DEPRIMEN

Puede que te hagan sentir bien al momento. 

Y que sientas una carga de energía al instante. Pero si los consumes con frecuencia y abusas de ellos, te van a pasar factura física y mental.

Y es que, además de engordar o interponerse en tu dieta si estás intentando perder peso puede afectar a tu salud mental.

No es que estos alimentos te depriman por sí solos, pero las sustancias que contienen sí pueden desencadenar reacciones en nuestro organismo que nos hagan más propensos a sentir mayor ansiedad y, si estamos predispuestos, a sufrir depresión.

ESTADO DE ÁNIMO

La dieta puede influir en nuestro estado de ánimo hasta el extremo de ser un motivo para desarrollar depresión o ansiedad, la encontramos en lo que se conoce como sistema nervioso entérico (SNE).

El SNE es la parte del sistema nervioso que se encarga de regular nuestro aparato digestivo y se encuentra en las capas que revisten nuestros órganos digestivos.

De ahí la estrecha relación del estado de ánimo con enfermedades como el síndrome de colon irritable o con síntomas como la diarrea, el estreñimiento o la acumulación de gases.

DIETA

¿Entonces, puede una dieta curar la depresión u otras enfermedades del estado de ánimo?

No hay evidencias de que una dieta determinada pueda curar la depresión, aunque hay que tener en cuenta que una dieta poco adecuada, igual que una vida sedentaria o un mal hábito de sueño, puede suponer un factor de riesgo para desarrollarla.

COMIDA BASURA

Así, el consumo de ácidos grasos trans, comida "basura" o bollería industrial, el bajo consumo de Omega3, mantener un patrón de dieta occidental con alto consumo de grasas saturadas y de carnes rojas y procesadas pueden ser factores predisponentes para sufrir una depresión.

ENDULZANTES

No solo engordan, sino que, además, afectan a tu estado de ánimo, puesto que su consumo habitual y su abuso puede frenar la producción de serotonina y dopamina, sustancias necesarias para un equilibrio mental y evitar la depresión o la ansiedad. 

Varios estudios así lo han observado.

BEBIDAS ALCOHÓLICAS

Cada vez más expertos nos recuerdan que el consumo habitual de bebidas alcohólicas, en las que se incluyen el vino o la cerveza, no es saludable. 

Su abuso por un tiempo prolongado desencadena depresión, ya que interfiere en receptores del sistema nervioso y puede provocar ansiedad, estados de humor cambiantes, nerviosismo e insomnio. 

CEREALES REFINADOS

Los cereales refinados, harinas, arroz blanco, por ejemplo, así como los cereales de desayuno no ayudan a perder peso y, además, pueden afectar a nuestro bienestar mental.

En primer lugar, cuando estos alimentos están refinados se pierden muchos nutrientes, entre ellos, la fibra. 

Por otro lado, los estudios apuntan a que el consumo de cereales enteros puede ayudar a reducir el riesgo de nutrición. 

FRITOS

Además de engordar y aumentar el riesgo de síndrome metabólico, pueden estar implicados en una menor resistencia a la depresión.

El abuso de estos alimentos puede producir reacciones químicas en el cerebro que pueden reducir la producción

 de serotonina. 

LÁCTEOS RICOS EN GRASA

Los estudios advierten de que las dietas ricas en grasas saturadas y, sobre todo, grasas trans, pueden aumentar el riesgo de ansiedad y depresión, además de favorecer el aumento de peso.

Por el contrario, una ingesta de grasas de calidad, como las monoinsaturadas o las poliinsaturadas, mejoran la salud en general. 

ALIMENTOS PROCESADOS

Este tipo de comida, como algunas carnes, embutidos y productos azucarados, aumenta el riesgo de desarrollar depresión, ya que contienen sustancias químicas nocivas que favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares e inflamación.

REFRESCOS

Y bebidas azucaradas. 

Los dulces y los refrescos gaseosos pueden proporcionarnos alivio a corto plazo, pero no son una manera eficaz de combatir el estrés. 

Consumir más de un litro de estas bebidas al día provoca depresión y si éstas son dietéticas y de sabores las probabilidades aumentan.